Revista Capital

El otro made in China

Por: Antonieta de la Fuente, desde China

Una mezcla de vértigo y fascinación. La vista desde el piso 96 del St. Regis Hotel, donde está el restaurante Elba Italian, sobrecoge. Es probablemente uno de los mejores lugares para ver la ciudad de Shenzhen en toda su magnitud. Un rascacielo tras otro e iluminadas avenidas van dando forma a la metrópolis que más crece en China, y donde llegan año tras año nuevas empresas a instalar sus cuarteles generales y aprovechar el talento joven que se mueve desde distintas partes del país, atraído por las bondades de la ciudad y las enormes perspectivas de desarrollo profesional.

Se le conoce como el Silicon Valley chino y discretamente ha ido ganando fama entre los fanáticos de la tecnología. Se dice que en la calle Huaquiang, donde está el mercado electrónico de Shenzhen, se marcan los precios mundiales que tendrán los nuevos gadgets. Ahí es posible encontrar todo tipo de tecnología, mientras se recorren sus anchas veredas, donde queda en evidencia que el promedio de edad de los poco más de 11 millones de habitantes de la ciudad no alcanza a superar los 30 años. Pero Shenzhen no son solo rascacielos. También posee varios parques temáticos, como la Ventana del Mundo, con réplicas en miniatura de varios monumentos famosos del mundo, como la Torre Eiffel y la Gran Muralla, repartidas entre frondosos árboles. También vale la pena pasear por Nanhai E-Cool, la antigua fábrica de Sanyo que alberga a más de 100 pequeñas empresas creativas, u OCT Loft, un terminal de arte contemporáneo que acoge exposiciones e instalaciones artísticas a lo largo del año.

Todo pasa en Shenzhen. Hay, al menos, seis mil empresas de dispositivos electrónicos, entre ellas Huawei, la compañía número uno en China y que disputa los tres primeros lugares en venta de celulares en el mundo con Apple y Samsung. La empresa del logo de flor de loto nació en esta ciudad hace 30 años, por lo que ha vivido a la par el desarrollo de Shenzhen, que hace 40 años era solo un puerto pesquero vecino a la vertiginosa Hong Kong...

La empresa ha invertido 45 mil millones de dólares en investigación y desarrollo en los últimos diez años, lo que los sitúa como la 9° firma que más destina a este fin en el mundo.

Si eres suscriptor, continúa leyendo esta nota en el papel digital.
Si aún no lo eres, suscríbete AQUÍ.