Opinión

El ocaso final

El desprecio del PS a Lagos es un indicio de que la izquierda se mueve hacia el populismo. Un error histórico de la proporción de la DC en 1970.

Economista

La primera quincena de abril termina con tres bajas: Insulza, Atria y Lagos, todos desechados por cuenta del PS. En otras palabras, los socialistas de hoy no tienen un solo militante que los pueda representar, lo que es sorprendente. El PS decidió abrir la puerta al populismo, renunció a la sustancia. Andrade cándidamente señaló que ahora sólo falta ponerle contenido a Guillier.

Pero aún hay 14 candidatos en carrera: Piñera, F. Kast, Ossandón, J.A. Kast, N. Larraín, Parisi, ME-O, Canelo, Mayol, Sánchez, Navarro, Goic, Guillier, acaba de aparecer Rendón, y falta alguno de Ciudadanos. Hay más de 30 partidos y varios en formación que competirán por el Congreso, lo que hace prever un muy mal escenario de gobernabilidad para quien llegue a La Moneda. A finales del 2018, muchos empezarán a echar de menos al binominal, como ha ocurrido con el voto obligatorio.

Rebarajando el naipe

ME-O coquetea con el PC, la DC no decide si irá a primarias. La decisión del PS los mueve hacia la primera vuelta, pero la DC está demasiado dividida para esa aventura de dignidad y podría ser capaz de subordinarse a Guillier en definitiva. El matrimonio con la izquierda le ha costado más de un millón de votos y su decadencia se demuestra porque Goic es lo mejor que pueden levantar.

El PS optó por el camino de las conveniencias, no de los principios. No se puede comparar el tonelaje político de Lagos con la levedad de Guillier. Ya se equivocaron dramáticamente con Bachelet y no aprendieron la lección. Sin Lagos ,la Nueva Mayoría se ha quedado sin una carta de peso, y por ello será presa fácil del Frente Amplio. En la encuesta de Cadem, Guillier vuelve a retroceder un poco, Piñera avanza otro poco y emerge Sánchez, que en una semana logra nada menos que 6 puntos de apoyo quedando tercera en la lista. El resto es arroz graneado.

En el Frente Amplio, Mayol se ha desdibujado, especialmente después del debate con F. Kast, que lo pulverizó. Aparece Rendón, aunque la candidata casi con seguridad será Sánchez, pero es sólo un saludo a la bandera, que abre el terreno al populismo y las promesas imposibles. Con todo, si la primera vuelta fuese hoy habría entre seis y ocho candidatos, que a mi juicio serían Piñera por Chile Vamos, Guillier por NM, ME-O, Parisi, Sanchéz, J.A. Kast, y un candidato de Ciudadanos. A mí no me sorprendería que Mesina entrara al ruedo. Pero muchas cosas van a pasar.

Las fuentes de incertidumbre

Las siguientes variables a mi juico son las que abren el escenario: 1) Si habrá primarias, que para la Nueva Mayoría serían entre Guillier y Goic, con el éxito de Guillier asegurado. 2) Si las hay, cuál será la participación y por cierto la abstención final de la segunda vuelta. 3) Quiénes pasan las primarias, cada vez más disminuidas. 4) Si la NM se quiebra o no, y cómo, lo que tiene muy alta probabilidad luego de bajar a Lagos. En mi opinión ya está quebrada, lo que se hará formal posiblemente en el momento de las listas parlamentarias. 5) Por el lado de Chile Vamos, está la duda si Ossandón tira el mantel y va como independiente, que tiene mucha probabilidad. 6) Cómo será la gestión del gobierno ya pato cojo, sus cifras, sus errores o aciertos. 7) Si la DC va a primarias o a primera vuelta, lo que puede generar su escisión. 8) Cómo será el tenor de las protestas este año y sus secuelas. Al parecer vienen muy bravas. 9) El desarrollo de los temas judiciales que afectan a la política y empresas, y si aparecen nuevas denuncias. 10) Cuán “sucias” serán las campañas y todo lo que ello engendra. Por cierto afectan toda la gama de eventos de poca probabilidad y alto impacto.

En mi opinión, la creciente polarización del país y las angustias de perder el poder llevarán a más votantes a las urnas, lo que es interesante. La mayor parte de los candidatos son muy conocidos. ME-O va ya a la tercera ronda, Piñera ya fue presidentes, Guillier ha estado asociado a la Concertación por décadas aunque lo quiera esconder, Navarro se autoproclamó sin destino, Ossandón es de larga data en RN, Goic es del establishment tradicional. Las figuras políticas que de alguna manera renuevan el escenario son F. Kast, Bea Sánchez, Parisi, Mayol y Atria. De Canelo no se ha escuchado nada. Vallejo, Cariola, Jackson y Boric son jóvenes pero de ideas muy antiguas y nada renovadas. Yo al menos esperaba mucho más de estos jóvenes, que no han traído ideas frescas para el país. Veremos qué pasa a medida que maduran.

Las propuestas

En relación con las ideas y programas, hasta aquí ni Guillier, Goic, Sánchez, Mayol, Ossandón, ni Ciudadanos han propuesto nada sólido, estructurado y concreto. Quizás algunos eslóganes al pasar. Evópoli ha presentado muchas propuestas, concretas y novedosas. Piñera ya anunció los pilares de su campaña, y traerá un programa detallado en que están trabajando cientos de profesionales. Lagos también propuso muchas ideas y propuestas pero no despertaron el interés que él creía. ME-O por definición es una máquina de propuestas, en general poco viables pero propuestas al fin. Sin duda Parisi ofrecerá una enorme batería de cosas, muchas facilistas tipo Fra Fra.

No obstante lo anterior, ésta no será una campaña de ideas. El país ya está muy polarizado. No se trabaja en favor de algo, sino en contra de los otros. Para la izquierda, el objetivo único es frenar a la derecha y seguir en la farra nacional. Otra característica interesante de esta elección es que la izquierda más dura como el PC, está siendo flanqueada desde otra izquierda aún más extrema, el Frente Amplio, que tiene nada menos que 12 partidos o movimientos. Por otro lado, la DC y el PC no se toleran ni ahora ni antes. Dada la bajada de Lagos y todo lo que ello implica, no sería nada de raro que el PC levantara su propia candidatura.

Epílogo

En mi opinión, la NM ya no da para más. La prueba de fuego serán los acuerdos parlamentarios. Cuando ésta se quiebre, se debilita inmediatamente la opción de Guillier. A estas alturas, todo parece indicar que Piñera es por ahora la única opción clara para segunda vuelta, y después de la decisión del PS, Guillier podría consolidarse. Sin embargo, no está ausente el escenario de que el periodista se termine desinflando (como pasó con Golborne), y eso abre una peligrosa caja de Pandora. El desprecio del PS a Lagos es un claro indicio de que la izquierda se mueve aceleradamente hacia el populismo, lo que pone en jaque al sistema democrático. La mala gestión de Bachelet deja al país en muy malas condiciones: la posibilidad de un segundo gobierno populista sería nefasta.

El PS ha cometido un error histórico de la proporción de la DC en 1970.

Comparte este artículo:
  • Cargando

Síguenos en Facebook

x