Negocios

Reciclando esperanza

-

Cuando estaba en el colegio, Hernán Inssen salía con sus compañeros a recolectar y vender diarios y revistas para obtener fondos para su paseo de fin de año. Por eso, luego de egresar de Ingeniería en Recursos Naturales Renovables de la Universidad de Chile, trabajar cuatro años en el sur como encargado de gestión de una planta de paneles y ser dos años jefe de operaciones en el punto limpio de Lo Barnechea, decidió que era momento de crear su propia empresa. ¿De qué? Gestión de Residuos y Reciclaje. Así, en 2013 nació HOPE, una de las primeras iniciativas en Santiago en ofrecer el servicio de retiro de reciclaje a domicilio.

Con el tiempo, el ingeniero industrial Cristián Gutiérrez y el sociólogo Jorge Tapia se sumaron al proyecto. Sus primeros clientes fueron condominios y empresas pequeñas, y después casas y algunos pilotos municipales de recogida diferenciada de residuos.
“Cuando se facilita el sistema de recogida, las personas sí están dispuestas a separar sus residuos. En los dos proyectos piloto que hemos realizado, se evidencia una participación promedio por sobre el 80% por cada jornada de trabajo”, dice Hernán.

Hoy, HOPE trabaja con más de 90 clientes activos entre casas, condominios, establecimientos educacionales y empresas; y gestionan entre 10 y 12 toneladas mensuales de residuos reciclables de distinto tipo.

Su objetivo es llegar a diciembre de este año a las 40 toneladas y a fines de 2018 lograr las 100 toneladas al mes, “que es lo que generan 6.000 familias, aproximadamente”, explica.

Para eso, trabajan en el desarrollo de un Centro de Reciclaje y Educación Ambiental en conjunto con Sorepa, Cristalerías Chile y la Municipalidad de La Reina, que entregó un terreno de más de 1.000 m2 en comodato, en el cual se dictarán talleres e se implementará un sistema inteligente de recepción de residuo: ECOVEN. Este permite cuantificar el material entregado y generar un ticket para que el usuario cargue puntos a través de una app y así obtener descuentos en comercios asociados o eventualmente en dinero, que puede ser cargado en una tarjeta de crédito o un monedero tipo tarjeta BIP.

“Este sistema nos permitirá recompensar a las personas que son parte de la solución, aún hay algunos que creen que el reciclaje se va a un relleno sanitario, nosotros garantizamos que lo que se entrega se recicla”, conluye Inssen.

Comparte este artículo:
  • Cargando

Síguenos en Facebook

x