Poder

Ocho consejos para fomentar la creatividad en su empresa

Lo ideal es seguir trabajando duro hasta que las buenas ideas y vibraciones acuden a nuestra mente por sí solas.

-

pixar_03

Desde hace ya algunos años, algunas empresas han comenzado a dar gran importancia a la creatividad e innovación, atrayendo a trabajadores talentosos que encuentren soluciones originales a ciertos problemas y necesidades concretas.

Por ello, los profesionales están tomando más conciencia del valor que se les otorga al saber desarrollar nuevas formas de negocios o mejorar las ya existentes en base a su creatividad.

Los siguientes son ocho consejos para ayudar a potenciar esa capacidad:

El pensamiento creativo requiere práctica, por lo que es necesario alejarse de las tareas rutinarias para poder desarrollarlo. Deje fluir la mente, disfrute de los pensamientos, piense problemas o situaciones e imagine soluciones impensables y descabelladas.

Es necesario abandonar su zona de confort, y evaluar la realidad desde un punto de vista diferente. ¿Acaso alguien cree que haciendo siempre lo mismo va a obtener mejores resultados?

Potenciar la creatividad a partir de aspectos de la realidad aparentemente irrelevantes, pueden surgir ideas, dudas, planteamientos, conexiones conceptuales… todo lo que nos llame la atención puede ser un estímulo para enfrentarnos a nuevas realidades y posibilidades.

Aplicarse a juegos de estrategia mejora bastante la creatividad. El juego es un ensayo perfecto para potenciar tu habilidad para abordar de formas innovadoras ciertos problemas y retos de la vida cotidiana (tanto de la laboral como de la personal).

Deje madurar las ideas, ya que no nacen siendo la mejor, sino que deben desarrollarse poco a poco y sin presión. Con el tiempo, las ideas van madurando y se van amoldando a la realidad, siendo más útiles, prácticas, adecuadas y abordables.

La única forma de poner a prueba una idea es llevarla a cabo, por lo que se deben asumir riesgos inteligentes, valorando todas las posibilidades y aislando los posibles contras. Si tenemos controlados todos los flancos, será más probable que esa idea sea mejor y, eventualmente, ayude a la empresa a mejorar.

Cuando hace lo que le gusta y está tan inmerso en ello que no siente el paso del tiempo, es mucho más sencillo que tu creatividad se estimule y seas capaz de encontrar mil formas de mejorar tu rendimiento.

La creatividad es caprichosa y hay días en que cuesta encontrarla. Un error común es tumbarse y no hacer nada hasta que una buena idea nos sobreviene. Eso simplemente no es eficaz. Lo ideal es seguir trabajando duro hasta que las buenas ideas y vibraciones acuden a nuestra mente por sí solas. El trabajo estimula la creatividad; la inacción solo la desincentiva y nos vuelve pasivos ante los retos diarios.

Revise el artículo completo en Entrepreneur.

Comparte este artículo:
  • Cargando