Revista Capital

Rousseff abre espacio a aliados capaces de salvarla del juicio político

ff

La Presidenta brasileña Dilma Rousseff, que busca abrir espacio en ministerios y entidades gubernamentales a aliados capaces de salvarla del impeachment, destituyó al presidente del Instituto Brasileño de Turismo (Embratur).

El funcionario, Vinícius Renê Lummertz Silva, fue designado en 2015 por el vicepresidente Michel Temer, del partido centrista PMDB, que la semana pasada rompió su alianza con el Partido de los Trabajadores (PT, izquierda) de Rousseff y se sumó a la causa del impeachment, promovida por la oposición en el Congreso.

Desde entonces, Rousseff emprendió una limpieza de cargos vinculados al PMDB, entre ellos el del director general del Departamento Nacional de Obras contra la Sequía (DNOCS), el de la Compañía Nacional de Abastecimiento (Conab) y el de la Fundación Nacional de Salud (Funasa).

El PMDB cuenta aún con seis ministros en el gabinete de la presidenta, que expresaron su deseo de permanecer, en abierto desacato de la orden dada por la dirección partidaria.

Rousseff busca premiar, con ministerios y cargos en el segundo y el tercer escalón de la administración, a partidos de la base aliada capaces de garantizarle un apoyo en el proceso de destitución, para compensar la pérdida del PMDB, que cuenta con 69 diputados.

Una moción de destitución de la jefa de Estado debería ser aprobada por 342 de los 513 diputados, antes de su tramitación en el Senado. Los cálculos y las cábalas se multiplican estos días sobre los resultados de esa votación, que podría ocurrir hacia mediados de mes.

Revise el artículo completo en La Razón.