Revista Capital

Seis hermosas y poco conocidas playas de Brasil

Además de las ciudades mundialmente conocidas de Brasil, como son Río de Janeiro, Salvador, Florianópolis, Natal, Maceio y Recife, las costas de este país guardan secretos paradisíacos en playas poco conocidas.

Si quiere viajar a Brasil y aún no tiene un destino fijo, Despegar.com le recomienda estos seis destinos del país mais grande do mundo:

1. Baia do Sancho (Fernando de Noronha)
Además de ser una de las playas más lindas de todo Brasil, está considerada una de las mejores del mundo. Este paraíso se encuentra en Fernando de Noronha, un archipiélago formado por 21 islas y situado en medio del océano Atlántico.

2. Praia Lopes Mendes (Ilha Grande)
Ilha Grande pertenece al estado de Río de Janeiro y es la más grande de las 365 islas que integran el municipio de Angra dos Reis. Todas sus playas son maravillosas, pero Lopes Mendes se destaca en el conjunto por sus 3 kilómetros de arena tan blanca, que parece talco. Su mar es cristalino, con variedad de tonalidades verdes y azules, y con bastante oleaje, lo que la hace ideal para practicar surf.

3. Praia dos Carneiros (Pernambuco)
Aunque está ganando cada vez más fama, esta playa es aún uno de los grandes secretos de Brasil. Esto se debe principalmente al acceso: Carneiros es prácticamente una playa privada por lo que, para entrar, hay que pasar por terrenos particulares: los de la familia Rocha (fundadores del lugar) y de algunos nuevos inversionistas.

4. Jericoacoara (Ceará)
Más conocido como “Jeri”, este pequeño pueblo de pescadores ofrece impresionantes paisajes costeros y emocionantes actividades, todo en un ambiente de paz y aislado del mundo. Está ubicado a unos 300 kilómetros al oeste de Fortaleza y se caracteriza por su amplia playa, a la cual solo se accede luego de bajar de unas enormes dunas de arena.

5. Baia dos Golfinhos (Pipa)
Como su nombre lo indica, en esta playa los delfines son los dueños de casa. El lugar es una invitación a disfrutar de la naturaleza en estado puro y es ideal para los que quieren un mayor contacto con estos mamíferos, que reciben a los visitantes con saltos y acrobacias.

6. Praia do Forno (Arraial do Cabo)
Esta playa se llama de esta manera (“horno” en portugués) debido a la formación geológica que la rodea: una especie de morro la cubre de los vientos y le da una temperatura templada al agua. Además, sus aguas son transparentes y con piscinas naturales, ideales para la práctica de buceo y snorkel.