Revista Capital

Cómo llevar una vida online más protegida

Este martes se celebró el Día de Internet Seguro, que busca educar sobre las buenas prácticas y el autocuidado de nuestra vida online. Google compartió tips para cuidarte a ti y a los tuyos de algunas de las amenazas más comunes y más evitables que puedes encontrar en la red. Ya sea que navegues desde tu dispositivo móvil o tu escritorio, estos consejos te ayudarán a estar más tranquilo.

No repitas tus contraseñas, no importa si es la del banco, el correo electrónico o la pantalla de bloqueo de tus dispositivos). Es ideal que sean largas e incluyan números, letras, símbolos, mayúsculas y minúsculas. Si necesitas ideas para crearlas, te sugerimos lo siguiente: escribe una frase que puedas recordar fácilmente y que signifique algo para ti. Un buen ejemplo es usar parte de tu canción favorita: “Me verás volar por la ciudad de la furia”. Ahora elige la primera letra de cada palabra, juega con mayúsculas y minúsculas, reemplaza ciertas letras por números. Así, puede quedarte una contraseña segura como ésta: “MvVxl4CDl4F”. Ésta es una contraseña que difícilmente los ciberdelincuentes podrán descifrar.

Ojo, que esto también se aplica a la red Wi-Fi de tu casa. Establece tu propia contraseña para proteger el router y cambiando la que venía predeterminada o que te dieron en la compañía de internet. Házlo también con tu señal Wi-Fi para evitar que personas ajenas la utilicen.

Agrega una capa de seguridad a tu cuenta Google

Es súper fácil: simplemente habilita la verificación en dos pasos. El acceso a tu cuenta funcionará de una forma nueva y tras ingresar tu contraseña se te pedirá algo más: un código que se envía a tu celular. Así, si un desconocido trata de entrar a tu cuenta, éste no podrá hacerlo al faltarle el segundo código. La idea es protegerte con algo que sabes (la contraseña) y algo que tienes (el teléfono).

Después de acceder a tus servicios personales, sobre todo cuando utilizas computadores públicos a los que tienen acceso otras personas, es muy importante que te asegures de cerrar la sesión de correo, de YouTube o de redes sociales. Si cierras el navegador pero no tus cuentas, quedarás expuesto a que otros vean tu información personal y que puedan hacer mal uso de ella.

A través del sitio Mi Cuenta podrás ver y cambiar la configuración de tu cuenta de Google. Dentro de ella, existe la posibilidad de hacer un chequeo de seguridad que te permitirá ver qué dispositivos están conectados y desde dónde, y qué aplicaciones tienen acceso a tu cuenta. Si ves alguna actividad sospechosa, desde ahí mismo podrás revocar permisos y cerrar sesiones en dispositivos no autorizados.

Cuando accedas al servicio online, revisa la dirección web para asegurarte de que empiece con https:// (y no solo “http://”) e incluya el candado verde, visible en Chrome en la parte izquierda de la barra de navegación. Éste es un signo de que estás ingresando a una página segura. Si no lo encuentras, evita descargar archivos, ingresar datos sensibles o realizar compras o transacciones.