Poder

Heraldo Muñoz: “De qué me hablan con que hay un clima antiempresa”

El canciller entra de lleno en la defensa de la gestión económica del Gobierno. “Gran parte de mi trabajo es promover sus intereses”, dice sobre los empresarios chilenos. Y respecto a la demanda marítima, asegura que en el extranjero “no se compran los argumentos de Bolivia”.

-

Por Jorge Poblete
Fotos: Verónica Ortíz

Heraldo-Muñoz

Los agitados días del canciller Heraldo Muñoz en Santiago antes de partir el viernes 7 a Beijing con Michelle Bachelet –que comenzaron con el llamado de atención de la mandataria, tanto a él como al resto del gabinete, para que explicaran mejor las reformas; que siguieron con la defensa del trabajo de la cartera que hizo ante los líderes empresariales reunidos en la cena anual de la Sofofa, y que continuaron con la coordinación de las respuestas de Chile ante la ofensiva boliviana por la demanda de competencia de La Haya–, fueron precedidos por otro tipo de turbulencias.

Había aterrizado en Bogotá luego de acompañar a la presidenta en la gira por Alemania y España, cuando le informaron que, debido a la fuerte lluvia –con truenos y relámpagos– que caía sobre Cartagena de Indias, la autoridad aeronáutica había cerrado el aeropuerto Rafael Núñez. Cuando una ventana de buen tiempo permitió despegar a los vuelos comerciales que iban a la ciudad caribeña, y ya se iban acercando a las pistas del aeropuerto, la tormenta aumentó en intensidad y tuvieron que dar varias vueltas en el aire, antes de que autorizaran el aterrizaje.

“Se lo dije a Andrés Santa Cruz y a Von Mühlenbrock de forma clara: no es un decir cuando hablamos de la alianza público privada, porque buena parte del trabajo de la Cancillería es promover sus exportaciones”.

Una vez en tierra, Muñoz estaba invitado a una comida con los cancilleres de los países de la Alianza del Pacífico y el Mercosur, en la ciudad amurallada. Era noche de Halloween, una fiesta donde en Colombia no sólo los niños, sino también los adultos, se disfrazan.

En la comida se reencontró con el canciller peruano, Gonzalo Gutiérrez, con quien se había visto por última vez en septiembre, en Nueva York. El tema de conversación era inevitable: la serie de declaraciones cruzadas entre líderes de ambos países, tras la visita a Perú del ex presidente Sebastián Piñera, donde enfatizó la pertenencia a Chile del triángulo terrestre.

“Yo suponía que, puesto que íbamos a estar juntos un día o un día y medio, habría alguna oportunidad de conversar. Él lo sugirió y yo acepté”, dice el canciller chileno (66 años, PS y cofundador del PPD), quien cuenta que la ocasión para hablar a solas llegó al día siguiente: “Tuvimos una conversación informal de unos 15 o 20 minutos, donde actualizamos el estado de las relaciones bilaterales. Lo que hicimos fue ratificar lo ya conversado y acordado en Nueva York. Es decir, cumplir con lo que está pendiente del fallo sobre el límite marítimo y luego avanzar hacia una agenda de futuro entre los dos países”.

-Al regresar de Colombia se encontró con ruidos de cambio de gabinete y un aumento en la desaprobación a la presidenta, que convocó a una reunión de ministros, donde les instruyó trabajar más. ¿Qué le pidió a usted en específico?
-Nos dijo que hay que intensificar nuestra labor, que tenemos que comunicar mejor lo que estamos haciendo por la gente y que cada uno de los ministros, en su ámbito de competencia, haga todo lo posible por ayudar a la superación de este momento de ralentización de la economía. Y en el ámbito nuestro es lo que hemos estado haciendo: las giras internacionales que, a lo que apuntan, como se lo dije a los empresarios, es a crear más comercio, más inversión.

