Poder

Autos de Lujo, El placer de Conducir

-
Si bien el vocablo lujo tiene solo un significado, en la industria automotriz tiene muchos más. En las tres principales zonas productoras de automóviles (Norteamérica, Europa y Asia) se tiene una idea muy particular de cómo debe ser y qué debe ofrecer un modelo suntuoso. Revisemos lo que hay en el mercado, concentrándonos en los ejemplares que pueden encontrarse en Chile. Por Leonardo Pacheco Salazar. Sin duda que el mercado de los automóviles lujosos, es uno de los más interesantes de analizar. ¿Por qué? Porque es un segmento que se mueve con fuerzas propias. En él, a las tradicionales variables de decisión de funcionalidad, economía, y capacidad, se añaden otras que tienen que ver con el buen gusto, el refinamiento, la tecnología superior y, por qué no decirlo, hasta con el capricho. Así es. Pocas cosas provocan una reacción más fuerte de deseo que un auto suntuoso y de lujo. Estos ejemplares, de líneas seductoras o robustas, ejercen una especie de atracción erótica más que justificada, al punto que cada vez más personas sienten que cualquier sacrificio para alcanzarlos vale la pena... No por nada la venta de autos de lujo goza de buena salud en el país. Y goza de buena salud, no obstante que se trata de un segmento reservado para aquellos que saben valorarlo y pueden acceder a él, un segmento cuya condición hace que solo pueda ser disfrutado por paladares muy exigentes, que han alcanzado un refinamiento superior. Para referirnos a los ejemplares en sí, es preciso clasificarlos en tres grupos según sea su procedencia. Primero están los de origen norteamericano, específicamente Estados Unidos, luego vienen los asiáticos, para finalizar con los europeos. Antes de partir este periplo, hay que decir que cada punto geográfico ve el lujo de forma especial, siendo las grandes dimensiones, las transmisiones automáticas y los grandes motores, lo que distingue a Norteamérica; la tecnología robótica, las superficies símil madera y los avances en materia de performance, lo que preocupa a los asiáticos; y los sistemas de ayuda a la conducción, los motores de suavidad incuestionable y los diseños refinados, lo que caracteriza a los coches fabricados en el viejo continente. ¡Que comience la función...!

Los grandes de Norteamérica

En esta categoría destacan las marcas Chevrolet, Ford, Chrysler, Jeep y Dodge, con sus impresionantes modelos Trailblazer, Tahoe y Suburban de Chevrolet, Explorer y Expedition de Ford, 300 C, Pacifica, New Caravan y Town & Country de Chrysler, New Grand Cherokee y Commander de Jeep y la exquisita Durango de Dodge. Todos estos ejemplares representan lo mejor de la industria estadounidense, en la que priman los ideales de espacio, potencia y una conducción casi automática. Para estas importantes marcas, el hecho de que el conductor y sus pasajeros se sientan como en el living de su casa, es la tarea principal. Si bien la electrónica y los dispositivos pensantes no son la prioridad, sí lo es todo lo que guarda relación con el confort y la entretención a bordo; son muy comunes los equipos de DVD y los climatizadores de dos e incluso tres zonas.

Los asiáticos van al ataque

De países como Japón y Corea llega una completa y variada batería de modelos dignos de ser mencionados como los más lujosos del mercado nacional. Marcas como Honda, Mazda, Mitsubishi, Nissan, Subaru y Toyota en el caso de Japón, junto a las coreanas Hyundai y Kia, se encargan de desplegar una serie de modelos bien provistos de tecnología, motores no muy grandes, pero potentes, y mucha electrónica dedicada a ofrecer el máximo de confort. Entre los modelos que podemos destacar, se encuentran el Pilot y Legend de Honda, Mazda 5, Montero Limited y New Galant de Mitsubishi, Altima, New Pathfinder y Murano de Nissan, Legacy, Outback y B9 Tribeca de Subaru, y los Toyota 4Runner, Land Cruiser Prado y Camry. Desde Corea, país que ha logrado arremeter con fuerza a nivel mundial muy especialmente en Estados Unidos, en donde sigue acumulando una serie de éxitos relevantes, llegan los modelos Opirus, Grand Carnival y New Sorento de Kia, además de los elegantes Hyundai Azera y Santa Fe.

La valiosa experiencia europea

Desde el viejo continente llegan a nuestro país los más valorados y aspiracionales automóviles del segmento lujoso. Hay que partir de la base que países como Alemania, Italia, Francia, Suecia e Inglaterra poseen una dilatada experiencia en la fabricación de modelos fastuosos, siendo los tópicos relacionados con el arte interior, la belleza exterior, las mecánicas de alto refinamiento y el constante desarrollo en materia de seguridad, lo que destaca a cada una de las marcas asentadas en esos países. Si tuviéramos que etiquetar lo más característico de cada nacionalidad, tenemos lo siguiente: Alemania va por la electrónica pensante, Italia por el diseño, Francia por la galanura interior, Suecia por la durabilidad, e Inglaterra por la elegancia en general. En nuestro mercado están disponibles los modelos 159 de Alfa Romeo, A6, Allroad, Q7 y A8 de Audi, Series 5, 6 y 7, además del poderoso X5 de BMW, C6 de Citroën, S-Type y XJ8 de Jaguar, Discovery3 y Range Rover de Land Rover, Clases E, CLS, S, R, ML y CL de Mercedes-Benz, 607 de Peugeot, Laguna de Renault, 9-5 y 9-7x de Saab, Passat y Touareg de Volkswagen, para terminar con los distinguidos Volvo S60, V70, XC70 y XC90. Como podemos ver, es en Europa donde se concentra la mayor cantidad de modelos lujosos, de gran fama e indiscutible reconocimiento a nivel mundial. La economía abierta de nuestro país, permite disponer de todos estos ejemplares, casi al mismo tiempo que en sus propios mercados de origen.

