Poder

Humberto Maturana: “No tengo nada que ver con el coaching”

El científico y filósofo Humberto Maturana, está molesto y quiere contar su verdad. Acusa un mal uso de su trabajo como insumo para el coaching, el que, a su juicio, tiene algo de conspirativo, de manipular al otro y de crear cierta dependencia. Y da nombres y apellidos. Sobre la corrupción en Chile, dice que ésta no es responsabilidad de un modelo económico, sino que siempre es de las personas.

Por: Margarita Hantke
Fotos: Verónica Ortíz

Maturana

Humberto Maturana accedió a dar esta entrevista porque hace tiempo se siente incómodo. El día que se estrenó la serie de minidocumentales LabStars (que transmitió Canal 13) sobre destacados científicos chilenos –donde Maturana figuraba como uno de ellos–, el biólogo se preocupó: líderes mundiales lo alababan como el hombre que revolucionó el entendimiento de lo humano, incluido el Dalai Lama que, incluso, le agradeció haberle cambiado la óptica de su filosofía. Sin embargo, y a diferencia de los demás videos, el suyo no dejaba claro cuál es su aporte.

Hace poco, en la Expo Milán, estando con el ex presidente Lagos, Maturana contó a la Escuela de Terapia Sistémica lo que hace en Matríztica y tuvo que dejar en claro que, al igual que ellos, el coaching nunca ha sido parte de su quehacer. Pero lo que finalmente lo llevó a acceder a contar aquí su molestia, se produjo durante su visita a la Escuela Superior de Administración de Empresas (ESADE), en España, donde lo felicitaron por ser el “abuelo del coaching ontológico”.

-¿Usted tiene que ver con el coaching ontológico?

-Nada.

Maturana no es cualquier científico. Sus ideas no sólo remecieron al Dalai Lama, sino que inspiraron el juego en cancha que llevó al club Barcelona a la cima (sí, lo estudian Cruyff, Guardiola, Paco Seirulo, Zubizarreta, Lillo, y motivaron el cambio cultural en HP, siendo Carly Fiorina, hoy candidata republicana, la gerente de Recursos Humanos).

Sus ideas han derivado en asesorías a ilustres de la talla de la ex candidata brasileña Marina Silva, e incluyendo a todos los jefes de Estado de Chile (hasta Pinochet quiso conocerlo), empresarios famosos, ministros, epistemólogos, entre otros. Sus libros han sido traducidos a más de 20 idiomas, las dos nominaciones suyas al Nobel fueron aceptadas, en suma, todos quieren conocer a Humberto Maturana. ¿Por qué, entonces, un científico que parece rock star aparece relacionado con conceptos que no tienen nada que ver con su trabajo?

 

El origen

-Es conocida la historia suya con Fernando Flores. ¿No será ése el punto de partida en que su trabajo científico y epistemológico se contaminó con el concepto de “coaching”?

-Puede ser. A ver, la señora de Fernando Flores me pidió si podía ir a verlo a Tres Álamos (el campamento de prisioneros políticos que operó en dictadura). Él había leído De máquinas y seres vivos y quería conversar. Así que fui dos o tres veces por mes durante ocho meses a hablar de biología del conocimiento y lenguaje.

-¿En Tres Álamos permitían eso? ¿Y, usted, por qué aceptó?

-El lugar era la antesala al exilio o “liberación”. Yo la llamaba la Escuela de Altos Estudios Políticos porque todos eran políticos. Y accedí porque me dedico a “profesorear”. No había nada humanitario, sino el interés de conocer a quien había leído mi libro y compartir mis ideas con alguien que mostraba curiosidad. Fue una relación profesor-alumno, nada personal o de formar amistad.

-Pero a Flores usted ya lo conocía de antes…

-Sí, durante la visita de Stafford Beer, un cibernetista que vino a Chile en la época de Allende para implementar el proyecto Cybersyn, un sistema que le iba a permitir al Gobierno saber en tiempo cero y en presente mismo el estado de la producción de las distintas empresas estatales en Chile. Con el golpe militar, Beer y otros se tuvieron que ir.

-Ustedes con Flores se vuelven a encontrar. En Estados Unidos, cuando él ya había partido al exilio…

-Fernando recibió una invitación de Werner Erhard para formar parte de la fundación. Me tocó viajar y nos juntamos varias veces. Un día, Erhard me invitó a pasar por allá y a hacer un informe de uno de sus talleres donde participaban unas 300 personas y que duraban tres días. La gente hablaba de sus dolores, en una situación bastante catártica.

-¿Y qué puso en su informe?

-Primero, que parecía una cofradía. Segundo, había gente dispuesta a contar cosas muy personales. Muchas mujeres violadas por parientes. Y que no cabía aplaudir porque culturalmente el acto implica, aunque no se quiera, aprobación. No estaba de acuerdo con sus teorías del entendimiento. Fernando, en todo caso, estaba muy involucrado con la fundación y había sacado un Doctorado en Filosofía en Berkeley. Conversamos mucho y él inventó lo que llamó “conversaciones para la acción”, que eran talleres donde toma la idea del coaching de unos filósofos ingleses y lo une al concepto de “actos del habla”.

-Es decir, Flores lo inserta a usted –sus teorías– en esta suerte de mix de ideas…

-Usó lo que aprendió conmigo y el tema de los actos del habla con una visión política. Yo nunca he tenido esa visión porque no hago las cosas para obtener resultados. Yo busco comprender la naturaleza del vivir. Fernando le da un toque empresarial. Como político, tenía muchas conexiones y redes y eso le permitió ganarse la vida inventando talleres. Pero no tuve nada que ver con lo del coaching. Ahora entiendo que no sólo era su biólogo de bolsillo, sino también su filósofo de bolsillo. A fines de los 80, él ya estaba impregnado de lo que había aprendido conmigo: no existe realidad independiente del observador y, por lo mismo, no hay verdad absoluta sino operaciones de distinción que hace cada observador.

