Revista Capital

La última tentación de Fernández León

Por: María José López
Ilustración: Ignacio Schiefelbein

NFV. Con esas iniciales (Negro Fernández y Varios) apostó por Banmédica a principios de los 90. Llegó ahí invitado por un grupo de amigos que necesitaban espaldas financieras para comprar un paquete de acciones. Treinta años después, está por vender el 28,74% que mantenía en la empresa. De concretarse recibirá cerca de 800 millones de dólares y acumulará un patrimonio de unos 2 mil millones de dólares.

En todo caso, quienes conocen detalles de esta transacción cuentan que el ingeniero comercial de la Universidad Católica, fundador de la inmobiliaria FFV, Las Brisas y socio de Consorcio, Pucobre, Entel y Parque del Recuerdo, no tenía planes de deshacerse de la empresa. Pero los gringos lo tentaron.

A mediados de julio, el grupo norteamericano United Health Group (UHG) se contactó directamente con Eduardo Fernández León (79). Fueron al grano: le dijeron que querían comprar Bandmédica. Lo habían intentado en el pasado y ahora estaban dispuestos a que resultara...

Fernández León no tenía planes de deshacerse de la empresa. Penta de frentón no quería. Pero los gringos lo tentaron. A mediados de julio, representantes de United Health Group se contactaron directamente con él y fueron al grano: querían comprar Bandmédica. Lo habían intentado en el pasado y ahora estaban dispuestos a que resultara.

Hoy es conocido por su cercanía con el Opus Dei. Pero Fernández León tiene sus raíces en el mundo jesuita. Según explica el padre Fernando Montes, ex compañero de curso del empresario, fue el patriarca, ignaciano también, quien a fines de 1930 donó a los sacerdotes de la compañía un terreno de cinco hectáreas, en pleno borde costero de Santo Domingo.

Si eres suscriptor, continúa leyendo esta nota en el papel digital.
Si aún no lo eres, suscríbete AQUÍ.