Revista Capital

Por qué Samsung quiere que al iPhone X le vaya bien

A pesar de que solemos asociar a Apple y Samsung como empresas rivales, la verdad es que ambas compañías trabajan juntas de vez en cuando, y la última vez fue para el iPhone X, ya que la empresa coreana fue uno de los principales proveedores de componentes para su desarrollo.

Según analistas de Counterpoint, el éxito del último dispositivo de Apple será una excelente noticia para Samsung, y esas ventas podrían hacer ganar más dinero a la surcoreana de lo que genera con el Galaxy S8.

Todos esos componentes, según una estimación de The Wall Street Journal, se venden a Apple por US$ 110, lo que representa una décima parte del precio de venta del iPhone X más económico.

Apple espera vender 130 millones de este modelo hasta el verano de 2019. Tomando esos datos y dejando algunas variables al margen, Samsung se embolsaría US$ 14.300 millones gracias al nuevo iPhone.