-En todo caso, parece que lo ayudó a difundir su obra, porque después varios discípulos de él usaron sus ideas en propios proyectos…

-Tuvo dos discípulos en especial, Rafael Echeverría y Julio Olalla, que después se separan de Fernando y me invitan a hacer algunas conferencias filmadas. No tuve problema, porque quedaba claro que yo era el que decía lo que decía. El problema vino después, cuando tomaron mis conceptos –el observador, por ejemplo– y lo redefinieron a su arbitrio.

Cuando mira hacia atrás, Maturana no descarta que la distorsión se originara en su relación con Fernando Flores. “(Él) le da un toque empresarial. Como político, tenía muchas conexiones y redes, y eso le permitió ganarse la vida inventando talleres”.

-¿Y le pagaron por esas charlas filmadas?

-Sí. Yo era bastante conocido y haberme pedido a fines de los 80 que participara de esta manera de sus talleres les daba cierto prestigio, pero eso no quería decir que estuviera haciendo el taller con ellos.

-Ahora, usted no puede impedir que otros tomen su obra y la interpreten o apliquen a su manera...

-No. Lo que sí me parece poco ético es lo que hicieron después. En algún momento, Echeverría me dice que quería escribir la historia de mis ideas. Acepté y nos estuvimos reuniendo periódicamente por meses. De repente, esto se acaba y no supe nunca más de él hasta que un día nos encontramos en la calle. Fue posterior a la publicación de su libro Ontología del lenguaje. Lo saludo y le pregunto “bueno, ¿y qué pasó con el libro que ibas a escribir de mis ideas?”. Me dijo que no se acordaba. “Pero cómo, si incluso tenías registros en cintas”, le comenté. Y me contestó que las cintas se borraron y que él había sufrido de amnesia.

-¿Amnesia? ¿De verdad o estaba siendo irónico?

-Me lo dijo en serio. No sé cómo interpretarlo. Y cuando vi su libro me di cuenta de que había unas cuantas referencias a mi persona, pero que gran parte del escrito usaba mi lenguaje textual.

-¿Y por qué no los demandó?

-Porque hasta el día de hoy lo que busco conservar es un quehacer ético.

-¿O sea, usted asume las consecuencias de no haber actuado?

-Sí. Yo no busco resultados y mi principal aspiración es comprender la naturaleza del vivir, nunca me quedo atrapado en nada. Me gusta trabajar solo o con alumnos o con colaboradores efectivos. Como en Matríztica, donde con mi socia, y mis colaboradores, ya llevamos 17 años trabajando juntos.

 

La ética, la autonomía y la manipulación

-Con el tiempo, usted decide fundar su propia empresa. Y delegar la gestión…

-Sí. Primero con mi socia y con la que pagamos caro nuestra ingenuidad. Unos contadores nos robaron varios millones de pesos. Pero luego convocamos a un grupo de colaboradores que, desde el respeto por lo que hacemos, nos hemos mantenido siempre los mismos. Para mí, Matríztica fue lo que llamo la “sobrevida”. Significó la posibilidad de seguir existiendo de manera creativa. Me amplió la mirada reflexiva y de acción. Estaba dedicado a entender los seres vivos como podrían ser las mariposas y ahora entiendo que los seres humanos no somos mariposas, sino seres biológico-culturales.

-¿Y, entonces, por qué se le siguen apareciendo los fantasmas del pasado?

-Bueno, por eso me gustaría aclarar y distinguir entre lo que algunos ofrecen como talleres de coaching colgándose de un concepto que yo acuñé, la biología cultural, y lo que Matríztica realmente hace. Cuando Flores, Echeverría y Olalla juntan mis conceptos del observador y del lenguaje como coordinaciones consensuales de la emoción y el hacer en el convivir con lo que ellos tomaron de filósofos ingleses –coaching y actos del habla–, me involucran en consultorías que jamás se me ocurriría impartir.

-Algo tendrán los actos del habla que hicieron millonarios a Flores y varios otros llamados “coach”…

-El riesgo de los actos del habla es que los puedes transformar en instrumentos de manipulación, más que en responsabilidad de tu quehacer. El “coaching ontológico” ha terminado en un modelo donde la persona desaparece. Se erige como un manual con los pasos a seguir. Las grandes escuelas de pensamiento de Europa han dejado atrás el concepto de coach no sólo porque tiene algo de conspirativo, de manipular al otro, sino también porque crean una cierta dependencia. Y el coach pronto prueba que no tiene la energía ni tiempo de hacerse cargo del coachee. Le entregan una técnica y no se hacen cargo de lo que pueda pasarle una vez terminada la relación. He conocido casos donde se pierde el foco. Empresas que contratan a un “experto” para que haga coaching a un grupo de ejecutivos, por ejemplo, con la finalidad de conocerlos y “ablandarlos” para luego despedirlos. Para que entiendan que lo mejor es dejar de trabajar en ese lugar. Y está el coach, que construye una relación con 30 personas para después decirles que tienen que dejar sus puestos. No es un trabajo fácil.

-Algo tendrá Maturana que igual los coach e “imitadores” buscan citarlo…

-Pienso que tienen una relación dual conmigo. Muchos venden sus propios servicios de coaching “basados en la teoría del lenguaje del doctor Maturana”. Y así como me usan, me mantienen lejos del negocio. Les sirvo por el nombre, pero no por lo que verdaderamente enseño, porque eso supone un trabajo mayor de aprendizaje que permita entregar entendimiento. No técnicas, sino reflexión.

-¿Qué quiere, a fin de cuentas?

