Alejandro Tocigl, San Francisco, EE.UU. - Revista Capital

Poder

Alejandro Tocigl, San Francisco, EE.UU.

33 años, Fundador de Miroculus.

-

“Cuando en 2013 entré a la Singularity University, en la NASA Research Park en Silicon Valley, me hicieron elegir qué industria quería investigar. Yo dije: ‘Lo que no quiero es trabajar en salud’. Mi papa había muerto de cáncer poco tiempo atrás. Estaba muy decepcionado del sistema. Pero mis actuales dos socios, él mexicano y ella griega, insistieron. En agosto del 2013, cuando terminamos los estudios, decidimos desarrollar un proyecto científico tecnológico ambicioso: una herramienta para la detección de distintos tipos de cáncer, empezando por el de estómago, el más mortal en Chile. La detección temprana y un tratamiento oportuno aumentarían la tasa de supervivencia en hasta un 90%. Mantuvimos contacto vía Skype. A los pocos meses nos dimos cuenta de que no podíamos trabajar a distancia. Elegimos San Francisco como base. Nos mudamos en febrero del 2015. En un principio, alojábamos los tres en la pieza de un hostal. Hasta que encontramos inversión y nos instalamos en Silicon Valley. Ahí empieza a acelerar la empresa: la llamamos Miroculus. Pudimos reclutar gente muy buena y San Francisco invierte más en capital de riesgo en biotecnología que toda Europa. El dispositivo, de bajo costo, menos de 100 dólares por prueba, permite la automatización de protocolos complejos, en el campo del diagnóstico molecular. Nos dimos cuenta de que esa tecnología permite detectar muchas más cosas que el cáncer de estómago. Hoy, nos enfocamos en cómo simplificar distintas pruebas moleculares para que más personas tengan acceso. Es como la máquina para hacer Nesspreso: puede hacer cualquier tipo de café. La idea es que esté disponible a fines del 2018. Fuimos elegidos por Stanford, Google y Johnson & Johnson como una de las empresas más prometedoras de Silicon Valley”.

Comparte este artículo:
  • Cargando