Vida & estilo

Autos que plantan árboles

No es novedad hablar de grupos que se juegan por el medioambiente y la preservación de las especies. Pero sí es digno de contar que los jóvenes de Patagonia Sur convencieron a marcas como Land Rover a sumarse a su cruzada de reforestación. Ya van 13.700 bonos de carbono traducidos en troncos y hojas verdes. Por María José Salas, desde Palena

-

Patagonia Sur

Todo empezó en el 2011. En junio de ese año, Land Rover se puso como objetivo aportar a la reconstrucción de la Patagonia a través de una innovadora iniciativa en la industria automotriz, que buscaba como objetivo compensar las emisiones de CO2 de los primeros 20 mil kilómetros de uso de todos sus modelos nuevos comercializados en Chile (los del 2011). La idea se tituló Proyecto de reforestación, bajo el mando de la empresa Patagonia Sur.

Desde entonces, la marca ha plantado más de 13.700 árboles nativos de lenga, coigüe y ñirre en Valle California, bosque nativo insertado en el extremo sur de nuestro país, específicamente en Palena, X región.

Buscando ir a la vanguardia en materia ambiental, Land Rover refuerza este compromiso y quiso llevar a Capital a ver –in situ– cómo es la cosa. El proyecto se basa en la compensación de las emisiones de CO2 de sus autos a través de la compra de bonos de carbono, los cuales se traducen en la plantación de las especies nativas. ¿Cómo se calcula? Las emisiones de dióxido de carbono que cada uno de los automóviles emite en un año o en 20 mil kilómetros, se equilibra con los árboles necesarios para compensar esas emisiones.

Un bono de carbono representa la compensación de una tonelada de CO2 ya emitido. Por ejemplo, un Land Rover Discovery 4.3 diésel emite 4,8 toneladas de CO2 en un año, las que se compensan con la plantación de catorce árboles nativos. El dueño del auto –además de recibir los primeros 20 mil kilómetros de uso de su auto compensados– también recibe un certificado de bonos de carbono con un código y coordenadas únicas que le permiten ver a través de Google Earth el lugar exacto donde fueron plantados los árboles correspondientes a su compra.

Hasta ahora, la marca ha compensado 965 autos nuevos y usados, sin traspasar los costos a sus clientes, cifra que –sumada a cortesías y eventos– equivale a 13.750 árboles plantados desde el inicio del proyecto. “Esta es una reforestación que equivale a once canchas de fútbol del tamaño del Estadio Nacional, es decir, siete hectáreas”, cuenta orgulloso Rodrigo Espinoza, gerente comercial de Land Rover en Chile. Y agrega que “nuestros próximos desafíos son promover que los clientes que adquirieron un Land Rover a partir de junio del 2011, renueven su compromiso con el medioambiente, además de continuar con la compensación de emisiones de nuestros vehículos nuevos comercializados en Chile y alcanzar, en el 2015, más de 42 mil árboles plantados en el Bosque Land Rover”.

La promesa de la marca automotriz es también extender esta filosofía a todas las áreas donde convergen con sus clientes, por ejemplo, compensando el 100% sus eventos off road.

“Para nosotros también es importante dejar los recursos en nuestro país y colaborar con un proyecto local. Con esto, quisimos apoyar el plan de reforestación en la Patagonia chilena que lidera la empresa Patagonia Sur. No sólo estamos aportando al medioambiente, sino también a la comunidad, con un proyecto que además se traduce en más empleo y educación”, sostiene Espinoza.

El desafío para el 2013 no es menor: llegar a las 24 mil especies reintroducidas en su origen nativo, y lograr que sus clientes se unan por su propia cuenta a esta iniciativa. •••

_____________________________________________________________________________________________

En el mundo

Cabe destacar también que esta iniciativa de Land Rover surgió con el objetivo de contribuir, mediante un aporte real, al Programa Medioambiental OurPlanet desarrollado por la marca a nivel global.

Desde su fábrica en Inglaterra, el cuidado del medio ambiente es un tema que la marca tiene como prioridad a lo ancho y largo del mundo desde hace ya un tiempo; Land Rover asumió una responsabilidad y un compromiso por un futuro más limpio y sustentable. Con esto en mente, tiene una serie de acciones que promueven la iniciativa: compensa el 100% de las emisiones de CO2 derivadas de los procesos de montaje en las fábricas de Solihull y Halewood en el Reino Unido.

Además, las emisiones de CO2 de todos los vehículos nuevos Land Rover –vendidos en el Reino Unido– que generan durante las primeras 45.000 millas de uso, quedan compensadas y se invierten en una gama específica de proyectos de energía alternativa financiados por la marca alrededor del mundo, tales como el proyecto de hidroelectricidad en Tayikistán o de energía eólica en China.

Paralelamente, el programa de compensación de CO2 de Land Rover invierte en tres grandes proyectos: primero apuesta por una energía renovable que permita reemplazar combustibles fósiles no renovables, por fuentes de energía renovable como la solar y eólica; segundo, apuntar hacía un cambio a nuevas tecnología que eviten o reduzcan las emisiones de CO2; y por último, mejorar la eficiencia del consumo energético en las comunidades y la industria.

Comparte este artículo:
  • Cargando

Síguenos en Facebook

x