-Me gustaría dejar en claro que yo vivo en un quehacer ético y que soy respetuoso de quienes deciden dedicarse a hacer coaching. La conciencia ética es indispensable para que haya respeto, honestidad y colaboración. La convivencia democrática sólo ocurre si hay: honestidad, mutuo respeto, equidad, ética social, reflexión, colaboración y conversación. Y todo esto deberíamos aprenderlo espontáneamente desde pequeños y si no es así, más tarde de manera intencional en la reflexión. También se pueden abrir conversaciones liberadoras. Como lo pone un colaborador, si un gerente de informática sabe perfectamente cómo funciona un computador, ¿por qué las personas que trabajan con personas no saben cómo ellas operan y funcionan?

 

“Hoy no estamos viviendo en democracia”

-¿Cuál es su lectura de los casos de colusión que se han conocido en los últimos meses?

-Me parecen una vergüenza. Lo magnífico es que se están conociendo. Antes estaban y no se veían. Estos casos revelan la psiquis de una forma cultural muy antigua de obtener ventajas a cualquier precio, sabiendo que se trata de conductas deshonestas. Que ahora se estén investigando es un buen comienzo para limpiarnos de tanta basura.

“Cuando se viola la confianza, se borra la historia. Por lo tanto, se requiere un nuevo comienzo. La gran responsabilidad de los empresarios y políticos hoy es comenzar conscientemente a convivir en la honestidad”.

-Estos casos y los escándalos políticos han demolido las confianzas. Y sin confianza no hay colaboración. ¿Cómo hacer para recuperarla?

-La confianza no es una cosa que se pone o se saca. Como dice mi colega, Ximena Dávila, las relaciones de confianza surgen producto de una historia de convivencia en la que no nos sentimos traicionados. Es un modo de convivir en que me importa la armonía de la comunidad a la cual pertenezco y cuando se viola esa confianza, se borra la historia. Por lo tanto, se requiere un nuevo comienzo. La gran responsabilidad de los empresarios y políticos hoy es comenzar conscientemente a convivir en la honestidad.

Hablamos mucho de que volvió la democracia, pero ¿volvió? ¿Democracia es sinónimo de apertura para la pillería? La democracia sólo ocurre en un convivir en la honestidad, en la ética social, la colaboración, la equidad, la conversación que lleva a la reflexión en el deseo de vivir y coexistir juntos que permite corregir los errores. Pero esto puede ocurrir sólo si se desea. ¿Lo deseamos de verdad? Lo que me preocupa es que hoy no estamos viviendo en democracia, lo muestran la corrupción, las mentiras hasta en el ámbito deportivo y los conflictos étnicos. ¿Desde dónde es que no nos podemos poner de acuerdo para una convivencia que sea, en efecto, democrática?

-Para algunos, estamos viviendo un cambio de paradigma en el que la sociedad se hace cada vez más horizontal. ¿Coincide?

-Un cambio de paradigma habla de cambio de reglas. Pienso que esa expresión no hace referencia al modo de vivir espontáneo en la honestidad que se vive como algo propio, como algo que queremos. Sí creo que estamos en los albores de un cambio de modo de vivir y convivir, en la medida en que nos damos cuenta de que vivir en la deshonestidad nos avergüenza y no queremos conservarla. Por lo tanto, no basta con anunciar que hoy estamos en un cambio de paradigma. Más bien ocupémonos seriamente hacia dónde queremos ir como país.

“Hoy no estamos viviendo en democracia, lo muestran la corrupción, las mentiras hasta en el ámbito deportivo y los conflictos étnicos. ¿Desde dónde es que no nos podemos poner de acuerdo para una convivencia que sea, en efecto, democrática?”.

-¿Qué responsabilidad le atribuye al libre mercado en que haya desigualdad y escándalos de corrupción?

-La corrupción no es responsabilidad de ningún modelo o teoría económica. Es siempre de las personas. Echarle la culpa a algún modelo económico es no asumir responsabilidad y revela ceguera social. La corrupción no surge de un modelo político o económico sino de la ambición, avaricia y el afán de poder, emociones todas que llevan a la deshonestidad.

-¿Debiéramos avanzar hacia otro modelo de desarrollo?

-El crecimiento económico no es lo central. Más bien la transformación de la economía con una visión de los procesos cíclicos de conservación de la armonía de la biósfera y la antropósfera (creaciones humanas), con conciencia de que todo crecimiento indefinido de la población lleva al desastre biológico-ecológico. Esto implica un cambio en nuestra psiquis relacional que está distorsionada por la ambición, la competencia y la búsqueda de éxito.

-Si pudiera asesorar a la presidenta Bachelet, ¿qué le diría?

-Que fuera ella misma y que actúe desde su conciencia social y ética.

-Pero así es como se ve que está actuando. Y, sin embargo, tiene alto nivel de rechazo…

-Bueno. Es parte de las consecuencias de lo que ella quiere conservar. Tal vez le diría que escuche más las quejas y dolores del ciudadano común y corriente.

-¿Le han preguntado desde el Gobierno su opinión sobre las reformas y otros temas?

-No.

-La gratuidad universitaria, ¿ayudará a alivianar las tensiones sociales en Chile? ¿Y a mejorar la calidad de la educación?

