Negocios B: Jugar para no pelear - Revista Capital

Negocios

Negocios B: Jugar para no pelear

-

“¿Está bien que los hombres ganen más que las mujeres? Sí o No”. Ese es el tipo de preguntas con las que parte Versus, un juego de tablero en el cual gana la línea argumentativa que más puntos obtenga. Claro está, el objetivo final no es quién gana, sino cómo se conversa y se entienden las diferencias. Versus es solo parte de una herramienta pedagógica mucho más grande: Wayna, un proyecto que cabe en una caja de 50 x 30 cm, que incluye seis juegos y que está estructurado en tres ejes: alfabetización emocional, empatía y valoración de la diversidad, y cuya finalidad es disminuir la violencia escolar.

La iniciativa partió de la Fundación Semilla. “La idea era generar un proyecto de alto impacto, innovador y entretenido”, explica Marcelo Trivelli, presidente de la Fundación. Sebastián Amaral, director de la plataforma creativa de negocios, Idemax, recogió el guante. Durante dos años, junto a sus socios aplicaron sus conocimientos en design thinking para explorar quiénes eran estos jóvenes y perfilarlos.

Una vez listo, Wayna comenzó a ser aplicado en diferentes colegios públicos para testear su efectividad e ir validando las hipótesis. “El efecto que ha tenido es espectacular y el desarrollo futuro es infinito”, dice Trivelli.

Amaral explica que Wayna también ha provocado mucho interés en el mundo. “Hay pocas herramientas para erradicar la violencia escolar y la Unesco apoya este proyecto para escalarlo en América Latina y el Caribe”. En paralelo, Trivelli irá a presentar la herramienta a Salamanca, España; mientras que Amaral mostrará Wayna en marzo en el Congreso Psychology & Peace en la Universidad de Notre Dame, Estados Unidos.

“Para nosotros, el antónimo de la violencia es convivencia”, explica Trivelli, quien agrega que lo que viene ahora es la transferencia de esta herramienta a establecimientos educacionales. “El juego no se vende, es nuestro interés como fundación que se pueda usar entre los profesores, y luego entre los alumnos, porque está diseñado para mayores de 11 años”, explica.

Comparte este artículo:
  • Cargando