Poder

Paulina García: “Mi candidato era Lagos”

El oso de plata en Berlín le abrió las puertas de la industria internacional. Nominada como mejor actriz secundaria en los Independent Spirit Awards por Little Men –del estadounidense Ira Sachs–, con aplausos de pie en el festival de San Sebastián por la argentina La novia del desierto, y grabando una serie española, la actriz chilena está en la Gloria.

-

Por: María José Gutiérrez

Fue gracias a La vaca.

Paulina García no entró a teatro, sino a arte en la UC. Con muchas ganas y no tanto talento. Eran plenos setenta, tiempos de toque de queda, trabajo universitario intenso y noches pasando de largo.

Armó un grupo con Sebastián Gray, Gonzalo Castillo, Andrés González, Alfredo Quinteros, Ximena Busquets, Alex “Coco” Brahm y Nils Brahm. Todos artistas y arquitectos, con quienes “entre copete y marihuana, porque lo pasábamos muy bien, logramos cosas muy entretenidas”, recuerda. En esos trasnoches, cada uno hacía su gracia: cantar, tocar guitarra, recitar un poema…

“Yo no tenía ninguna gracia. Solo me sabía una poesía que me había enseñado una compañera del colegio sobre una niñita que no podía decir el poema porque se iba enredando. Y era muy gracioso porque mientras ella se iba equivocando y sufría, el público se iba cagando de la risa de los errores de la niña. Se llamaba La vaca, todavía me acuerdo”, cuenta...

“Ni en mi mejor sueño, pensé que este mundo se podía abrir. Por un lado responde a Gloria, pero también a algo que todos soñamos en América Latina: que caigan las fronteras y que los países podamos tener una relación más fluida”.

“La izquierda está dividida y ha perdido el rumbo de lo que se trataba, están difíciles las decisiones y las uniones. Espero que si gobierna la derecha, que probablemente va a suceder, sea lo menos doloroso posible. Y que sea tolerante”.

“Creo que en términos de producción, de categorías de películas, de capacidad de realizar y del nivel de profesionales, la industria chilena es sorprendentemente buena. Es más, te diría que ha logrado una excelencia en toda su gama”.

“Lo que no puede pasar es lo que veo en Cataluña: un nacionalismo preocupante, fuera de las razones por las que quieren la independencia, que pueden ser súper válidas”.

Si eres suscriptor, continúa leyendo esta nota en el papel digital.

Si aún no lo eres, suscríbete AQUÍ.

Comparte este artículo:
  • Cargando