-La gratuidad no es lo central, sino el hecho de que la educación será responsabilidad del Estado y con ello su costo lo pagarán los contribuyentes. Cuando estudié en esas condiciones, me sentí agradecido por haber recibido la educación de esa manera y con sentido de responsabilidad social por ello. Si no se es consciente de esto, se entiende la gratuidad como algo sin valor, cuando es exactamente lo contrario.
Lo importante es que la juventud crezca consciente de su responsabilidad social hacia la comunidad que ha hecho posible su educación como ciudadanos. Si sucede, el país vivirá una verdadera democracia en la colaboración y el mutuo respeto. Y si somos honestos, disminuirán las tensiones que hoy se viven. La calidad estará determinada por su orientación hacia la formación de ciudadanos serios y responsables, cualquiera sea su quehacer. Y esto depende de la formación humana, no sólo técnica, de los profesores y profesoras.•••

Comparte este artículo:
  • Cargando
  • FCastro

    Que buen momento eligió Humberto Maturana para acusar el mal uso de sus ideas, de su trabajo como insumo para comerciantes que se han hecho ricos a partir del coaching- Lo reprobable es el robo de las ideas, el no dar los creditos correspondientes y el auto asignarse una genialidad que no se tiene. Como en los casos de corrupcion que estamos sufriendo, donde el mas vivo lleva las de ganar, como en el tango “cambalache”

  • Fernando Jiménez

    No todos los que vendemos nuestro trabajo vendemos lo mismo, el coaching bien manejado y bajo un esquema ètico al igual que la ciencia puede tener excelentes resultados, habría que analizar la gran pregunta, para que hacemos lo que hacemos? Cual es nuestro proposito? Si tenemos el genuino deseo de ayudar y promover el bien y honrar la voluntad del otro se vale!! Un abrazo!!
    Coach Ejecuivo

  • CAL

    Ciertamente el poder sobre el otro, la manipulación y el ejercicio en favor de quien paga y no del cocheado, son alternativas del ejerecicio del Coaching. Como también lo es el comportamiento ètico, responsable y a favor del ser humano. La cuestión se complica cuando quienes enseñan y se han convertido en los popes de la actividad, aparecen cuestionados en sus comportamientos éticos.
    Es posible que el Coaching termine pasando de moda. Difícilmente lo hagan las ideas de H. Maturana, aún con sus contradicciones.
    Para la reflexión profunda, su cita en relación a la necesidad de propiciar un cambio en nuestra “psiquis relacional que está distorsionada por la ambición, la competencia y la búsqueda de éxito.”
    Excelente reportaje! Muchas gracias!

  • Héctor Vargas M.

    Decir lo que decimos y hacernos cargo de ello es tan importante como verificar dónde lo decimos… Habría esperado, estimadísimo Dr. Maturana, que usted hubiese elegido otro medio para su importante comunicado… ¿La revista Capital?… ¿en la sección “poder”?? Bueno, es la observación de este humilde seguidor… por lo demás y yendo al fondo, le agradezco la honestidad. Me he dedicado al acompañamiento de personas en contextos organizacionales desde hace ya bastante tiempo y créame que desde mis inicios en la formación de este enfoque se me ha “atravesado” ese tufillo manipulador, obsecuente y omnipresente de los “gurúes”… Decidí entonces alejarme de los “autores” y acercarme a las personas: usted es una persona cuyas ideas me hacen mucho sentido. Se lo agradezco.

    • Simón

      Claramente la sección en la que aparece no está bajo el control del entrevistado. De hecho, el poder como concepto es muy amplio, y se aplica bastante bien al tema de fondo planteado acá. Y la verdad me parece un buen medio para la difusión de esta aclaración considerando que su público objetivo es el principal consumidor de estas sesiones de adoctrinamiento funcional.

    • Margarita Hantke

      Perdone que intervenga, pero busqué varios medios. No le cuento cuántos otros se quedaron en el “ya veremos”. La Revista Capital aceptó con visión porque entendió que el mensaje del Dr. va a los empresarios, los que actúan éticamente y buscan mejorar las relaciones dentro de su organización, los que se coluden y contaminan nuestra cultura, los que pagan US $250 mil por traer a un gurú de EEUU que explica a Maturana, teniendo a Maturana a Chile. Le puedo asegurar que más de algún discípulo de Maturana, en admiración por su aporte, hace uso de su obra para mejorar la convivencia y el bienestar, no para realizar talleres catárticos y a veces humillantes para que, al más estilo Heidegger, nos hagamos responsables de nuestras vidas como si nuestras vidas no felices a veces las hubiéramos creado nosotros. Gracias por su comentario.

  • Adriana

    Fernando Flores, a pesar de ser del partido socialista, en ese tiempo, yo no le tenía mucha confianza. Muchos lo encontraban muy inteligente, venía llegando al país millonario, claro, con las ideas del conocido Humberto Maturana y todos pensaban que las ideas eran de él. Ahora entiendo TODO. Qué buena entrevista. Gracias.

  • Valentina Carrozzi R

    En la entrevista echo de menos la reflexión en torno al fracaso de la transmisión o enseñanza del sentido ético en nuestros nacientes. Honestidad, empatía, solidaridad, sentido de responsabilidad social son flatus voci en la hora de dar curso a mociones inconcientes irresueltas y desconocidas por el mismo hablante. Estos discípulos brillantes que traicionan la enseñanza del maestro, no aprendieron lo fundamental y hacen daño a otros “sin darse cuenta”… ¿Por qué no aprendieron? ¿Qué es lo que no saben de sí mismos? Tal vez no podemos seguir insistiendo en una educación que supone que lo conversacional es de suyo transformador y transparentador. Nos urge un diálogo entre la biología el conocer y la hermenéutica del inconciente que creó el psicoanálisis. El tiempo apremia.

  • Alex Droppelmann

    El coaching siempre me ha parecido un invento simplista, facilita atendiendo que muchos se proclaman y adquieren certificaciones en cursillos de fin de semana de alto valor
    Es decir se paga caro por adquirir algo de manera fácil
    Eso genera una desconfianza intelectual hacia mucho de ellos
    Pero las empresas contratan a su vez estos servicios de dudosos efectos para así tb certificarse y certificar a sus empleados que de este modo los solicitan
    Como en la dinámica del cuento del rey desnudo todos se quedan vestidos estando desnudos.
    Este mecanismo es esencialmente perverso, del mismo modo que instalar academias de modelos de pasarela en poblaciones marginales y de alta precariedad económica.
    Bien Maturano por lo dicho lo diga donde lo diga es claro que si tiene mucho que decir.
    No necesita coaching para hacerlo porque es un intelectual de verdad

  • Vera Millay María de los Angel

    Clarísimo, gracias profesor por su generosidad en compartir sus ideas tan claramente, que ayudan bastante en el camino a la transformación individual.

