Vida & estilo

A Chile le falta Japón

Las personas que visitan Japón coinciden en una cosa: la amabilidad de sus habitantes es a toda prueba. Y algo podemos (o debemos) aprender de ellos para tener una mejor convivencia.

Por: Fran Opazo, @lavidanomade en Twitter.

Cuando llegué de Tokio tenía muchas ganas de escribir este artículo. En ese último viaje me di cuenta de que a mi vida le había faltado Japón y le había sobrado Chile.

No solo a Chile le falta Japón, también a muchos otros países, pero soy chilena y este es el país que me interesa. Solo estuve una semana en Tokio: una capital de poco más de 13 millones de habitantes que bien podría ser una ciudad colapsada. Pero no lo es. Al contrario. La gente respeta al prójimo, sonríe, intenta no incomodar al otro, mantiene la compostura ante los conflictos —quizás demasiado—. Por ejemplo, en el metro se solicita por altoparlante no hablar por teléfono o hablar muy despacio. Además, los japoneses utilizan máscaras para no contagiarle un resfriado al resto. Y no solo eso. Son tan amables que pareciera que lo llevan en el ADN. Entras a una tienda y te sonríen, no sabes si de nervios o de alegría.

A photo posted by lavidanomade (@nomad_fran) on

Y aunque no hables ni una gota de japonés, van a intentar ayudarte. Y así funciona Tokio, en armonía, incluso cuando el metro está que revienta y la humedad supera el 70% en verano. Esto lo observé en una semana. Y en una semana de vuelta en Chile, observé totalmente lo contrario.

Me parece que los chilenos estamos sumamente agresivos e intolerantes. Es algo que podemos ver en la calle, en Facebook, en los comentarios de los diarios en línea, en las salas de clases, en el metro. Hinchamos el pecho con el eslogan de que somos el país más solidario del mundo, pero no tenemos tapujos en pasar a llevar al vecino.

Algunos podrían argumentar que este es un fenómeno que se produce principalmente en Santiago. Pero pensemos: en la capital se concentran casi 7 millones de personas. Es evidente que ahí se potencian las malas actitudes. La gente está estresada y la mala onda es contagiosa. Pero muchas veces son estas mismas personas de provincia que critican a Santiago las que poseen estas actitudes. ¿Será que es contagioso?

Los japoneses también podrían argumentar que están estresados: no voy a negar que no es un país perfecto, es una cultura trabajólica, es la nación con menos actividad sexual en el mundo y con una de las tasas más altas de suicidio. ¿Entonces? ¿Cómo lo hacen para vivir en convivir en perfecta armonía?

Siempre se me viene a la mente un amigo diciéndome "¿Por qué no te gusta Chile?" No es que no me guste el país, pero no me gusta que me empujen, que me manoseen en el metro, que me atiendan pésimo en una tienda —aunque hablemos el mismo idioma y nos entendamos perfectamente—. No me gusta llegar siempre a la hora y que me dejen esperando 10, 20, 30 minutos o más. No me gusta ver a la gente tirando basura a la calle, no me gusta que mi vecino me grite después de pedirle amablemente que no escuche reggetón a todo volumen hasta las 6 am de un día de semana.

Y no me tiene porqué gustar nada de esto. No tengo porqué acostumbrarme a ser agredida constantemente. No tengo porqué aceptar que me falten el respeto a mí y a los demás. Hay un mundo allá afuera donde se puede vivir en paz y las cosas funcionan, pero somos nosotros quienes tenemos que hacer que funcionen, partiendo por actitudes cotidianas que pueden parecer pequeñas, pero que hacen la vida más fácil y agradable, para que a Chile no le falte tanto Japón.

Lee a continuación 6 razones para amar a Tokio.

Comparte este artículo:
  • Cargando
  • Javier

    Hola Fran me gustó tu artículo porque valoro mucho la buena convivencia y por lo mismo observó el comportamiento actual de nuestra sociedad. Creo que la razón emana desde los derechos y deberes. Me tocó viajar en transantiago un par de veces y el nivel de agresividad entre la gente es más alto incluso que en el metro, pienso que se debe a que socialmente existen diferencias entre los usuarios del metro y transantiago. La gente está cansada que le suban el valor de un servicio que es deficiente. La mayoría de esas personas viaja más de 3 horas diarias para trabajar o estudiar, no existe vida familiar, de los problemas de la casa ni hablar. Es cierto que somos una cultura intolerante, pero las fuerzas que gobiernan este país han agudizado y agrandado las diferencias. Para tener una convivencia debe haber un sacrificio y es difícil que la gente, con la apestada que esta, quiera hacer sacrificios. Más bien espero que nuestros líderes políticos y empresariales den una muestra contundente de convivencia. Sólo nombre el tema del transporte y deje fuera temas como: vivienda, educación, salud, tiempo libre y las áreas y actividades de esparcimiento. Existen diferencias abismales. Todos estamos obligados a pagar impuestos y los que más tienen los evaden. Es difícil convivir viendo tanta desigualdad. Yo desde mi esquina trato de aportar con tolerancia y empata para una mejor convivencia. Que tengas un buen día. Javier.

    • Estimado Javier: si bien también creí que la galopante desigualdad que nos golpea era la gran culpable de nuestra “falta de Japón”, Sao Paulo (ciudad de la que llegué hace poco) me demostró lo contrario, a pesar de que Brasil es un país tremendamente desigual y que pasa por una situación política muy delicada. Quizás la amabilidad de los paulistas no está al nivel de los japoneses, pero créeme que nos supera con creces y no solo en las esferas altas de la sociedad. Desde como te tratan en una tienda hasta el comportamiento en el metro y hasta en las mismas protestas. Tenemos mucho que aprender. ¡Un saludo!

