Vida & estilo

7 vinos para el 18

Las fiestas patrias son sinónimo de asado... y vino. Si no quiere repetirse, seleccionamos siete cepas distintas para celebrar.

-

Por: Marcelo Soto

Ventisquero Grey Sauvignon Blanc 2016. Atacama.
El dieciocho no tiene porqué ser solo tinto. Antes de la parrilla, tome una copa de este vino que se aleja del estereotipo de los sauvignon blanc chilenos. Surgido en pleno desierto, huele a piedras; salino y con una estructura no menor. Acompañe de un buen queso fresco y arrollado.
$10.990 en supermercados y tiendas.

Carmen IIII Lustros CarmÉnÈre 2013. Maipo.
Hecho como homenaje a los 20 años del redescubrimiento de la cepa, este tinto muestra la variedad en su lado más amable y honesto. Muy fácil de beber, con esas notas herbales y especiadas típicas. La elección obvia para unas empanadas de pino.
$9.990 (precio normal). $7.990 (oferta) en www.santaritaonline.com

De Martino Gallardía Cinsault 2016. Itata.
Esta cosecha entrega una versión jugosa, netamente frutal, que se bebe con placer. La boca tiene nervio y chispa, que lo hacen muy indicado para comenzar a picar las primeras piezas de carne en la parrilla: algún embutido o, mejor, una arrachera.
$7.190 (precio normal). $5.990 (oferta) en http://tienda.elmundodelvino.cl

Peñalolén Cabernet Sauvignon 2015. Maipo.
Un clásico. Aromas de mucho carácter, con sus notas balsámicas, especiadas, minerales, sanguíneas. De ricos taninos, en boca es crujiente. Tiene el suficiente peso para acompañar una punta de ganso –con el centro rojo– a las brasas.
$14.400 en La Vinoteca.

Huasa de Sauzal Chilena País 2015. Secano interior Cauquenes.
Si usted es de los que ariscan la nariz ante la cepa país, esta es una opción para romper los prejuicios. Se trata de un gran vino hecho con la variedad más antigua de Chile, en su mejor expresión, con un esqueleto que hará justicia a unas prietas o costillar.
$16.990 en La Vinoteca.

Villard Expression Syrah 2015. Casablanca.
Buen exponente de la variedad, con notas nítidas de higos y frutos negros, más ese toque cárnico tan propio de la cepa. Sumamente bebible, equilibrado y sabroso, irá bien con carnes de sabor acentuado como entrañas.
$8.490 en La Vinoteca.

Odfjell Vigno Carignan 2014. Maule.
La cosecha 2013 era sin barrica y se bebía como jugo; esta tiene 18 meses en roble francés y la madera se nota, pero hay balance y una fruta que habla de un lugar. Según el enólogo Arnaud Hereu, la alta graduación (15,5) es expresión del terroir. Para chuletas de cordero.
$24.900 en El Mundo del Vino.

Comparte este artículo:
  • Cargando

Síguenos en Facebook

x