Revista Capital

Cinco maneras de diferenciar a un jefe de un gran líder

Algunos líderes como Bill Gates, Ralph Lauren, o Richard Branson se han convertido en una leyenda.

Sydney Finkelstein, profesor de la Escuela de Negocios Tuck de Dartmouth, cree que cualquier profesional puede seguir su ejemplo para alcanzar la grandeza. En su nuevo libro, "Superbosses: How Exceptional Leaders Master the Flow of Talent", argumenta que adoptar ciertos comportamientos  es clave para el rendimiento de su empresa y su legado.

Aquí les compartimos las seis mejores prácticas que recomienda:

1. Buscar el talento en todo el mundo

Finkelstein observa que los mejores líderes, encuentran talento en lugares inesperados, desde los trabajadores de restaurantes hasta una persona que trabaja en el correo. Siempre están al acecho, y si encuentran a alguien que es grande, van a contratarlo.

2. Trabajar en estrecha colaboración con su gente
"La gente le tiene miedo a la microgestión", señala Finkelstein, y de hecho, gran parte puede llegar a ser patológico. Pero "Steve Jobs fue un micromanager. Jeff Bezos es un micromanager. No soy partidario de lo micro, pero voy a decir que quiero llegar a estar cerca de eso", agrega.

Resulta que los jefes que se enrollan las mangas y trabajan muy de cerca con los empleados son dramáticamente más eficaces.

3. Dejar ir a la gente 
"Una de las cosas que los grandes jefes están dispuestos a dejar ir es el talento", dice Finkelstein.

Esto puede sonar contradictorio, pero se dan cuenta de que no se puede obligar a nadie a permanecer con su compañía  y en lugar de quedar en malos términos, se aseguran de que sus antiguos empleados se convierten en parte de una red de alumnos, que posteriormente darán pie a que puedan convertirse en nuevas oportunidades de negocio.

4. Confiar en su instinto
Como profesor de la escuela de negocios, Finkelstein con frecuencia le advierte a sus estudiantes que la financiación básica y la capacidad de análisis son apuestas de mesa en el mundo de los negocios. "Lo que es verdaderamente insustituible, son el juicio y la creatividad, rasgos que un buen jefe empresarial tienen en abundancia", señala.

5. Mostrar a sus empleados por qué su trabajo es importante
¿Cómo pueden los líderes ser más inspiradores? La investigación de Finkelstein muestra que los líderes inspiran a sus empleados cuando ellos muestran que la misión de la empresa es "una cosa increíblemente importante que todos estamos tratando de lograr."

Los empresarios necesitan aprovechar su auténtica pasión y compartirla de manera positiva. Los mejores jefes,  buscan alentar a sus empleados para tener éxito y construir confianza.

6. Cómo ampliar la compañía
Los mejores corporaciones culturales son las que impregnan a fondo en una empresa, y no dependen de cualquier líder. La manera de crear una huella duradera, dice Finkelstein, es compartir de manera explícita sus valores y hablar acerca de por qué son importantes con toda la compañía.

Y, con el entrenamiento práctico, se puede enseñar el enfoque que quieras a tu equipo.  Entrenar a tres o cinco u ocho personas que están trabajando directamente para que aprendan lo que se busca, es adaptarse a las características de un buen líder, "es la manera para que ellos potencialmente puedan convertirse en grandes jefes y hacerlo después por sus propios equipos", asegura.

Revise el artículo completo en Business Insider