Poder

Lollaempresarios

Tienen 36 años, están a favor del lucro, de la educación gratuita, de la legalización de la marihuana, creen que el voto es una obligación cívica y están a cargo del evento musical más importante del país. Aquí cuentan la épica de un festival que es un negocio, pero también una cultura.

Por: María José López
Fotos: Verónica Ortíz

"Claro que es un buen negocio”, responde Matías Awad, cuando se le pregunta si Lollapalooza es rentable. “De eso veníamos hablando en el helicóptero cuando veníamos para acá”, ironiza su socio Maximiliano del Río.

***

Su viaje a la India lo iluminó.

Sebastián de la Barra estaba en quinto año de ingeniería comercial de la Diego Portales, cuando decidió dejarlo todo. Pescó un avión y partió al otro lado del mundo para perfeccionar sus estudios de yoga. Corría el 2005.

En ese tiempo de reflexión se hizo la pregunta: ¿en qué creen los jóvenes? “En sus ídolos”, pensó entonces… Y la mayoría de ellos, concluyó, están en la música. Entonces se propuso hacer festivales y a través de ellos “transmitir amor”. “Ése es el origen de todo. Con el fin de traspasar unión a través de la cultura y la música”, asegura De la Barra.

Allá conoció a una japonesa, que prendió con la idea y decidió financiarla. Se vinieron a Chile y fundaron Lotus Producciones, empresa que se dedicaría a hacer los recitales “Festival One”. Al primero de ellos le fue mal: llegaron dos mil personas. La japonesa decidió salir de escena y De la Barra optó por seguir solo.

El 2007, dos compañeros del Andrée English School, fanáticos de la música al igual que él, decidieron sumarse al proyecto: Matías Awad y Maximiliano del Río. El primero, agrónomo de la UC, entonces ejecutivo de una exportadora de frutas, mientras que el segundo, ingeniero comercial de Universidad de Chile, trabajaba en una compañía, con cuello y corbata.

Los tres amigos comenzaron a viajar por el mundo viendo cómo se hacían los grandes festivales: Coachella, Austin City Limits, Glastonbury. Y, a principios de 2010 volaron a Los Angeles, a una reunión con Perry Farrell, el vocalista de Jane’s Addiction y creador de Lollapalooza. Entonces le propusieron traer a Chile el festival.

El mismo año, Farrell y su socio Marc Geiger, dueño de la mega agencia musical William Morris, viajaron a Santiago para ver cómo el trío de Lotus empujaba el Festival Maquinaria, que también organizaban. “Notaron que había potencial en nosotros y en el público. Caminamos del Club Hípico al Parque O’Higgins y les dijimos ‘este es el parque donde hay que hacerlo’. Lo miraron y se enamoraron de una”, asegura Max del Río.

Por primera vez el festival salía de Chicago (hoy están además en Sao Paulo, Buenos Aires, Berlín y París). Se convirtieron en socios, aunque aseguran que los términos de la franquicia son confidenciales: no se refieren a porcentajes ni qué socio chileno o gringo tiene más “acciones”.

El primer año invirtieron 9 millones de dólares para echarlo a andar, fueron 100 mil personas, 56 bandas. Seis años más tarde, la versión 2017 requirió 15 millones de dólares y convocó a 160 mil personas y 67 grupos musicales.

-¿Cómo explican el salto?

-Sebastián Meza (SM): Hay dos consolidaciones este año: la del evento, que se ve en la asistencia, seguridad y hasta en el feeling de la gente en el festival. Y la consolidación de nosotros como equipo. Pero queremos afinar las tuercas para seguir apuntalando a éste como uno de los mejores festivales del mundo. El festival va a seguir creciendo.

-Maximiliano del Río (MD): Hemos sido dos veces (2011 y 2014) nominados por los ingleses de Poll Star como el mejor festival del año. Nos ha ganado Glastonbury (el legendario festival de Inglaterra, que se realiza desde los 70). Tenemos que ser nominados por tercera vez y ojalá la tercera sea la vencida. Vamos en el camino correcto.

-¿Qué hacen el resto del año?

-Matías Awad (MA): Se acabó Lolla, pero esto no para. Ya estamos organizando Cirque du Soleil. Tenemos el show de Soda Stereo, el Séptimo día, y estamos siempre buscando nuevos conciertos, recitales, productos distintos...

Si eres suscriptor, continúa leyendo esta nota en el papel digital.
Si aún no lo eres, suscríbete AQUÍ.

Comparte este artículo:
  • Cargando

Síguenos en Facebook

x