El adversario de Francisco - Revista Capital

Poder

El adversario de Francisco

No hay que situar al Papa como una pieza más en la lucha entre los defensores del capitalismo y los movimientos antiglobalización. Él está haciendo otra cosa.

-

Por: Joaquín García-Huidobro. Instituto de Filosofía, Universidad de los Andes

No les faltan razones a ciertos economistas para sentirse incómodos con el Papa Francisco. ¿Cómo puede decir que “esta economía mata”, si el sistema capitalista ha logrado un mejoramiento creciente de las condiciones materiales de vida, un progreso que no conoce precedentes en la historia humana? Sus dichos solo podrían explicarse por su izquierdismo. Según ha señalado The Guardian, tras la partida de Obama, Francisco sería “el nuevo héroe de la izquierda mundial”. Y como los izquierdistas andan escasos de héroes, muchos han puesto el retrato papal en su galería de personajes amados.

El adversario más profundo de Francisco, con todo, no es el capitalismo (que dista de ser un fenómeno unívoco), sino el individualismo y la exclusión que éste trae consigo. Es el individualismo el que transforma el capitalismo en una cultura del descarte, donde reina el dispendio y no hay ojos para ver al débil, al menos inteligente, al que no ha resultado apto para competir. Y precisamente porque el capitalismo puede exhibir logros tan notables, resulta especialmente chocante encontrarnos con mendigos en Nueva York, o que se considere normal que haya gente durmiendo bajo los puentes del Tíber. Esa “economía de la exclusión y la inequidad” puede decirse que efectivamente mata, porque en ella “queda afectada en su misma raíz la pertenencia a la sociedad en la que se vive”...

El adversario más profundo de Francisco, con todo, no es el capitalismo, sino el individualismo y la exclusión que trae consigo.

Si eres suscriptor, continúa leyendo esta nota en el papel digital.

Si aún no lo eres, suscríbete AQUÍ.

Comparte este artículo:
  • Cargando