Poder

Aperrados

-
Estaban pateando la perra en medio de un taco atroz el día en que renunciaron a sus trabajos, cuando Andrés Vásquez y Javier Bonifaz dieron con el nombre de lo que sería su futuro emprendimiento: Perrocartón, una sociedad muy original...

Componga la figura: de vuelta a casa una tarde fría y lluviosa de invierno, un arquitecto y un publicista recién renunciados a sus trabajos se ven atrapados en un taco feroz en La Pirámide producto de lo que parecía ser un perro atropellado en medio de la pista. Al pasar junto al bulto, este par de amigos pudo comprobar que la causa de su exasperante retraso era un perro, pero uno de cartón mojado por la lluvia. ¡¡Uf!!

Tras el mal rato, Andrés Vásquez y Javier Bonifaz siguieron camino con la cabeza de vuelta a sus tribulaciones: cómo ganar plata para seguir viviendo. Jóvenes y enérgicos, a los tres días del incidente dieron con una idea un tanto alocada, pero que podía funcionar. Entonces, se dijeron, lo que correspondía era bautizar a la criatura, un nombre cualquiera, pero que les permitiera ser recordados: así nacía Perrocartón.

¿Qué es Perrocartón? Difícil catalogar a esta empresa, que en realidad, como sus mismos socios definen, es un proyecto que va tomando forma a medida que avanza. Empezaron dos personas, después fueron cuatro, luego nueve, y en dos años ya son 33 los que conforman esta sociedad que al final lo que ofrece es “comunicación en 360 grados”.

Tienen ultra claro su sello. Lo que quieren es alejarse lo más posible de las grandes agencias de publicidad. Las claves de lo que ofrecen se puede sintetizar en un servicio especializado, donde el cliente sea un socio.

Una vez que se tiene el encargo, primero se evalúa qué quiere el cliente y cómo llegar a eso. En esta etapa tienen más que claro que no todo pasa por un millonario comercial de televisión, sino que, muy por el contrario, hay muchos canales de comunicación que una empresa puede tener con su público.

Una vez establecido el diagnóstico, Perrocartón ejecuta: el montaje y organización de un gran evento, el diseño del punto de venta, la elaboración de un comercial de televisión, el diseño de una estrategia de medios, catálogos, página web... prácticamente todas las formas posibles de transmitir un mensaje.

Y, como bien saben ellos, no se trata de un genio que haga todo. Por eso, los socios de Perrocartón abarcan distintas especialidades: hay desde directores de cine, a arquitectos, publicistas, periodistas, diseñadores...

Se les ve contentos y entusiasmados. Y cómo no estarlo, si en el corto tiempo que llevan funcionando ya suman clientes como Procter & Gamble con las marcas Olay y Old Spice, los secadores de pelo Gama, New Balan

Comparte este artículo: