Revista Capital

El patrimonio científico de Chile en 30 rutas

Luego de la creación del proyecto de ley para crear el Ministerio de Ciencia y Tecnología, Andrea Obaid, periodista y magíster en Comunicación Científica la Universidad Pompeu Fabra, a finales de 2016 publicó el libro Tecnociencia: 30 rutas de turismo científico en Chile.

La autora del libro describe el turismo científico como “algo novedoso a nivel mundial. Busca generar más exploradores que simples turistas…en Chile hay una riqueza enorme para potenciar el turismo científico. Es un país arqueológico, paleontológico y vulcanológico, somos un país lleno de volcanes —por el cinturón de fuego del pacífico—, pero se conoce muy poco la historia de cada uno”.

El libro destaca por la clasificación de los lugares  en  categorías: arqueología, astronomía, ecología, geología, vulcanología y paleontología. Con un territorio de casi 5.000 kilómetros de norte a sur.

A continuación los más destacados:

Parque Paleontológico Los Dedos

Se ubica en la comuna de Caldera a 800 kilómetros de Santiago. La periodista recomienda este lugar porque “fue un fondo marítimo hace millones de años y se encuentran fósiles de animales como el megalodón, un gran tiburón de 20 metros de largo”

Catedral Metropolitana

Ubicada en el centro histórico de Santiago de Chile, destaca por su gran riqueza arqueológica y su estilo toscano-romano. En el 2012 se hicieron excavaciones y descubrieron que hace 500 años la ciudad correspondía a un centro ceremonial del Imperio Inca. “se descubrió una nueva historia de Santiago de Chile. Se pensaba que había sido conquistada y creada por Pedro de Valdivia y no fue así”, señala la escritora.

Geoparque Kütralkura

Este parque ubicado en la región de La Araucanía, posee 23 geositios de la condición volcánica de Chile. "El proyecto se hizo con las comunidades, con los científicos del Servicio Nacional Geológico Minero y con los pueblos originarios mapuche y pehuenche”, comenta Obaid.

La periodista lleva años recorriendo el país y reconoce que en en varias áreas culturales como  astronómica, con la instalación de grandes telescopios y en la ecológica, con una política de parques nacionales, el turismo está bien posicionado y enfocado, pero con la falta de infraestructura hace que se dejen de lado otro sectores como es el caso de  la panteología y arqueología.