  • JOAQUIN MANRIQUEZ

    Quedo con sentimientos encontrados… Admiro mucho al Profesor Maturana,
    pero no puedo dejar de decir que él no ha construido su conocimiento de la
    nada, sino desde una base teórica pre-existente. No entiendo el motivo de sus
    comentarios, no entiendo cuál es el problema de democratizar el conocimiento, de
    tomarlo, compartirlo, analizarlo, transformarlo, utilizarlo, etc. De eso se
    trata…no veo algo distinto entre lo que él ha realizado durante su carrera y lo que realizan o realizaron las personas a las que critica, es parte legítima del construir
    científico.

    Leo en sus palabras, más bien un cierto celo, -por no decir envidia-, (los
    millones que ganó otro los pude haber ganado yo…) leo claramente un esfuerzo
    por difundir su negocio, un negocio muy similar al que algún día emprendieron
    Flores y Echeverría, con mayor éxito que el de él… al parecer. Por otra parte, muy calculador al elegir el medio para hacerlo, más que un propósito asociado a lo que efectivamente plantea en sus exposiciones, denota un propósito economicista.

    Maestro Maturana, me atrevería a decir que su quehacer ético tiene un
    antes y un después de esta entrevista.

    Muchos saludos desde un caluroso Norte de Chile.!!

    • Felipe Ftunner Fuenzalida

      Es distinto tomar una base teórica pre-existente para hacer ciencia, como un paso lógico del método científico, y otro es tomar una teoría para hacer un taller que te hará millonario.

      La crítica central de Maturana es hacia el coaching y la perversidad que se genera a partir conceptos malinterpretados para controlar la conducta de las personas.

      • JOAQUIN MANRIQUEZ

        Estimado Felipe. No es eso lo que lo hace el profesor Maturana cobrando 100 UF por una exposición de 4 horas.? Por otro lado, que es la ciencia sino un intento por conocer y controlar la naturaleza incluso la humana. No puedo estar de acuerdo con alguien que hace lo que precisamente critica, para mi eso es inconsecuencia. Saludos cordiales.

        • Tron

          Una exposicion no es lo mismo que un coaching y ni hablar de esa definicion de ciencia…

          • Carlos

            De acuerdo!

          • ligia arraez

            de acuerdo

      • ligia arraez

        cuales conceptos mal interpretados? puedes mencionar un ejemplo?

    • Keni Isbej

      Parece que no entendió nada de lo que dijo Maturana. Léalo varias veces a ver si logra entender la diferencia y deja de justificar lo injustificable

      • JOAQUIN MANRIQUEZ

        Keni. Como diría el propio Maturana, entiendo lo que logro entender, de acuerdo con mi propia experiencia y mis propios esquemas, no puedo entender lo que el otro quiso decir más allá de lo que yo mismo percibo. Siempre la responsabilidad de que la comunicación sea efectiva es de quien emite, no de quien recibe. Saludos cordiales.

        • Mario Loyola Figueroa

          No te entendí nada.
          Eres culpable.

        • ligia arraez

          la responsabilidad de que la comunicacion efectiva es de los dos, recordando que en una comunicacion juegan 3 dominios, y desde alli es el juego de la danza de cominicacion

    • Tron

      Claramente no esta “leyendo en sus palabras”, esta sacando conclusiones de lo que usted cree que esta pensando. Sobre todo si emite un juicio desde un “no entender”, nada que hacer ahi.

    • Marco Soto

      No creo que su ética se vea comprometida con sus declaraciones, por lo menos en el sentido que ud parece interpretarlo como algo “economicista”. Para mí es una condición de desahogo lo que observo en sus respuestas, que parece se las ha guardado por algún tiempo. También noto que queriéndolo o no, esta entrevista producirá un resultado en los que nos dedicamos a esta profesión de coaching

    • Macarden

      Yo personalmente viví en un congreso de aprendizaje organizacional y gestión del conocimiento en el que ambos fuimos ponentes en Bogotá hace dos años y medio la “amnesia” de Maturana. El ídolo con pies de barro se vino entero en contra del trabajo de Fernando Flores, su discípulo, y de Rafael Echeverria y Julio Olalla, los padres del coaching ontológico en Latinoamérica (a la fecha, Flores y Werner Erhard lo son en EEUU, en donde http://www.landmarkeducation.com ha masificado las distinciones del lenguaje). Curiosa definición de “quehacer ético”….Que lo respete quien no lo conoce en sus actos de incongruencia, ahora hechos públicos por él mismo en esta entrevista.

      • Eduardo Andrade

        Problemas de comprensión.

    • Eduardo Andrade

      Hola Joaquin

      El tema no es de compartir el conocimiento, pienso que nadie esta en contra de ese proceso. El tema es cuando un tercero se aprovecha de tu trabajo y copia ciertos conceptos, atribuyendoselos como propios.

  • http://www.ekun.cl Dante Aguirre

    Gran reflexión sobre el real efecto de la educación gratuita, que los jóvenes que estudien conscientes que es gracias al esfuerzo de todos, es donde esa consciencia nos llevará a la responsabilidad de agradecer el esfuerzo de todos por todos. Gracias por la entrevista.

