Poder

Hacer esta broma en tu entrevista de trabajo puede hacer que te paguen más

Hay una broma que puede hacer que te paguen más. Tiene que ver con un concepto psicológico llamado efecto ancla.

-

entrevista-de-trabajo

Ya pasaste varias pruebas y estás entre los candidatos finales para un puesto de trabajo. En la entrevista con el jefe de Recursos Humanos (o con tu posible futuro jefe), sale el tema del salario al que aspiras y, lo creas o no, este es un buen momento para sacar a relucir tu sentido del humor.

Hay una broma que puede hacer que te paguen más. Tiene que ver con un concepto psicológico llamado efecto ancla. En el contexto de la negociación de un salario, el efecto ancla ocurre cuando alguien pone la primera cifra sobre la mesa.

Si empiezas la negociación con un número demasiado bajo, el entrevistador te hará una peor oferta de la que podría haber sido. Pero si empiezas alto, puede ocurrir lo contrario. Aunque sea un número desorbitado, una broma, el efecto ancla hará que influya psicológicamente en la persona al otro lado de la mesa.

Un estudio realizado por el psicológico científico Todd J. Thorsteinson, de la Universidad de Idaho, descubrió que, incluso cuando la negociación comienza con un número ridículamente alto, un chiste, este puede influir en la oferta final.

“Incorporar un comentario de broma sobre expectativas salariales imposibles puede ser una forma relativamente fácil para los candidatos a un trabajo de establecer un ancla alta y minimizar las reacciones negativas de los empleadores”, escribió Thorsteinson en Journal of Applied Social Psychology. Asegúrate, eso sí, de que la cifra suene realmente a broma.

Cuando una candidata mencionó US$100.000, los participantes le hicieron una oferta promedio de $35.385. Cuando la única ancla era su sueldo anterior, la oferta era de US$32.463. En definitiva, gracias a su broma la candidata pudo cobrar US$3.000 más al año.

Comparte este artículo:
  • Cargando
  • Cuando he contratado personal, (y han sido muchos) siempre que alguien me salió pidiendo cifras por sobre el 20% de los salarios standard para esa función siempre les dije: “Usted es demasiado caro para nosotros” y le mandé a paseo. Los chilenos son conocidos por querer hacerse los simpáticos en las entrevistas. NO SE LLEVA. Lo que vale es la seriedad y demostración de profesionalidad, de realismo consigo mismo. Os recomiendo NUNCA hacer chistecitos ridículos. Nunca he ofrecido un puesto de trabajo a un chileno por lo dicho antes.

    • Trinidad Zamorano

      Bueno saber que usted discrimina por idiosincrasia, así se sabe que las personas que no quedaron no fue porque no tuvieran las actitudes sino porque el entrevistador era básico en criterio.

      • Como definió Kant, las ideas son el comienzo de todo. Si un chileno demuestra poco criterio haciendo chistes o bromas cuando se le entrevista, pues es el síntoma que sigue en el Medioevo en cuanto a su profesionalidad. En la vida laboral moderna no se puede ser ni Sancho Panza ni Quijote, y yo ninguno de los dos.

        • Zunny

          Ups!.. que grave, mi respetable opinión ahí debe prevalecer el criterio de ambos en especial del entrevistado.
          Creo si dentro de la conversación hay un leve espontaneidad no ser tan rígido y dar unos buenos argumentos, se puede logar el objetivo.

          • Respetable opinión es de quien contrata. El pide “pega” está en desventaja, entérate.

          • Nikolas Álvarez

            Cada persona razona de la manera en que lo forman y así también se deja influenciar por ésta si así lo decide. Los pide “pega” se encuentran en desventaja por el solo hecho de solicitarla, y con esto ya pierde el poder de negociación en el inicio, y la misión del “reclutador” es ser lo más arbitrario posible, tomando en cuenta que cada individuo se desempeñará de acuerdo a factores internos de la empresa y externos .
            Por lo anterior, es que también repudio su razonamiento basado en la nacionalidad y lo considera básico.
            Realmente creo que ésta técnica le ha dado buenos frutos y reafirma la cultura depredadora del Capitalismo en el que vivimos, que por lo demás es lamentable, pero así como definió Kant; las ideas son el comienzo de todo…. pero solo el comienzo, el camino lo construye usted, y el resultado es el nefasto pensamiento discriminatorio que expone.
            Yo soy chileno, y no me siento identificado con su descripción y comportamiento, aún así, creo que existe en gran cantidad el prototipo descrito, pero no solo son chilenos.

  • Javier Cea

    …como la contraparte también sabe que la primera cifra del candidato será elevada, su primera aproximación o proposición, también será ridículamente baja y finalmente se encontrarán y acordarán un punto de equilibrio para ambos. No sé si en la realidad local se pueda dar. Creo que las pretensiones del candidato deben basarse en logros comprobables (proyectos en los que participo, resultados que obtuvo, herramientas que utilizó, personas que le toco dirigir, etc.) por el seleccionador o futuro empleador, ya que, son argumentos difíciles de cuestionar…es mi humilde opinión.

    • LLevas razon Javier, es eso, pero como el asunto de sueldos y salarios es importante para ambas partes, es más lógico creo yo moestamente que el candidato ya vaya informado del nivel de sueldos para su profesión y experiencias. Hay varios website con información al respecto. Si yo buscara una posición de CEO en Chile, cuando me preguntaran ¿cuáles son sus pretenciones de sueldo? contestaría como mi amigo Michael O’Leary CEO del gigante RYAN AIR: “Aceptaría como sueldo el 50% de las utilidades que yo origine y que sobrepasasen las ganancias actuales.” Suena loco, como hace
      él muchas veces ante las cámaras de TV, pero no lo es del todo. La lógica es simple y sabia, si mi formación, conocimientos y experiencia van a producir un volumen mayor de net profit, es lógico que yo gane por eso, y no un simple sueldo. Michale se embolsa ahora 550 millones de Euros al año como sueldo de CEO. Y lleva 22 años como Chief executive de Ryan Air, uno de los hombres más ricos de Europa. Estoy casi seguro que no hay en Sud América nunca empresa o transnacional que aceptara un trato así, somos demasiados tontos.