-El presidente de la Sofofa, Hermann von Mühlenbrock, criticó lo que calificó de “clima antiempresarial”.
-Se lo dije a Andrés Santa Cruz –presidente de la CPC– y a Von Mühlenbrock de forma clara: no es un decir cuando hablamos de la alianza público privada, porque buena parte del trabajo de la Cancillería es promover sus exportaciones, estimular la inversión, crear empleos por la vía de Pro Chile, de la Dirección Económica. Gran parte de mi trabajo es promover sus intereses.

-La presidenta les pidió trabajar más.
-Vamos ahora a China. Firmaremos una profundización del acuerdo bilateral con Canadá, estamos llevando a cabo un proceso de negociación de libre comercio con Indonesia: 250 millones de personas. Acabamos de concretar también una profundización del acuerdo comercial con la India; todo eso se hace desde la Cancillería y sé que los empresarios valoran estos logros. En suma, de qué me están hablando con que hay un clima antiempresa. No por parte del Gobierno.

-Más allá de los dichos de los empresarios, hay indicadores como el Doing Business que muestran una pérdida de liderazgo de Chile en la región.
-Usted menciona el índice del Banco Mundial, que es uno de varios índices internacionales, por cierto muy importante. Pero junto a ese indicador, le puedo mencionar el ranking de competitividad del Foro Económico Mundial, donde no sólo subimos, sino que somos el país más competitivo de Iberoamérica. La imagen internacional de un país se construye desde un punto de vista multivariable, que no se agota en un solo índice.

-¿Le preocupa que medios como Financial Times y The Wall Street Journal tengan también una visión crítica del manejo económico en Chile?
-Para mí habla mucho más fuerte el empresario que invierte en Chile, que quien redacta editoriales. En las reuniones en que acompañé a la presidenta en Alemania y España, los empresarios reiteraron una palabra: confianza. Confianza en Chile, en su estabilidad, buen manejo, reglas claras, Estado de derecho. Respecto a la reforma tributaria no escuché ninguna crítica. De hecho, algunos empresarios extranjeros manifiestan su sorpresa de que la carga tributaria en Chile sea de las más bajas entre los países de la OCDE.

-¿Le parece injusto que se aplique a Chile el concepto de Nueva Mediocridad?
-La señora Christine Lagarde –directora del FMI– se refería a Europa cuando habló de nueva mediocridad. Si es justo o injusto que el término se aplique a Chile no importa mucho. Lo que hay que hacer es concentrarse en tareas concretas y el tiempo va a demostrar que para tener un crecimiento económico sustentable, hay que hacer cambios. Cuando la población votó por Michelle Bachelet, pidió dos cosas: que se mantenga lo bueno que se ha hecho, porque no empezamos de cero, pero que haya cambios sustantivos.

-En la comida de la Sofofa también se hizo mención a los dichos del embajador PC Eduardo Contreras a un medio uruguayo, en que afirmó que “la directiva DC apoyó el golpe”. ¿Imaginó la bola de nieve que se iniciaría en la Nueva Mayoría?
-Esto es un asunto absolutamente cerrado y superado de declaraciones referidas a la política interna, que no han tenido impacto internacional.

“Se requieren dos para bailar un tango y Chile no está disponible ni siquiera para hablar del tema marítimo, porque está radicado en La Haya... Excluyo cualquier negociación... Menos aún cuando nuestro país está siendo demandado”.

-Las declaraciones las hizo un embajador y fueron en el extranjero…
-Pero no tuvo ningún impacto internacional. Yo, por lo menos, no he escuchado ninguna declaración oficial ni oficiosa por parte de ningún gobierno; de modo que el tema está absolutamente cerrado y no me voy a referir a él, ninguna palabra más.

-A los dichos del embajador se sumaron los de la agregada cultural en Estados Unidos, que se refirió a la detención del ex alcalde Cristián Labbé. ¿No será tiempo de revisar el sistema de nombramiento de los representantes diplomáticos?
-Si quiere hacemos un recuento de declaraciones de otros embajadores en otros períodos, pero aquí de lo que se trata es de que los representantes diplomáticos respeten los lineamientos de la política exterior y no discutan la política doméstica. Y eso les ha quedado meridianamente claro, porque a todos les mandé un comunicado instruyéndoles al respecto, de modo de que nadie tenga excusa de que no sabe la instrucción.

