Revista Capital

A días de la elección en EE.UU: La anticampaña publicitaria de Trump

A menos de una semana de las elecciones presidenciales en Estados Unidos, la distancia entre Donald Trump y Hillary Clinton es cada vez menor. Ayer The Washington Post le daba un punto de ventaja al candidato republicano y hoy el New York Times hablaba de tres puntos arriba para Hillary, lo que considerando el margen de error, se trataría de un empate técnico, donde todo puede pasar.

Pese a dichos donde habló de castigar a los migrantes, ha denostado el rol de la mujer y acusado la ineptitud del gobierno de Obama hay una masa que sigue al millonario. ¿La razón? “La imagen de Trump para todo el mundo es bien nefasta por todas las medidas extremadamente nacionalistas que ha anunciado. Sin embargo, esa misma visión ha seducido a muchos estadounidenses”, dice Alvaro Becker, director general creativo de la agencia de publicidad Young & Rubicam.

Así,  la carrera presidencial norteamericana es casi un caso de estudio para los publicistas. “Curiosamente todas sus medidas populares lo han puesto en discusión, la gente habla de él, y para público más desinformado Trump encarna más los valores más americanos que Hillary Clinton. Esto tiene muchas aristas para estudiar: cómo algo que es malo para el mundo le hace sentido a los estadounidenses”, asegura Becker.

 

De la política a la farándula

Cómo se construyó Trump el político, es otra de las preguntas que ronda frente a la disputa. Hillary Clinton ha gastado más de 211,4 millones de dólares en publicidad durante la campaña lo que no le ha valido asegurarse el triunfo. Según Bloomberg, Clinton ha desembolsado casi tres veces más que lo que ha dispuesto Donald Trump: 74 millones de dólares. Sin embargo, Trump ha aprovechado de estar en todas las conversaciones de Estados Unidos. “Eso lo hace particular y encarna todo el exitismo gringo. El típico millonario que cree en el sistema, que lo reafirma, que cree que cerrando EE.UU. la gente va a ser más rica”, dice el publicista.

Además, dejó de aparecer en los periódicos de política y economía para salir en los de farándula. Según Becker, esto hizo que figurara en noticias donde hay mayor lectoría: “Ha estado en las portadas de todo el mundo. ¿De quién se habla más hoy? De Trump. Después viene el contenido. Si eso los estadounidenses lo quieren o no, se va a ver el martes”.

Si en Chile a algún candidato fuera parte de los escándalos que ha destapado la campaña norteamericana, éste automáticamente de bajaría, asegura Becker, “pero es increíble que hasta con las cosas malas que se publican de él, crece en las encuestas. Había un artículo que decía que la broma llego demasiado lejos. La mala publicidad en el sentido político es tan buena como la buena publicidad. Es lo que ha pasado con Trump”.