Poder

Felipe Berríos: “Voy a morir siendo jesuita”

Desde el campamento La Chimba, donde vive hace dos años, el sacerdote reflexiona sobre el momento político que vive el país, el rol de los empresarios y la visita del Papa: “Le tengo cariño, es nuestro jefe, pero nunca me ha gustado esto de decir si me gusta o no. El Papa es el Papa y punto”.

-

Texto y Fotos: María José Gutiérrez

Desde el aeropuerto son 10 minutos en auto. Sin embargo, son pocos los conductores que se atreven a entrar a La Chimba en Antofagasta, el campamento más grande del país, que se extiende por las faldas de los cerros de la ciudad.

En medio de calles de tierra y perros vagos, en el último pasaje antes de llegar a un enorme vertedero, vive el sacerdote jesuita Felipe Berríos. Su casa es la primera pasado el portón: una mediagua verde de no más de tres por seis metros, con un ambiente que separa con un librero la pieza del área común –es decir, la cama, del lavaplatos, el refrigerador, los dos sillones que recogió de la calle y una mesa de madera– y un baño con ducha, sin agua potable ni alcantarillado...

Si eres suscriptor, continúa leyendo esta nota en el papel digital.
Si aún no lo eres, suscríbete AQUÍ.

Comparte este artículo:
  • Cargando

Síguenos en Facebook

x