Poder

Diputado Felipe Kast: “La Presidenta tiene un problema de conexión con la realidad”

El presidente de Evópoli coincide con Bachelet en que no hay un giro a la derecha, sino una desmoralización de la izquierda. Y que “desde la soberbia de la Moneda, ella piensa que cuando la gente rechaza las reformas de su gobierno es porque no entienden. Y eso equivale a suponer que las personas son tontas”.

-

felipe-kast

“La presidenta no tiene conciencia de que las reformas que se impulsan generan costos en la sociedad, no asume ninguna responsabilidad en la desaceleración del país, ni de que las decisiones tomadas fueron equivocadas”. Así de enfático reaccionó el presidente de Evópoli, Felipe Kast, a la entrevista a la presidenta Michelle Bachelet publicada hoy en Capital.

“Me pareció que la Presidenta tiene un problema de conexión con la realidad. Me preocupa que no exista una autocrítica. Ella se aferra a números que claramente son completamente irrelevantes con las expectativas que había en las elecciones municipales. Por lo mismo, creo que cierra la puerta a buscar un cambio de rumbo para el último año y medio que le queda de gobierno. Da cuenta de que, una vez más, perdió la oportunidad de construir una coalición que tenga éxito”, asegura.

-En la entrevista publicada hoy en Capital, Bachelet asegura que el resultado de las municipales del domingo no da cuenta de un giro a la derecha. ¿Está de acuerdo con su diagnóstico?

-El voto voluntario hace que haya que leer distinto el resultado. Lo que hay es una desmoralización de la izquierda, una desafección con el gobierno que hace que los votantes no vayan a votar. El votante de centro derecha, en cambio, concurrió a las urnas a pedir un cambio, lo que generó que la balanza que se cargara fuertemente a ese lado en los resultados. La gracia del voto voluntario es que permite que el votante desafectado pueda castigar a su propia coalición quedándose en su casa. Por eso, vimos un votante de Chile Vamos con más esperanza de cambio. Lo que no puede ocurrir es un triunfalismo de lo que vaya a ocurrir el próximo año. Esto genera un ánimo, pero el proyecto político tiene que entusiasmar a la ciudadanía para que nuestros votantes vayan a las urnas, por eso es tan importante que la centroderecha tenga primarias. Es la opción de mostrar un proyecto político y movilizar a la ciudadanía. La gran pregunta es qué va a hacer la Nueva Mayoría en las próximas elecciones.
-Bachelet aseguró que los resultados de la elección municipal son un castigo para toda la clase política, no sólo para la Nueva Mayoría…

-Ella misma se contradice cuando dice que la gran caída de votantes fue en la Nueva Mayoría...

-¿Qué le parece su opinión respecto del conflicto con la DC, donde ella baja el perfil a la salida de ese partido al comité político?

-La presidenta está evadiendo el problema de fondo, y lo más sintomático es cuando se refiere a la salida del ministro Burgos, asegurando que se dieron un gran abrazo cuando se vieron en el estadio. Claramente no quiere enfrentar el tema de fondo de que personas de su coalición no acepten que éste ha sido un gobierno equivocado en su construcción.

Comparte este artículo:
  • Cargando
  • Carlos Medina

    EL DIPUTADO KAST LLEVA RAZON, pero sólo parcialmente porque no ataca el problema principal de la gobernabilidad chilena: que no existe Auditoría de resultados, como la tenemos en Suecia y yo mismo he sido nombrado Auditor Público de las cuentas del Estado en la región de Scania, que incluía control de gestión de los Servicios de Salud y otros servicios. NADIE sabe en Chile, porque nadie hace cálculos del efecto de las medidas políticas tomadas, menos por la aplicación de las leyes. Los “ingenieros” (¡imagínense economistas ingeniosos en las empresas!) economistas chilenos no saben hacer proyecciones para la administración pública, apenas cálculos aritméticos. Un país como Chile, que se precia de ser moderno, contemporáneo al desarrollo de Estados Unidos y Europa, a los cuales imita, no puede seguir dilapidando recursos financieros y humanos sin saber qué resultados se obtienen. Bastaría con mencionar la terriblemente mala gestión de los canales de televisión estatales. NO informan, No educan, No cuestionan. No debaten. Y nadie audita sus resultados, más que constatar que son deficitarios porque no convencen ni venden. Si me pongo a auditar los hospitales de seguro me encontraría con presupuestos abultados, dilapidación de insumos, sobreprecios en la construcción de hospitales. Y no me extrañaría encontrarme con “doctores” que no han terminado sus estudios.¿ES CHILE UNA REPUBLICA BANANERA? No me lo creo. Quienes creen eso son algunos partidos que se han sumado al poder por éso, no por seriedad ideológica y por llevar un proyecto sustentable, de mejoría de las condiciones de vida y servicios para las mayorías. Por el camino que Chile camina, con una reforma educacional que garantiza el bachillerado para todos, las universidades chilenas se convertirán en aquellas de la Revolución de París del 68: TITULOS PARA TODOS LOS CAMARADAS.

Síguenos en Facebook

x