  • Mao Paredes

    Siempre muy interesante Don Humberto… y aún más interesante cuando se clarifica aquello de la MANIPULACIÓN SOCIAL, algo que evidentemente no va de la mano de lo ético y lo moral, más bien una sumatoria de intereses que no tienen nada que ver con el pueblo ni el sentido común, es sólo parte del discurso. Claro… estas cosas han pasado históricamente e incluso más lejos… al parecer esta en la historia desconocida de la humanidad… Esto es como para preguntarse… ¿Es realmente el ser humano un ser racional? Me inclino a pensar que hemos tropezado con la misma piedra siempre. Antes nos manipulaban con los acontecimientos astrales y hoy, entre otros factores, incluimos los medios de comunicación. Internet es un fenómeno, es un juguetito que liberaron al “pueblo” y en él se filtra mucho de lo que estaba en la oscuridad… ¿Qué habrá en ello? ¡Interesante! ¿no?

  • Pato Reyes

    Soy Filósofo con una visión de la Ontología del Ser y además soy coach ontológico. Me fue difícil graduarme de coach porque mi visión cristiana “me restaba posibilidades”. Con la entrevista a Maturana “me apareció otra realidad”, y la que habitualmente veo en mi querido Chile; somos copiadores de ideas de una forma burda y sin ética. Saludos

    • Calcioclown

      Payaso

    • Francisco Vasquez

      WTF?????

    • On Pancho

      Ontología: parte de la metafísica que trata del ser y de sus propiedades trascendentales.
      Coach: entrenador

      Perdon pero me cuesta entender esto. Soy limitado en estas materias pero definirse como: Ser filosofo que estudia el ser del ser y que se dedica a entrenar el ser…
      Me pregunto si alguien desarrolla la auto- ontología o algo así como “medice cura te ipsum”…
      De pronto recordé a una abuela que tenía por dicho “boquita cómete un pavo”

  • Mario Loyola Figueroa

    No me queda claro …….¿Tai nojao Maturama? ¿Porque tai nojao?

    • Macarden

      Facil…no recibe regalías!

  • Mario Loyola Figueroa

    Yo creo que Maturana…………………………………..debería cortarse el pelo.

    • juan

      Yo creo que tú eres un payaso.

  • https://www.facebook.com/flavio.rojas.52 Leoncio Flavio Rojas Rosas,PhD

    Veraderamente un regalo al espiritu la entrevista, Hasta la basura de los polticos hasta el robo intelectual son magistralmente expuestos por el Dr. Maturana. Conmovedor lo que es capaz de hacer la gente con tal de tener mas $$$$
    Chile es hoy una sociedad enferma con politicos desquiciados; son la ferula de la corrupcion.

    • Jorge Max Ortega

      El problema en Chile no son los políticos, ni los empresarios, ni ningún grupo en particular. La corrupción y otros males y canalladas no son atributos ni responsabilidad de un grupo en particular. Si Chile es una sociedad enferma -como dices- o cuasi-fallida como dicen otros, es por los chilenos., por todos los chilenos. No se escapa ningún grupo ni ningún estamento ni ningún “stakeholder”. Sólo escapan a esta enfermedad -de la que Chile no saldrá fácil ni rápidamente- contados individuos aislados, como Maturana y unos puñados más de personas públicas -básicamente del mundo académico. El resto se contaminó hace muchos años y el daño a la sociedad ya está hecho y se constata en la degradación hasta el mínimum minimorum del capital social, argamaza básica con la que se construye sociedad. Si cambiáramos a todos los políticos, los que vinieran vendrían igual de contaminados, corruptos, abusivos, elitocráticos, oligarcas e incumbentes al final, preocupados de su propia “agencia” y no del país.

  • McCoy

    Hace rato que Maturana dejó de ser un científico para convertirse en un vulgar gurú/profeta, todo esto a costa de robos y sabotaje de ideas, como lo que le hizo a Varela o el asesinato de la cibernética. Viejo maricón que roba la casa y luego le prende fuego para que no quede evidencia, detestable.

    • mauricio

      es vdd este viejo carajo le robó todas las ideas al pancho varela. (sabido por sus propios discipulos)

    • Cecilia

      Totalmente de acuerdo

    • cristobal salazar

      Cuando escribes “maricón” dentro de tu comentario dejas entrever tu lejanía con los pensamientos de Maturana. Falta honestidad.

  • Oscar Contreras

    El Coaching Ontológico es una cara y burda receta para generar ovejas predicadoras y sumisas. Nada más.
    Si hubiese sido tan efectivo, entonces, por qué las empresas y el clima social siguen estando como están? Sin generalizar ya hay muchos de aquellos coaches defendiéndose con certificados, pero carentes de convicción y autenticidad.
    Mucha lucha de egos y falta de empatía. Mucho miedo y falta de autenticidad. Se ve que predican mucho, pero los hechos demuestran sus propias incoherencias, como le sucedió al Sr. con sus “discipulos”.

    Respecto la opinión de Maturana, no la comparto, pero sí la respeto pues tiene muchos matices genuinos y eso se valora. Si está enfadado, es natural. Es persona igual que cualquiera. No es un experto, tan solo es un especialista con aciertos.

  • Mario Schade

    Viejo tibio.

    • Mauricio

      saco wea

      • cristobal salazar

        oiga dialogue

  • Jorge Max Ortega

    Quedan muchas cosas claras después de leer o escuchar a Maturana. Rescato una de muchas verdades: la gratuidad universal de una educación de calidad es el precio que una sociedad debe pagar por la responsabilidad social de sus ciudadanos. Costo inevitable y deseado de tener. ¿Queremos tener ciudadanos con sentido de responsabilidad social? Entonces hay que estar dispuestos a que la sociedad-o sea todos- garantice esa educación de calidad a sus ciudadanos. Si todo lo que beneficia a la persona lo hacemos descansar en el exclusivo esfuerzo personal, no sólo acentuamos grados inaceptables de desigualdad e inequidad sino que además, en vez de ciudadanos responsables con la sociedad creamos individuos solo egocentrados con una visión chata o precaria de sus responsabilidades sociales.

  • Adolfo Alejandro Garrido

    ¿Se eliminó mi comentario? Agradecería reponerlo

  • Julia Bustos

    Sinceramente, recién empiezo a leer la nota y veo que Maturana debería sentirse halagado porque “hasta Pinochet quiso conocerlo” y me da asco… no puedo seguir leyendo esto…

    • Carlos Nicolini

      Me parece que Pinochet es mencionado sólo para mostrar que un conjunto muy diverso de personas (incluso un dictador bárbaro como Pinochet) se interesó por las ideas de Maturana.

      • Julia Bustos

        A mi me parece que no, que es mencionado como punto alto de referencia humana, cuando uno dice “hasta” se refiere a un punto máximo donde alguien quiere llegar, además está enumerado como jefe de estado, simplemente, y me parece que eso debe ser repudiado y por eso expreso mi opinión. Y si bien “bárbaro” viene de barbarie yo lo uso muchas veces para mencionar algo que me encanta, imagino que no te pasa lo mismo.

    • seeker seeker

      Julia, sólo da crédito al entrevistado y lo que él dice. Es importante que omitas todo lo demás, entrevistador incluído. Maturana es Maturana y no Maturana + Entrevistador.

    • Javier Toro Rodríguez

      Tu comprensión lectora es pésima Julia.

  • Marina

    http://www.algrupohumano.com/ws_mexico/facilitadores.html

    ANDREA LINARDI
    Fundadora y Directora AL Grupo Humano
    MBA.

    Diplomada en Biología-Cultural en la Escuela Matriztica de Santiago.

    Diplomada en Coaching Ontológico por la Universidad del Desarrollo Chile &
    Newfield Consulting.
    Representante en la Argentina de la Escuela Matríztica de Santiago.

    ????

  • jose

    No hay que olvidar que la
    teoría matrística promovida por Maturana fue tomada casi literal del
    evolucionistas-materialista Johan Jakob Bachofen (1815 – 1887) lo cual
    se debe considerar un plagio. Posteriormente Maturana, hábilmente cruzó
    dicha “matristica” con el sistema ideológico neomarxista del
    Estructuralismo. Señalemos que Maturana, siguiendo el Estructuralismo ha
    sostenido que “el lenguaje construye la realidad y al hombre”(y eso ha
    sido difundido como un mantra en las Ues de todos los colores, liceos
    por lo que dos generaciones viven construyendo la realidad)…pero, si
    no hay lenguaje no se puede
    “lenguajear”, por lo tanto, podemos decir que no podemos construir, por
    ende, el hombre y la realidad han sido abolidos. Justamente esta
    acepción ha sido difundida por el sistema ideológico neomarxista de la
    Deconstrucción tan defendida por teóricos chilenos en Ues, liceos,
    programas de tv etc. Lamentablemente, el sistema ideológico hegemónico
    hoy es el Estructual-decontruccionismo. Una generación ha sido educada
    bajo la férula del constructivismo o método de la construcción y la
    Deconstrucción del al realidad. Un ejemplo los periodistas han
    socializado el término decontructivo como; “se viene el partido” “se
    viene el conversatorio” entre muchos tecnicismos neomarxistas más.
    Maturana ha sido honesto…al señalar que el hombre ha sido abolido, ha
    sido borrado y borrada su borradura. El problema es que nadie se ha dado
    cuenta, y eso pasa, porque no leen y no estudian,hay una flojera
    intelctual que nos venden cualquier chancullo, por lo tanto, nos han
    pasado un gol de arco a arco… el neoliberalismo y el neomarxismo.

    • seeker seeker

      No sólo leyendo y estudiando; A través de la experiencia y observación de circunstancias excepcionales y también ordinarias, se llega a un punto singular del entendimiento que en ciertos seres excede exponencialmente el entendimiento que podría llegar como resultado de estudios formales. Las joyas de nuestro universos no están en el pizarrón. De hecho quienes han recibido “el gol de arco a arco” son quienes entraron a la cancha a jugar. Quienes han comprendido el juego, y la fantasía de su terminología, mucho antes de que éste fuera comenzado, están fuera de alcance, sonriendo en otro lugar y seguramente jamás les conocerás en esta vida. Probablemente entre ellos habrá también “flojos intelectuales”, por lo que incluso si pisaran igual lugar, esto los haría insignificantes e invisibles para quienes el camino es sólo “leer y estudiar” las palabras y el pensamiento de otros.

  • Evs Coaching Consultores

    Enrique Vergara, Coach Ontológico Organizacional, Diplom Kaufmann, PhD© DEA en desarrollo de negocios internacionales avanzados, Director de EVS Academia de Coaching y Socio Director de EVS Coaching Consultores SpA

    Cuando, la semana pasada, recibí el link de la entrevista de Humberto Maturana, en revista Capital, estuve sorprendido. Descubrí que un hombre, de la calidad de los aportes al desarrollo del conocimiento, como lo es Humberto Maturana, no podía estar exponiendo su ego a la opinión pública sin aspirar a una recompensa.

    Me pregunté ¿Cuál?

    Pues bien, al entrar en el detalle de las actividades de la empresa Matriztica, descubro que si Humberto Maturana fuera coach ontológico como algunos le atribuyen ser, tendría un fundamento adicional e interesante como “atractor de negocios” para Matriztica, su empresa. Pues bien, él no es coach y como dice Echeverría no conoce el coaching. Entonces qué mejor que negar toda cercanía con esta área del conocimiento que hoy es demandada por las organizaciones de todo tipo. La demandan como herramienta de aprendizaje y de desarrollo de competencias. El acto de negar es un sinónimo de resistir y lo que resistes persiste. Al final del día esta declaración de Maturana lo acerca al mundo del coaching. Me pregunto ¿Será esto un acto de marketing?

    Maturana, a quien cito como un gran investigador y doctor de la biología en nuestro programa donde formamos coaches organizacionales, a través de su trabajo de investigación, hizo un gran aporte al desarrollo de la teoría de la organización, cuando esta conversaba de la teoría de sistemas. Pero él (su empresa) no sabe cómo practicar esto en la organización. El coach organizacional ontológico que formamos en la Academia, si lo sabe, pues recibe las herramientas para poder apoyar el desarrollo de competencias y habilidades directivas o gerenciales complejas a través de la herramienta de aprendizaje llamada coaching.

    Invito a Humberto Maturana a no enojarse por una paternidad (la del coaching ontológico) mal articulada. Es un acto de incompetencia del que le recibe y le saluda (a Maturana) atribuyéndole esta paternidad. Invito a Maturana a preguntarse ¿Qué habré hecho en mi vida que las personas hacen este juicio sobre mí? ¿Será que no me conocen? Y… Dr. Maturana permítame regalarle una pregunta adicional… ¿A qué se debe que esto, a mí Humberto Maturana, me molesta tanto? En nuestra Academia le citamos y nunca diríamos que Maturana es coach.

    En su molestia Humberto Maturana asedia a Fernando Flores y a Rafael Echeverría. Me pregunté… ¿Qué mueve a Maturana a asediar a Flores? ¿La “brillantes” que llevó a este hombre, que siendo muy joven, ser nombrado ministro de estado? ¿La misma que más tarde lo hizo un hombre adinerado por el desarrollo del “Comunicador” en las empresas? A lo mejor la pregunta está demás. Fernando Flores no se sintió asediado.

    La reacción de Rafael Echeverría en cambio me pareció a lo menos de Quijote. Nos acogió a todos los que practicamos esta profesión, bajo una pseuda-“protección” e incluyó en su acto aclaratorio el hecho que él se podía defender solo, que por lo mismo le pedía a Humberto Maturana que lo atacara a él y no a la profesión, aquella que nosotros los coaches practicamos con vocación de servicio, pasión, devoción y profesionalismo entre otras cualidades. Todas estas, si bien Rafael no las menciona, es lo que yo escucho cuando lo escucho defender a Newfield y a su negocio. Permítanme decirle por esta vía a Rafael Echeverría que la práctica de mi profesión es una libertad anclada en el derecho humano y esta libertad (propia) la defiendo yo. Hubo clientes de EVS Coaching Consultores Spa (www.coaching-evs.cl) que me llamaron muy preocupados. Preocupación que se escuchaba en el ámbito de la confianza. Confianza que se basa en nuestra experiencia y trayectoria. Confianza que depositan los clientes en nuestros modelos de desarrollo de competencias, en nuestros modelos de aprendizaje en la academia y la confianza que ellos le regalan a los proyectos de desarrollo que realizamos. Esta confianza se ponía en riesgo y aparecía como caldo de cultivo para los detractores de nuestro trabajo. El daño que produce Maturana con sus asedios en el ámbito organizacional (nuestra especialidad), en términos de la posible pérdida de confianza, es interesante de analizar y de someter a evaluación para dimensionar nuestra defensa.

    Y me aparece un juicio, este es, que el daño indirecto que nos hace Rafael al “defendernos” es invalidarnos como exponentes del coaching. Estimado Rafael…no es necesario que defiendas a nadie, aun cuando tienes razón que Maturana desconoce el mundo del coaching.

  • Disar Delherbe Pérez

    Hola, Para los que dicen que Maturana robo o plagió a Varela, favor leer las declaraciones de Varela en “La Ciencia del Ser,las rutas de Francisco Varela” editado el 2011 por la Universidad de Valparaíso con consentimiento y ayuda de sus colegas de Harvard y Amy Cohen-Varela(su psicoanalista viuda). Allí se relata, en el capítulo de Filosofía Política, que 1) Varela se niega de forma relativa a la aplicación de la autopoiesis a lo social(lo que implica,para variar, que el problema como el mismo señala está en el método para realizar tal aplicación y que Maturana nunca se desvío por el “mal camino”,como algunos han sostenido y 2) que la enacción surge como la salida a este problema existencial que aquejaba a Varela ( sobre todo a él).
    No hubo tal robo ni, menos aún,plagio.
    Saludos!

  • Disar Delherbe Pérez

    Hola, Para los que dicen que Maturana robo o plagió a Varela, favor leer las declaraciones de Varela en “La Ciencia del Ser,las rutas de Francisco Varela” editado el 2011 por la Universidad de Valparaíso con consentimiento y ayuda de sus colegas de Harvard y Amy Cohen-Varela(su psicoanalista viuda). Allí se relata, en el capítulo de Filosofía Política, que 1) Varela se niega de forma relativa a la aplicación de la autopoiesis a lo social(lo que implica,para variar, que el problema como el mismo señala está en el método para realizar tal aplicación y que Maturana nunca se desvío por el “mal camino”,como algunos han sostenido y 2) que la enacción surge como la salida a este problema existencial que aquejaba a Varela ( sobre todo a él).

    No hubo tal robo ni, menos aún,plagio.

    Saludos!

  • Andrés Otaegui

    Respecto al “coaching ontolígico” (penosa combinación de conceptos). Sólo hay una cosa que me sorprende más que los charlatanes picados a gurú y es que haya gente tan tonta que los siga

  • http://batman-news.com Eduardo Bronstein

    Hace poco me enteré q en la época en q Kierkegaard era estudiante en la U de Copenhagen, sentía una rabia profunda por los estudiantes que recitaban el: “omnibus dubitare”de Descartes(q les transmitía un carismático profesor de la época) ; él lo interpretaba como una moda.Es decir no como el fruto de una honesta experiencia de sí mismo. Algo similar puede estar pasando con el enunciado:”el lenguaje crea realidad”.

Síguenos en Facebook

x