Poder

El estilo de Bachelet para gobernar en momentos de crisis

Un estilo esencialmente desconfiado que no le permite compartir el poder ni las decisiones, que preocupa especialmente al oficialismo.

-

bacheletEl cambio de gabinete hizo pensar que la presidenta había dado un paso decisivo para buscar un camino de salida a la crisis de confianza que estaba sufriendo La Moneda. El nombramiento de los nuevos ministros tuvo una buena acogida en todos los sectores, donde incluso hubo disposición a colaborar en la tarea que éstos debían enfrentar.

Sin embargo, los mismos que centraron sus esperanzas en el equipo que asumió hace poco más de un mes, reconocen que sus expectativas no se han cumplido, porque el gobierno se mantiene sin una conducción política clara que dé cuenta del rumbo que quiere tomar.

La principal causa de este problema es que Bachelet no tiene un plan político definido, y tampoco parece dispuesta a empoderar a sus ministros , comenzando por el titular de Interior, Jorge Burgos, quien a pesar de su reconocida experiencia, no ha podido asumir el manejo político que le correspondería por su cargo.

Como indican en todos los círculos, es el estilo de Bachelet el que lo impide. Un estilo esencialmente desconfiado que no le permite compartir el poder ni las decisiones, lo que en una situación crítica como la actual, conspira contra cualquier intento por superarla.

El estilo presidencial precupa especialmente al oficialismo, desde donde perciben con inquietud que la concentración del poder en la Presidenta, sobre todo considerando el precario respaldo con que cuenta de acuerdo a todas las encuestas, no es la forma adecuada para encarar una situación como la que enfrenta el país. 

Personeros de la Nueva Mayoría apuntan a que si no delega, la actual crisis podría profundizarse aún más, porque no parece factible que Bachelet solo con Uriarte puedan poner en marcha un plan político como el que se requiere, en parte porque no lo tiene, pero además, porque es la tarea que le corresponde liderar al ministerio encabezado por Burgos.

Los dirigentes de los partidos políticos no ocultan su inquietud en cuanto a que este esquema implique, además, que se continúe con la prescindencia total de ellos, sin considerar la importancia que éstos tienen como base de sustento para gobernar, entre otras cosas porque son los que pueden sacar adelante sus reformas.

Revise el artículo completo en Diario Financiero.

Comparte este artículo:
  • Cargando