Poder

Francisco Undurraga: “No debemos elegir rostros para presidentes de la República”

El presidente de Evópoli y candidato a diputado por el distrito 11, reconoce que el partido que fundó Felipe Kast no ha conectado en los barrios populares. Habla sobre el bullying y la discapacidad. Y advierte que el Frente Amplio más que un conglomerado ideológico, es una asociación de consumidores que busca acceder gratis a los bienes y servicios del país: “¿Y quién paga la fiesta?”.

-

Por: María José Gutiérrez
Fotos: Verónica Ortíz

A comienzos de 2005, Francisco Undurraga fue despedido de su trabajo. Tenía 40 años, tres hijos y una larga carrera en el área de marketing, que comenzó en el Banco de Chile, siguió en CruzBlanca, ING, Mega y La Red. Desde ese canal lo habían “levantado” para ser gerente general de una agencia de marketing promocional.

Y a los tres meses lo echaron.

Su hermana Teresa –que había creado el Emporio La Rosa en 2001, un almacén gourmet en la esquina de Merced con Monjitas– le ofreció una oficina en la tienda mientras buscaba un empleo. Al poco andar, lo invitó a sumarse al Emporio para potenciarlo. Ella tenía el talento culinario y él, el administrativo.

La dupla comenzó con un plan de desarrollo de nuevas unidades de negocios y producción de helados. Los Undurraga eran fanáticos de la heladería Sebastián en Providencia y sabían que en la zona del Parque Forestal no había tiendas artesanales que ofrecieran sabores como rosa, gengibre naranja o frambuesa menta.

“La política se la hemos dejado a terceros, no estoy hablando con sentido de clases, sino con sentido de realidad. Nosotros hemos aportado mucho por el mundo privado y poco por el público”.

“Cuando los jesuitas me aceptaron en el San Ignacio, no existía la inclusión. En cursos de 40, que te pasaban a llevar y te caías, jugando fútbol se me rompieron las prótesis 40 veces”.

Si eres suscriptor, continúa leyendo esta nota en el papel digital.
Si aún no lo eres, suscríbete AQUÍ.

Comparte este artículo:
  • Cargando