Deportivos que dejan sin aliento

Para el final hemos dejado a los deportivos, los que si bien forman un grupo aparte y muy especial, son de igual modo integrantes del segmento lujoso. Sin distinguir nacionalidades o conceptos, los enumeramos para que usted pueda hacerse una idea clara de cuál es el que más desea estacionar en su cochera. Alfa Romeo ofrece sus hermosos modelos Brera y GT, Audi hace lo propio con el espectacular TT, BMW presume con su potente Z4 y Serie 3 Coupé, Chrysler no da lugar a los sueños con su bólido Crossfire, Mazda apuesta por la exótica belleza de su RX-8, Mercedes-Benz ofrece un amplio rango de selección por medio de sus modelos SL, CLK y SLK, sin olvidar toda la gama AMG, mientras que Nissan invita a correr por la vida con su 350Z, y Peugeot dice presente con su elegante y carismático 407 Coupé. Para el final y a modo de ofrecerles un suculento postre, dejamos a las marcas Ferrari, Maserati y Porsche. La firma del cavallino rampante considera todos sus modelos para el mercado nacional; claro que solicitando con tiempo su fabricación y pagando una pequeña fortuna por ellos. Digamos que por ahora el nuevo 599 GTB Fiorano, es la gran joya de Maranello. En Maserati destacan los modelos Quattroporte y GranSport, ambos poseedores de una especial belleza. Porsche valida su nombre por medio de los ejemplares Boxster, Cayman, 911 y Cayenne, todos disponibles y a la espera de que un afortunado cliente tome su volante y comience a disfrutar de sus increíbles prestaciones.

Un mercado en expansión

La palabra autorizada de Iván Silva, vicepresidente ejecutivo de la Asociación Nacional Automotriz de Chile (ANAC), sirve para entender de mejor modo en qué consiste y cómo evolucionará el segmento de los automóviles de lujo. -¿Cómo se desarrolló el 2006 en lo que respecta al mercado de automóviles lujosos? -Primero, me gustaría definir qué es un auto de lujo: uno cuyo precio se ubique sobre los $ 15 millones. Dicho eso, hay que señalar que efectivamente ha habido un crecimiento del mercado en estos valores, fundamentalmente en la medida que el impuesto al lujo empezó a bajar el año 2004. Estos autos fueron paulatinamente teniendo rebajas, de modo que por una suma entre 15 y 20 millones de pesos –hoy– uno puede acceder a marcas que llamamos lujo en Chile, como Mercedes, Audi, BMW, Volvo, etc., que están más o menos, en sus modelos más pequeños, en esos precios. A eso le agregaría también que los SUVs grandes, también de valores entre 15 y 20 millones de pesos, han sido una gran moda, uno de los segmentos con mayor crecimiento del mercado, y están en rangos de precios que permiten considerarlos vehículos de lujo. En el lujo de escala mayor, es decir autos entre 20 y 50 millones de pesos, a mí me parece que no ha habido un crecimiento proporcional a lo que estábamos hablando; ha sido un crecimiento menor porque a ese tipo de automóviles, aun en el año 2006, el impuesto al lujo los afectaba fuertemente. Pero aun así los vehículos de gran precio se venden en Chile; por ejemplo, anualmente se venden sobre 100 Porsche en nuestro país. -¿Cómo se proyecta este año, con respecto al 2006, en este segmento? -Creo que con los autos de hasta 20 millones de pesos se va a mantener el mercado, y si hay algún crecimiento va a ser de 5% o algo así. Pero los autos del segmento de precio más alto, es decir vehículos cercanos a 100 mil dólares, por ejemplo, sin duda que van a crecer porque son segmentos cuyos precios van a bajar ostensiblemente en un 12% a 15%, vale decir unos 15 mil dólares. -¿Cree que el segmento de los lujosos se va a abrir a un mayor número de personas con esta reducción a cero del impuesto al lujo? -Creo que sí; por algo emocional las personas se van a permitir comprar un auto de lujo que ahora sí podrán pagar, y van a sentir que no están pagando de más. -¿Cuál va a ser la evolución de los autos lujosos?, ¿los SUVs seguirán siendo los favoritos o vendrán otras tipologías? -Se dice que en el mundo los SUVs no están teniendo el éxito que tuvieron en los años pasados, sobre todo en Estados Unidos, debido a que se está produciendo una vuelta a autos más tradicionales, sedán o de tamaño menor, fundamentalmente por una cuestión de consumo. En Chile, de hecho, los SUVs están siendo más pequeños, hay una gran cantidad que son 4x2, lo que los hace más económicos, y un gran porcentaje que son diesel, cosa que no sucede en el gran mercado de los SUVs del mundo. No sé si esta situación que se está produciendo pueda ser repetida en Chile. Con todo, creo que el segmento de los SUVs va a seguir siendo importante, quizás no con la velocidad de crecimiento que tuvo en el pasado, pero sí va a seguir creciendo, sobre todo si pensamos que nuestro mercado es distinto o curioso: por ejemplo, no se ven muchos autos deportivos. Para mi gusto, una de las razones del éxito de los SUVs es que en nuestro país las personas con espíritu aventurero y deportista se identifican más con este tipo de vehículo que con uno deportivo, y también cada día son más las mujeres que prefieren un SUV porque es un auto cómodo, amplio y más seguro.
Comparte este artículo: