Poder

Siete hábitos nocivos para el freelancer

Muchos freelancers cometen errores que son fácilmente identificables y pueden significar un giro de 180º en su negocio si se descubren a tiempo.

Si eres freelance, puede que sientes que trabajas 24x7, pero no puedes conseguir trabajos de forma sostenida, o quizás el feedback y tus calificaciones son regulares o bajas en tus trabajos aunque piensas que diste lo mejor. Si contestaste “sí” a ambas preguntas, es tiempo de parar y hacer un análisis.

Detenerse ante algunas prácticas que ya son rutina, y por eso no las cuestionamos, a veces es necesario para desterrar hábitos que perjudican nuestra carrera como freelancers y con ello, la posibilidad de obtener más y mejores clientes.

Estos son algunos hábitos en los que hay que reparar y revisar con urgencia:

1. Tomar más trabajos de los que puedes manejar

Este es un error común que cometen muchos freelance. No te comprometas con muchos proyectos sin analizar si tienes suficiente tiempo para completarlos con la calidad que tu cliente espera. Antes de ofrecerte para un nuevo proyecto, calcula cuánto tiempo y recursos tomará y cómo el aceptarlo impactará en tus actuales proyectos.

2. No informar a tus clientes sobre el status de los trabajos

La comunicación es clave en cualquier relación, personal o profesional. Para evitar tener problemas con tu cliente, debes mantener una comunicación abierta. Enviándoles nuevos reportes del proyecto, no solo recibirán actualizaciones de status sino que mostrarás lo profesional que eres. Hacer esto permite que ambos estén en la misma página.

3. Utilizar expresiones inadecuadas

Aunque tengas una relación de cercanía con tu empleador, siempre mantén la distancia que los separa. Evita las expresiones de mucha confianza cuando les hables. Sé educado y profesional.

4. No conocer a tus empleadores lo suficiente

¿Mantienes un registro de cada proyecto en el que trabajaste y de los empleadores con los que colaboraste? Conocer a tus empleadores podría reportarte algún beneficio. Podrías utilizarlos como referencias para futuros proyectos, o tal vez ofrecerles una sociedad cuando tu negocio crezca.

5. Enviar propuestas sin personalizar

A los clientes no les gusta recibir propuestas en las que el copiar y pegar sea evidente. Las propuestas sin personalizar hacen creer que no estás interesado en el proyecto. Escribe una propuesta a medida si no quieres hacer enojar a los empleadores o ser eliminado de la lista. ¡Muestra determinación para ganar los proyectos!

6. Posponer constantemente los plazos de entrega

Así como tienes que analizar un proyecto antes de postularte, tienes que analizar cuánto va a tomar antes de comprometerte con un deadline. Si ganas el proyecto y no puedes estimar el tiempo correctamente, posponer los deadlines va a causar malas calificaciones y feedback negativo de tus clientes.

7. Cambiar el precio de un proyecto después de obtenerlo

Imagina que estás en un negocio y encuentras un producto increíble con descuento. Decides que es una gran compra y lo quieres llevar. Pero cuando vas a pagar, el precio volvió a ser el regular. Esto resulta muy desalentador. Esto mismo sucede con los empleadores cuando cambias tu precio luego de obtener un proyecto. Tip: Los proyectos a veces resultan más complejos de los que pensabas, por eso debes conversar sobre ellos detenidamente antes de aceptarlos.

Comparte este artículo:
  • Cargando
  • Buenaventura Rodríguez Rivero

    El primer hábito nocivo es evitar darse de alta en la seguridad social.Es muy grande la tentación de ahorrarse los más de 300 euros mensuales que cuesta el seguro autónomo. O de pagar impuestos.Un estudio realizado por Intuit predice que para el 2020 el 45% de los trabajadores canadienses serán trabajadores por cuenta propia. Y el porcentaje puede ser parecido en el resto de las economías avanzadas.Las plataformas de freelancers les hacen muy fácil publicitar sus habilidades. Un productor de vídeo de Oviedo puede estar ofreciendo sus servicios en Singapur.
    http://thinetic.es/2017/07/05/economia-gig/

  • Carlos Medina

    Buen artículo Valentina Pizarro pero te faltan cosas, que desde mi cátedra como consultor ya bastante viejo puedo aportar para ayudar a los freelancistas chilenos.
    1. Nunca te creas que puedes hacerlo todo. En un 75% de los casos, hay aspectos o detalles que requieren de otros especialistas. Por lo tanto el mejor consejo: crea una red de colaboradores a los cuales les darás parte de tu contrato, además ganando por el trabajo de ellos. Tengo unos 40 colaboradores en toda Europa y hago más dinero gracias a su trabajo de ellos que por el mío mismo. Y me llegan pegas hasta de Canadá.
    2. Alianzas como la mencionada te asegurarán que tus colaboradores TE DEN TRABAJO algunas veces. Entre colegas serios y profesionales nunca eso es un problema.
    3. Es un principio elemental respetar los clientes de tus colaboradores o aliados y exijir que te respeten tus clientes.
    4. No te quedes chico cuando pides emolumentos acorde con tu training y experiencia. Si pides poco, vales poco. Yo no me bajo de mis 250 libras la hora. Sólo en caso de buen volumen en horas se puede negociar menor precio por hora. Estoy haciendo un trabajo para una multinacional americana en sus oficinas de Europa, y no digo el nombre por si algún mediocre chileno se le ocurre llamarles para contarles “quien es Carlos Medina”. Saben de mì más que yo mismo..
    5. El mercado freelance está en auge porque es más barato un consultor externo por hora que un ejecutivo empleado. PERO, para entrar, sostenerse y triunfar como consultor externo, se necesitan NERVIOS DE ACERO. Nada de nerviosismos que denoten que no tienes mucha pega. Mejor parecer tonto ocupado que genio en el paro.
    Chau cabros, buena suerte
    Prof. Carlos Medina de Rebolledo
    “El exitoso agente de la CIA”

Síguenos en Facebook

x