-¿Con esto puede afirmar que no ocurrirán más incidentes?
-Han quedado debidamente instruidos.

 

Bolivia por todos los frentes

El viernes 7 –todavía de mañana en Chile, pero ya por la tarde en Europa–, el agente chileno ante La Haya, Felipe Bulnes, llegó hasta el tribunal internacional, acompañado por los coagentes Claudio Grossman y María Teresa Infante, embajadora ante los Países Bajos. Allí recibieron copia de la respuesta boliviana a las impugnaciones presentadas por Chile a la competencia de la Corte para conocer la causa. Era un hito que ambos países esperaban. Uno que dejó libre el camino para que el tribunal europeo fije la fecha –prevista para mayo– de los alegatos orales sobre las excepciones preliminares.

Los días previos a la presentación del escrito fueron intensos en la Cancillería. Bolivia dio poco respiro. En el sector sostienen que aprovechó cada instancia que tuvo para plantear –en distintos tonos y con diferentes argumentos– sus aspiraciones para obtener un acceso soberano al mar.

Mientras el ex presidente Carlos Mesa dio una entrevista a un medio paraguayo donde no descartó ofrecer a Chile territorio a cambio de mar, en la Cumbre Mundial de Países sin Litoral convocada por la ONU, el presidente Evo Morales argumentó que “Bolivia ha sido privada temporalmente de los mares”. A esto se sumaron los dichos del vicepresidente Álvaro García, quien se refirió a la demanda de su país, durante una ceremonia por el aniversario de la Armada boliviana. “Para que renunciemos a nuestro derecho al mar nos tienen que hacer desaparecer como pueblo”, aseguró en una base naval del lago Titicaca, generando rápidas reacciones en Chile.

“Respecto a la reforma tributaria no escuché ninguna crítica (en Europa). De hecho, algunos empresarios extranjeros manifiestan su sorpresa de que la carga tributaria en Chile sea de las más bajas entre los países de la OCDE”.

“Lamentablemente, estamos acostumbrados a las declaraciones destempladas del señor vicepresidente”, respondió el canciller, antes de partir al foro de la APEC.

-En lo jurídico, ¿cuáles son los siguientes pasos de la Cancillería por la demanda boliviana?
-Bolivia entregó su respuesta a nuestra objeción de competencia el pasado viernes 7 de noviembre. Estamos analizándola cuidadosamente con los agentes y los abogados que nos asesoran. Consultaremos con otros poderes del Estado, con los ex cancilleres y asesores. Luego nos prepararemos para los alegatos orales que serán alrededor de mayo del próximo año. Después de un plazo prudencial, determinado por la carga de trabajo de la Corte, tendremos el fallo relativo a esta excepción preliminar. Creo que no sería apropiado empezar a especular sobre los posibles contenidos de dicho fallo.

-Bolivia está desarrollando una fuerte campaña diplomática y comunicacional; incluso ha abierto la puerta para negociar territorio por acceso soberano al mar. ¿Es atendible esta posibilidad para el Ejecutivo?
-Se requieren dos para bailar un tango y Chile no está disponible ni siquiera para hablar del tema marítimo, porque está radicado en La Haya. No veo qué importancia tenga para el caso que Bolivia diga lo que ahora dice (…). Chile no cambiará su posición. Excluyo cualquier negociación sobre un asunto que ya está resuelto por un tratado válido y vigente. Menos aún cuando nuestro país está siendo demandado en el tribunal.

