Revista Capital

Camilo Escalona: “sin los partidos, Guillier no juntaría firmas, ninguna”

Por: María José Gutiérrez
Fotos: Verónica Ortiz

En enero, Camilo Escalona hizo maletas con cuanta ropa de invierno encontró. Y tomó un avión a Coyhaique sin fecha clara de regreso. El ex presidente del Senado e histórico dirigente socialista se trasladó con su mujer, Jimena Tricallota, a la Región de Aysén para pelear por un cupo en la Cámara Alta.
Después de más de dos años fuera del Senado, Escalona se dio cuenta de que hoy la única forma de ser escuchado como político, es precisamente desde el Congreso. “Los parlamentarios mandan los partidos. Tienen un peso desproporcionado, hacen lo que quieren. La intolerancia y la exacerbación del clima político de Valparaíso fueron fatales. Las diferencias se llevaron a un grado artificial de confrontación que al final no tuvo solución”, asegura el vicepresidente del PS. “Todo lo que advertí del diálogo, de que nadie sobra, nadie lo escuchó”...

Si eres suscriptor, continúa leyendo esta nota en el papel digital.
Si aún no lo eres, suscríbete AQUÍ.