Negocios

Green ghost ¿El nuevo Tompkins?

Hizo su fortuna en el negocio automotor, pero hoy Charlie Clark tiene una nueva misión: salvar el planeta. Tras pagar nueve millones de dólares por el fundo Reñihué a la viuda del filántropo que donó al Estado chileno el parque Pumalín, este gringo-latino quiere desarrollar un proyecto de conservación en Chile. Y no descarta comprar más tierras.

-

Por: Carla Sánchez M.
Fotos: Verónica Ortíz

-¿Piensa comprar más tierras en Chile?

-¡Sipo! (dice con tonito cantado).

Charlie Clark es rubio, alto y usa un cinturón con el logo de Gulf, la petrolera norteamericana. A simple vista es el típico tejano. Pero este ex nadador se siente más cómodo entre los latinos. En particular, los mexicanos. “Soy entero gringo, pero no de corazón ni de alma”, admite en un español casi perfecto. Por lo mismo, eligió apodarse “green ghost” e inventar un personaje parecido a linterna verde, que se viste con un traje spandex verde, lucha contra el mal y habla en español en un programa de televisión que él mismo produce...

“Kris (McDivitt) me dijo que para ella este lugar tenía mucha carga emocional y que como su marido ya no estaba, quería que alguien de buen corazón se quedara con él.  Ella decidió venderme a mí. La pachamama ayudó en mi negocio”.

“Tengo una sorpresa para Trump en mi película. Vamos a tumbar el muro”, adelanta Clark sobre la producción que realiza junto al actor chileno Marko Zaror donde un superhéroe lucha para combatir la discriminación y salvar al mundo.

“Quiero cambiar la industria, convertir todos los autos a batería eléctrica, solar o a tecnologías que no afecten el planeta. Me encanta lo que está haciendo Elon Musk. Elon, si estás leyendo esta entrevista, ¡quiero ser tu primer vendedor de Tesla en Chile! (bromea)”.

Si eres suscriptor, continúa leyendo esta nota en el papel digital.

Si aún no lo eres, suscríbete AQUÍ.

Comparte este artículo:
  • Cargando