-¿Le preocupa que estos eventuales ofrecimientos puedan sensibilizar a un tribunal que, según se ha planteado, tiende a preferir soluciones salomónicas y no considerar sólo variables jurídicas?
-Primero, nosotros tenemos confianza en nuestros argumentos jurídicos, pero como ha quedado claro en tiempos recientes, Chile no hace sólo una defensa de sus intereses nacionales por la vía jurídica, que se expresa en nuestra defensa en La Haya. También hemos desarrollado una diplomacia pública muy intensa. He estado con varios ex presidentes, y hay muchas gestiones que se han hecho reservadamente y que prefiero que no trasciendan, porque eso les da mejores perspectivas de efectividad. Por otra parte, hemos producido un documento que ha sido muy bien valorado por parlamentarios y la opinión pública, pero también por autoridades de otros países. Y, por cierto, estamos muy satisfechos con nuestro video (donde los ex presidentes Frei, Lagos y Piñera y la actual mandataria defienden la posición chilena), que ya tiene más de 145 mil visitas en Youtube y ha originado una respuesta altamente positiva en el exterior.

-¿Ve como una táctica hábil por parte de Bolivia abrir la puerta a esos ofrecimientos?
-Yo creo que los líderes políticos extranjeros y la gente del mundo de la política internacional no se compran estos argumentos de Bolivia. Si será una táctica inteligente o no, tendrán que evaluarlo otros, pero esto no es nuevo. Bolivia viene tratando de desconocer el Tratado de 1904 en muchos foros, hace décadas, y Evo Morales ha cuestionado abierta y reiteradamente la validez y vigencia de este tratado. Segundo, creo que no va a convencer a nadie, porque de lo que se trata acá es de un asunto bilateral, donde los argumentos de Chile son muy poderosos.

-Usted mencionaba hace un momento la campaña comunicacional que se lleva adelante actualmente. ¿Hubo errores en este ámbito frente a la demanda peruana que falló La Haya?
-No haré críticas a lo que se hizo antes, porque comparto la defensa que se realizó bajo la administración anterior de nuestros intereses y la política exterior es una política de Estado. Creo que se evaluó lo que correspondía, se hizo aquello que ameritaba realizarse y en ese sentido, no tengo cuestionamiento alguno.

-Usted puede compartir la defensa jurídica de Chile, pero considerar que comunicacionalmente Perú hizo más….
-Lo que pasa es que cada caso es distinto. Lo de Bolivia es una demanda artificiosa que busca, de una manera encubierta, cambiar un tratado vigente. Ellos dicen: “no nos estamos refiriendo al Tratado de 1904 en ningún lado, la demanda es un llamado al diálogo”. ¡Por favor! ¿Cuál es el resultado específico que se le está pidiendo a la Corte?  Se le está pidiendo que obligue a Chile a una negociación cuyo resultado es muy específico, y es que nuestro país ceda territorio. Eso significa desconocer el tratado que fijó esos límites territoriales entre los dos países, vigente desde hace 110 años. Así que no me vengan con este discurso “buena onda” de que lo único que buscan es el diálogo. Aquí lo que se pretende es desconocer un tratado por una vía encubierta, mediante una demanda artificiosa. Si hasta ellos mismos declaran que cualquiera sea el resultado del juicio, su demanda marítima no cambiará. Por lo tanto, aquí estamos frente a una situación distinta a la de Perú. •••

__________________________________________________________________________________________

“Sin educación pública de calidad no hubiera llegado hasta acá”

Heraldo Muñoz nunca boxeó. El boxeador era su padre, un comerciante de Estación Central, quien practicaba pugilismo en forma amateur en un gimnasio del barrio. A él le gusta el fútbol y trata de practicarlo cuanto puede. Incluso en la gira por España aprovechó de jugar un partido organizado por el agregado de prensa Carlos Caszely, en el que también participó el comandante en jefe del ejército, Humberto Oviedo. Este deporte ya lo practicaba cuando iba a la escuela 46 de la República de Colombia y, más tarde, cuando estudió en el Liceo de Aplicación.

Como él sabe, la reforma tributaria no es el único proyecto de esta administración que ha causado interés a nivel internacional. En julio, The Economist publicó un artículo donde plantea que la reforma en Chile podría obtener mejores resultados si, en vez de centrarse en terminar con el lucro, el copago y la selección, invirtiera el dinero en profesores de clase mundial.

