5 elementos habituales que han reemplazado al tabaco - Revista Capital

Vida & estilo

5 elementos habituales que han reemplazado al tabaco

Estos alimentos son conocidos como las nuevas adicciones, aunque en realidad no son tan perjudiciales.

-

1837-aab524d1-azucar

Fumar pasó de ser un hábito generalizado a algo condenado y para mejorar la salud del ser humano, el mundo parece obsesionado por buscarle un sustituto. El "nuevo tabaco" puede ser desde un alimento hasta un hábito cotidiano, pero cualquiera integrado a la vida de manera excesiva, es dañino. El País recopiló cinco de esos y acá te mostramos tres:

1. Azúcar

Azucar. Foto Huffington Post

Científicos señalan que el azúcar es ocho veces más adictiva que la cocaína, han alertado de que se consume en exceso y sin ser conscientes de ello. La mayoría de los alimentos ya contiene de forma natural la cantidad necesaria de azúcar para una persona. La dosis recomendada por la OMS es de 25 gramos al día (unas dos cucharadas y media) o lo que es lo mismo, un 10% de la ingesta calórica del día aunque lo ideal debería ser el 5%. Las consecuencias es que se acumula grasas que afectan al corazón y el sistema nervioso, aumenta la diabetes y la obesidad, entre otros perjuicios.

2. Carne

Carne roja. Foto FlickrLos detractores de la carne aseguran que enfermedades mortales están relacionadas con el consumo excesivo de productos animales. Sin embargo, un experto explica que el ser humano necesita un gramo de proteína por kilo de peso y día, que obtenemos de la carne, el pescado, los huevos y algunas legumbres. Comer carne cuatro o cinco veces a la semana es suficiente y una de ellas debería ser carne roja. La carne no contiene ninguna sustancia que pueda generar una adicción como desencadena el azúcar, señala. El ser humano ha consumido carne toda su vida, incluso antes de consumir cereales y legumbres, por lo que estamos preparados para su consumo.

 

3. Leche

skd188066sdc

Investigadores señalan que la leche y los productos lácteos aumentan el riesgo de padecer cáncer de mama, de próstata, testículos u ovarios así como enfermedades intestinales y estomacales. Consumir productos lácteos diariamente aumenta los niveles de grasas saturadas en nuestro organismo, así como de vitamina A, cuyos altos niveles, paradójicamente, pueden hacer que nuestros huesos se debiliten". Sin embargo, dejando de lado los casos de intolerancia a la lactosa o alergias no existe ningún problema con el consumo de leche. No es ni adictiva, ni perjudicial.

 

Revisa la lista completa en El País.es

Comparte este artículo:
  • Cargando