  • Rodrigo Santibáñez Abraham

    Yo llegué hace poco de Japón y solo puedo concordar contigo.

    • Alex Kahanga

      yo no he ido pero estoy de acuerdo con ustedes… !

  • Patricio Andrés Llanos Bustama

    Que fome la crónica, que repetido el argumento, que narcista y fácil la postura…”POR QUE NO TE VAS, NO TE VAS DEL PAÍS”

    • Alex Kahanga

      esto pasa cuando no entiendes nada del articulo… leelo de nuevo, gracias

      • La verdad es que esperaba algún comentario de esta índole “echándome del país”, pero nada que hacer, a Patricio le falta mucho Japón.

  • Nicolas

    Buen Articulo Francisca. Sin embargo, mas que Japón, país al cual admiro mucho también, creo que tu impresión se basa mas en el cambio entre un país desarrollado y Chile. Concuerdo plenamente en esa sensación de agresividad que se vive en las calles. Me di cuenta después de vivir 1 ano en un país desarrollado. La solución debiese estar en la Educación de calidad. Todo parte desde ahí.

    • Gracias Nicolás. Tal y como respondí más abajo, creo que el hecho de ser un país en vías de desarrollo tiene que ver, pero no podemos justificarnos solamente en eso. He estado en países más pobres e igual o más desiguales y el trato sigue siendo mucho mejor.

  • Patricio Andrés Llanos Bustama

    Leí de nuevo el artículo…..lo mismo

  • Sebastian Ballss

    entre japon y chile hay mucha diferencia, creo que no se puede comparar, japon es lo que es por que tiene una historia muy larga, los japoneses invadieron corea y china, cometieron delitos de lesa humanidad solamente comparados con el holocausto, ellos no siempre fueron amables ni simpaticos, no fueron amables con las esclavas de placer de corea, ni tampoco lo son con ellos mismo!!pues las estadistica lo demuestran!!

  • ciberseba

    Ojo que el Japón para el turista no es el mismo que el Japón para el que se va por negocios, trabajo o estudios. Es increíble la diferencia en el trato que hacen con los extranjeros que van a algo más que a pasear, y lo cruel que pueden llegar a ser con los que ellos llaman “gaijin”. Esto lo digo conociendo personas que sufrieron eso.

    • ciberseba

      Ahora, no dejas de tener razón sobre la agresividad y la poca cordialidad que se está dando entre los chilenos. Y no es algo exclusivo de Santiago, como bien dices. Yo vivo en región y es algo que igualmente se ve. Urge un cambio de mentalidad, donde dejemos el individualismo de lado y rememos juntos para ser una mejor sociedad.

      • Gracias por tu comentario. La columna apunta más que nada a eso. Japón, tal como dije, no es un país perfecto, pero sí nos puede dar una lección de educación y buenas costumbres. Saludos!

  • Pilar

    Creo que Japón impresiona mucho, sobre todo en 1 semana, yo viví 5 años allá. Efectivamente es distinto, asumo que es parte de una cultura súper antigua y un sistema acostumbrado a trabajar con sobrepoblación, entonces todo funciona para mucha gente … pero esa idealización que te deja LA semana que pasaste allá es demasiada.
    Te informo que en Tokyo, en las horas puntas, hay trenes que tienen un vagón exclusivo para mujeres, para evitar el manoseo y robos (sí … los japoneses manosean y roban también). A nivel de colonia extranjera siempre ha habido mucha discusión respecto que la ley funciona para los japoneses de una manera y para los extranjeros de otra, también discriminan … más de una vez una persona no se sentó al lado mío en el tren por ser extranjera …. y así …
    Si te moviste por el centro, ellos están más acostumbrado a ver extranjeros, pero en pueblos chicos incluso hay restaurantes en donde no se admiten “gaijin” (extranjero/s).
    Creo que opiniones como la tuya sólo aumentan la idealización que muchos tienen de Japón (que no es mal lugar), una semana no es nada para decir que “conoces” un país … sí pera decir que “estuviste” ahí.
    Saludos !

    • Francisca Opazo

      Te cuento que volví a Japón y por bastante más que una semana. De hecho, ahora escribo desde Osaka. Estuve en pueblos muy chicos y no tuve ningún problema ni fui discriminada. Quizás sea suerte o les gusta mi cara. Mi opinión sigue siendo la misma. El artículo apunta a las diferencias vividas durante UNA semana en Japón versus UNA semana en Santiago. En ninguna parte digo que sea un país perfecto (de hecho menciono que no lo es) ni que CONOZCA a cabalidad el país. Tampoco dije que en Japón no se manosee a las mujeres, sino que mencioné que estaba aburrida de los manoseos en Santiago basándome en mis experiencias personales y en el contraste entre esa semana allá y la semana en Stgo. Pero cada uno entiende lo que quiere entender. Saludos!

  • Lu Z Fer

    Creo que tuviste suerte de no ser manoseada en Tokyo, querida amiga. Aunque comparto algunas de tus apreciaciones. Somos poco amables en general con el resto y el medio ambiente.

  • Pablo Torres

    Estimada, concuerdo con la mayoría de su experiencia, pero del manoseo en Japón, no creo que puede hablar , por estar solo 1 semana, ya que hay vagones para mujeres y hombres. Y el manoseo de los Japoneses esta a la orden del día, eso es muy engañoso. En lo demás concuerdo con usted.

    • Francisca Opazo

      Volví a Japón este 2016 por más de una semana y supongo que he tenido suerte, ni un manoseo. Por lo demás, nunca dije que ahí no sucediera eso. Saludos!

  • A Chile le falta mucho más que Japón y mucho antes que Japón, que por cierto, no son cosas que se debiesen publicar en “Vida y Estilo”…

Síguenos en Facebook

x