Vida & estilo

Cuatro mitos sobre alimentación

Varias creencias sobre la alimentación (y bajar de peso) no te ayudarán de la forma que crees.

-

Desayuno. Foto Flickr

A la hora de querer bajar de peso o comer de forma más ordenada, siempre hay gente que nos da ciertos consejos que supuestamente funcionan para este cometido, pero la verdad es que hay algunos que realmente son menos importantes de lo que se piensa y son menos importantes de lo que se cree.

Aquí hay cuatro mitos muy populares desmentidos.

  • Tomar un desayuno abundante a primera hora

El desayuno no es la comida más importante del día. De hecho, varios estudios que afirman esto están financiados por la industria alimentaria, incluidas las compañías de cereales como Kellogg’s y General Mills, que tienen un gran interés en que te comas sus desayunos.

Así que muchos de estos estudios sobre nutrición estaban condenados metodológicamente desde el primer momento. Tomar o saltarse el desayuno en sí importa menos que lo que comes, la cantidad que comes y qué estilo de vida llevas.

  • Hacer pequeñas comidas cada dos o tres horas

Comer muchas comidas pequeñas no estimula tu metabolismo. De hecho, para algunas personas mientras más se come, más hambre se tiene, y se pueden terminar ingiriendo más calorías de las que sumaría un menor número de comidas más grandes.

Sin embargo hacer más comidas a lo largo del día puede beneficiar psicológicamente a algunas personas, especialmente cuando encuentran difícil hacer dieta, y puede ayudarles a evitar los atracones después de un largo día pasando hambre en la oficina.

  • Comer justo después de hacer ejercicio

La hora a la que comamos después de nuestro entrenamiento no importa tanto como el hecho de comer tarde o temprano una comida sustanciosa (que idealmente contenga tanto carbohidratos y proteínas). Si no puedes sentarte a hacer una comida adecuada hasta pasadas unas horas de tu entrenamiento, tus músculos no van a marchitarse y morir como te han hecho creer los foros de Internet

No comer inmediatamente después de tu entrenamiento solo podría afectarte si tienes otra actividad intensiva programada para el mismo día. De lo contrario, estarás bien.

  • Dejar de comer horas antes de irte a la cama

Este consejo puede aplicarse a las personas que tienen problemas digestivos, como la enfermedad por reflujo gastroesofágico. En la mayoría de los casos, simplemente ritualizan tu alimentación para que controles el hambre y los antojos. Pero eso no significa que vayan a funcionar de manera mágica para todo el mundo, por lo que debes mirar más allá del mito y fijarte en el comportamiento que puede ayudarte a adelgazar.

En realidad, para bajar de peso, debes ver las calorías totales que comes y los hábitos que desarrolles alrededor de ellas.

Comparte este artículo:
  • Cargando

Síguenos en Facebook

x