Revista Capital

KFC experimenta en China escaneando a sus clientes y ofreciéndoles menú según su cara

Un restaurante de la cadena de comida rápida Kentucky Fried Chicken ubicada en Pekín, capital de China, instaló un dispositivo que escanea la cara de las clientes y con los datos que obtiene les sugieren un determinado menú.

Esta nueva tecnología, utilizada en el restaurante ubicado en el barrio financiero de la capital, ha sido desarrollada por Baidu, conocido en el país por sus servicios de búsqueda en internet.

"Cuando un cliente entra al restaurante, el sistema puede, según su cara, adivinar qué edad tiene, si es hombre o mujer, y analizar su carácter: si es abierto, si es tímido... De esta manera puede recomendar un determinado menú para él", comentó el ingeniero de Baidu, Qiao Shi.

La cadena se muestra reticente a explicar qué menú corresponde a cada tipo de persona, señalando que depende de muchos factores: en una de las primeras pruebas, a un hombre de 30 años le sugirió uno económico y más bajo en calorías que los habituales en estos restaurantes de comida rápida, con sopa en lugar de hamburguesas.

El técnico de Baidu explicó que la compañía lleva varios años desarrollando esta tecnología de inteligencia artificial y que KFC, que desde 2016 es una rama independiente de la firma original estadounidense, es el primer negocio de restaurantes que ha decidido ponerla al servicio de sus clientes.

Según Qiao, este método ya es empleado en bancos y aseguradoras de China, aunque en ese tipo de empresas por ahora no con el fin de ofrecer a los consumidores determinados productos, sino más bien para confirmar su identidad o para tener estadísticas de sexo, edad y otros parámetros.