Revista Capital

Tiroteo más sangriento de EEUU devuelve a la agenda el debate sobre el libre porte de armas

Un nuevo tiroteo masivo golpeó ayer a Estados Unidos, reavivando el debate sobre el libre porte de armas garantizado en la Constitución y defendido por el Partido Republicano. Un “lobo solitario” disparó en la noche del domingo (madrugada del lunes en Chile) contra 22 mil personas que asistían a la última jornada del festival Route 91 Harvest Festival en Las Vegas, matando a al menos 59 personas e hiriendo a al menos 527, informó la policía.

Las autoridades policiales identificaron al atacante –que actuó desde una habitación en el piso 32 del hotel Mandalay Bay, cercano al sitio del concierto- como Stephen Paddock, un contador de 64 años de Mesquite, en Nevada. Paddock se suicidó antes de la llegada de los efectivos, dejando al menos diez armas en la pieza.

El ataque será otra prueba de liderazgo para el presidente Donald Trump, quien el año pasado fue blanco de críticas al tuitear tras un tiroteo en un club nocturno en Orlando:

“Aprecio las felicitaciones por tener razón sobre el terrorismo radical islámico”. El mandatario evitó ayer politizar el ataque, que calificó como un “acto de una maldad pura”, expresando sus condolencias a las víctimas e informando que viajará a Las Vegas mañana.

“Estamos rezando para que toda la nación encuentre unidad y paz”, dijo, llamando a unirse alrededor de “nuestra fe, nuestra familia y nuestros valores compartidos”.

A pesar de su rápida reacción, el nuevo tiroteo –el más sangriento en la historia del país- revivió rápidamente una antigua disputa entre demócratas y republicanos por el control de armas.

“Este año ya han habido más tiroteos masivos que días en el calendario. Esto debe terminar. Es irritante que mis colegas en el Congreso le tengan tanto miedo a la industria de armas que pretendan que no hay repuestas de política pública para esta epidemia”, dijo el senador demócrata Chris Murphy. “Es hora de que el Congreso levante su trasero y haga algo”, agregó.

En lo que va del año, según la ONG Gun Violence Archive, ya han habido 271 tiroteos masivos en el país. Nevada es, justamente, uno de los estados con menos restricciones, ya que permite la adquisición de pistolas sin licencia.

Revise el artículo completo en Diario Financiero.