Revista Capital

Elon Musk quiere que la primera misión de carga a Marte sea en 2022

En el marco del Congreso Internacional de Aeronáutica, en Adelaida, Australia, Elon Musk anunció su nuevo plan para llegar a Marte, el cual es incluso más ambicioso del que presentó en la edición anterior, realizada en México. La base de todo es un nuevo cohete que Musk llama BFR (Literalmente Big Fucking Rocket).

Este nuevo cohete tendrá un sistema de lanzamiento mayor a los 110 metros del Saturn V, el cohete más grande fabricado por el ser humano. Para poner al BFR en órbita, se necesitará una nave de 9 metros de diámetro y 48 de longitud, con capacidad para albergar hasta 100 personas repartidas en 40 camarotes. Todo el sistema, por supuesto, es completamente reutilizable. Este último aspecto es fundamental para ahorrar costes.

“Cinco años me parece tiempo más que suficiente”, dijo Musk al comentar que este el BFR estaría yendo a Marte en 2022, y que en 2024 haya cuatro vuelos al planeta rojo, dos de ellos tripulados y con 100 personas a bordo cada uno.  Para que su plan funcione es preciso desarrollar un sistema que permita sintetizar el CO2 y agua de la atmósfera marciana en metano y O2 para obtener combustible suficiente para la vuelta. El primer lanzamiento de carga iría destinado precisamente a poner a prueba esa tecnología.

El CEO de SpaceX también ha anunciado un proyecto para usar el BFR como sistema de transporte suborbital. Usarlo supondría conectar cualquier ciudad del mundo con cualquier otra en poco más de media hora.