Los desafíos de Rusia en el mundial - Revista Capital

Poder

Los desafíos de Rusia en el mundial

Una nueva oportunidad de mostrar al mundo la nueva Rusia.

-

"Desde el fondo de mi corazón, gracias", dijo Vladimir Putin en 2010 al comité organizador de la FIFA cuando Rusia ganó el derecho de ser sede de la Copa del Mundo 2018, ya que era una nueva oportunidad de demostrar el renacimiento de Rusia bjo su mandato.

Sin embargo, durante estos ocho años, las relaciones de Rusia con el resto del mundo no han sido del todo amistosas. Su anexión de Crimea en 2014, la guerra en el este de Ucrania y la intervención militar en Siria han empañado las relaciones con Occidente.

Pero con el comienzo del mundial, parece ser que los países están dispuestos a ver más allá de la política, y Putin ya se está preparando para obtener una victoria en relaciones públicas (ya que es difícil que el equipo ruso supere siquiera la fase de grupos).

Se espera que más de 1 millón de extranjeros visiten Rusia durante el Mundial, aprovechando los procedimientos de visa simplificados. Entre los extranjeros, los estadounidenses han comprado la mayor cantidad de entradas para los juegos, y Rusia no ha escatimado en gastos de infraestructura y una gran cantidad de brillantes estadios nuevos, además de amplios senderos peatonales y exuberante vegetación reciben a los visitantes de Moscú, producto de años de renovación.

Para mantener el ambiente festivo, las autoridades han estado lidiando con varias dificultades, como enfrentamientos entre fanáticos y otro tipo de peligros más graves como las posibles amenazas de terrorismo. Con 11 ciudades anfitrionas, y 2.500 km separando al más lejano, la Copa del Mundo de Rusia ofrece un objetivo atractivo para los ataques de ISIS, que ya hizo amenazas explícitas antes del torneo.

Pero los problemas también están por casa, y es que el Kremlin tendrá que distraer la atención de la represión que se vive en el propio país. El principal político opositor de Rusia, Alexei Navalny, pasará la ceremonia de apertura tras las rejas después de liderar las protestas contra Putin el mes pasado. Oleg Sentsov, un director de cine ucraniano encarcelado por acusaciones de terrorismo fabricadas, ha estado en huelga de hambre desde el 14 de mayo, exigiendo la excarcelación, exigiendo la liberación de otros presos políticos ucranianos.

El Mundial podría ser un respiro para todo lo que está viviendo Rusia en este momento. Al finalizar, habrá que ver qué tan renovado está realmente el país bajo el mando de Vladimir Putin.

Comparte este artículo:
  • Cargando