-Usted se educó en el sistema público y ha enfatizado la necesidad de una educación de calidad. ¿Considera que la reforma en Chile puede haber partido al revés?
-Nunca me meto en las carteras de otros ministros y no lo voy a hacer ahora. Lo único que voy a reafirmar es que el propósito de la presidenta Bachelet es tener una educación pública, de calidad y gratuita, como la que yo tuve. Porque mi familia no tenía ninguna posibilidad de mandarme a un colegio subvencionado. Y menos aún a un colegio privado. Sin embargo, tuve esa oportunidad, porque en los años 60 y hasta el golpe, existía una educación de alta calidad en Chile, y gratuita. Y eso es lo que quiere la presidenta. Sobre qué es lo que se haga primero, no voy a opinar, porque no me compete.

-Su caso, ¿no es más bien lo que en Estados Unidos, donde estudió más tarde, llaman un self-made man?
-Pero sin educación pública de calidad no hubiera podido llegar hasta donde he llegado. Yo estuve en el Liceo de Aplicación y en una escuela  pública del barrio.

-¿Cuántos de sus compañeros de la escuela llegaron a la universidad?
-No sé cuántos, pero varios. Un amigo del barrio ahora es abogado de la plaza. Un primo que estudió en el Liceo de Aplicación y que hoy es biólogo de la Universidad de Chile en el Centro de Estudios Científicos en Valdivia. Hubo mucha gente que llegó.

-¿Eso no se explica por el tema de los liceos emblemáticos?
-La cantidad de liceos públicos en Chile que tenían alta calidad y con profesores destacados, era muy abundante. La educación pública era de alta calidad.

 

DEFINICIONES

Impasse de Felipe Bulnes por Metrogas. “Es un excelente jurista y posee una gran experiencia profesional e internacional. Me consta personalmente que le está dedicando todo el tiempo necesario al caso, junto a los coagentes y un sólido equipo de especialistas”.

Mercosur-Alianza del Pacífico. “Los dos bloques no son antagónicos, ni debemos pensar en una integración económica excluyente. A Chile le interesan ambas costas del continente. Podemos buscar una convergencia puntual, un diálogo acompañado de acción de manera pragmática, gradual y complementaria sobre asuntos tan diversos como ventanillas únicas, facilitación del comercio, infraestructura, movilidad de personas, intercambio estudiantil, turismo y otros asuntos que ayuden a generar más comercio”.

Petición de EE.UU. de trasladar a Chile presos de Guantánamo. “Eso ya lo he dicho: no está en la agenda. Se respondió que la solicitud de Estados Unidos se iba a evaluar y esa evaluación evidentemente va a tardar, debido a otras prioridades nacionales”.

Negociación del Trans-Pacific Partnership. “La postura de nuestro país es clara: estamos negociando el TPP con actitud constructiva. Pero tenemos que hacerlo desde la perspectiva de los intereses nacionales, como todo país que concurre a una negociación. Estaremos donde haya beneficios que reporten empleo y progreso. Chile ya tiene acuerdos de libre comercio con los otros 11 socios del TPP; por lo tanto, tenemos que asegurarnos de que obtengamos un plus en estas negociaciones”.

Comparte este artículo:
  • Cargando
  • Jaime I

    Lamentable confusion de conceptos: 1) La “gratuidad” de sus estudios fue financiada y pagada a traves de impuestos.
    2) La alianza “publico-privada” ha sido un slogan caza-bobos para encubrir ideologias absolutamente estatistas, y para despues tenr a quien culpar de cualquier fracaso.
    3) Presos en Guantanamo: Es la misma postura del “paso” de Bachelet.
    4) Declaraciones de E. Contreras y posterior CONFIRMACION en su cargo: Una evidente claudicacion al PC, con el esperado respaldo de Bachelet y desconocimiento de las responsabilidades diplomaticas de los nominados por influencias partidarias en lugar de competencia tecnica.