Diego Escobillana, Tokio, Japón - Revista Capital

Poder

Diego Escobillana, Tokio, Japón

30 años, Luchador de la DDT Pro Wrestling.

-

“Yo no tenía ni idea lo que era la lucha libre, hasta que un día vi mi primer capítulo de WWF Raw en la casa de mis abuelos. A mi tío le gustaba mucho y así me transmitió su fanatismo. Empecé mi carrera en Machalí. Partió como un hobby en el patio de un amigo y con el tiempo se fue volviendo más y más profesional. Mi debut profesional en Chile fue el 2005.

Mi llegada a Japón se la debo a la leyenda de la lucha libre japonesa Dick Togo, aunque siempre tuve interés por Japón, ya que es el país de donde provienen las cosas que más me apasionan: además de la lucha libre, el manga y el animé. Mi primer viaje fue el 2013. Estuve un año entrenado y luchando para DDT Pro Wrestling. Y mi segundo viaje fue el 2016. Ya llevo dos años viviendo aquí, donde debuté profesionalmente el 2013.

Mi seudónimo de luchador es Guanchulo. Una vez escuché decir a mi padre un apodo que terminaba con la palabra chulo. Lo encontré tan divertido, que lo adopté. Al comienzo lo usé como mi nickname en el colegio y con mi grupo de amigos. Así también fue mi personaje principal en mis cómics.

En la empresa en la que trabajo (DDT), hay reglas muy estrictas con respecto a las selfies. Los fanáticos siempre se quieren sacar fotos conmigo, pero solo están autorizadas para el fans club. Aun así, siempre hay algunos que te esperan afuera para poder sacarte una foto. Y también hay otros que saben que me gusta el manga, entonces me dibujan como mis personajes favoritos de One Piece o Dragon Ball.

Este el mejor trabajo del mundo. Siempre termino muy adolorido después de las luchas, pero ser capaz de luchar en DDT Japón por tres años, comenzar de cero y terminar siendo campeón del Six Man Tag Team Belt e Iron Man Heavy Metal Weight Title es una felicidad que no me quita nadie”.

Comparte este artículo:
  • Cargando