Negocios

Arístides Benavente, presidente de Komax: “Los empresarios no podemos seguir acumulando plata”

Arístides Benavente lo tiene claro: “Quiero que otros empresarios entiendan que sin filantropía, esta cuestión no funciona. No puede ser que algún porcentaje de las platas que estamos recogiendo en nuestras empresas, no vuelvan al sistema de manera absolutamente desinteresada”. Y él pretende dar testimonio para que sus pares se hagan la siguiente pregunta: “Si este huevón puede, por qué yo no”.

Por: María José López
Fotos: Verónica Ortíz

Arístides Benavente no practica deportes outdoors. Contrario a lo que pudiera pensarse, al presidente de Komax, el holding que tiene entre sus íconos a The North Face, no le gusta subir cerros ni la ropa. Lo de él, dice, son los caballos. Y leer.

Tampoco se apuró en conocer a Douglas Tompkins, el fundador de la marca que él representa, junto a su socio, Carlos Alberto Cartoni, desde el 2001. Benavente tenía ciertas “reticencias por cómo el ecologista estaba haciendo las cosas en Aysén”. El encuentro ocurrió recién a principios de 2015, pocos meses antes de que Tompkins muriera tras caer de su kayak en el lago General Carrera.

Recuerda que le dijo: “Douglas quiero crear una fundación para cuidar pueblos de la Patagonia de Aysén”, y que Tompkins le respondió de inmediato: “Tienes que conocer el Amarillo”. A poco andar, viajaron juntos a la localidad de 23 casas que en los 90 el ecologista levantó frente al Parque Pumalín, a pocos kilómetros de Chaitén. Hablaron horas sobre su trabajo y la resistencia que enfrentó el ecologista. Benavente le reveló que el nombre de la ONG que quería formar sería Fundación Patagonia de Aysén y que el foco estaría en el turismo comunitario.

Luego de ese primer periplo, Tompkins lo acompañó a recorrer Cerro Castillo, la villa de 500 habitantes emplazada a 90 kilómetros de Coihaique, que sería el “piloto” para poner en marcha su iniciativa. A pesar de sus diferencias –Benavente cree que Tompkins no mantuvo la identidad del Amarillo–, recuerda que tuvieron mucho feeling. De hecho siguieron en contacto, “pimponeando” ideas hasta que ocurrió el accidente.

Benavente reflexiona unos segundos, y agrega: “Hay dos cosas que son rescatables de él y que pude agradecerle personalmente”.

-¿Cuáles?

-Haber puesto en valor un lugar en el que no teníamos ningún interés, que es la Patagonia de Aysén. Y segundo, nos enseñó el concepto de filantropía. Fue el primero que nos dijo “señores, esta cuestión tiene que ser incorporada dentro del modelo, si no, no funciona”.

Para Arístides Benavente, Tompkins es el único filántropo real que ha pisado Chile.

Empieza el murmullo

Arístides Benavente Aninat creció en el campo. Su padre, un agricultor de Concepción, era dueño de un fundo en Chillán, y fue ahí, en un internado de la zona, donde este hombre, el cuarto de seis hermanos, cursó su enseñanza básica. Ahí también despertó el amor por los caballos –él mismo trajo seis en avión de Hungría–, animales que lo llevaron a ser campeón chileno de enganches, carreras enduro de coches, a principios del 2000.

Estuvo en la VIII Región hasta los 70, cuando el patriarca lo perdió todo durante la reforma agraria. Entonces, los Benavente se trasladaron a Paraguay por tres años. Finalizó sus estudios en el Instituto Nacional y luego estudió ingeniería civil, en la Universidad de Chile.

Los primeros pasos empresariales los dio junto a su socio histórico, Carlos Alberto Cartoni, con quien fundó una corredora de bolsa que operó entre 1988 y 1993. Ese año Cartoni se lanzó a las aguas del retail y fundó Komax, que además de The North Face, maneja Gap, Brooks Brothers, Polo y Banana Republic, entre otras. Mientras Cartoni recorría el mundo buscando nuevas marcas para representar, Benavente era el gerente general y vigilaba las tiendas para que el negocio escalara. Así fue hasta 2014. Ese año, Linzor Capital inyectó un aumento de capital y entró como tercer accionista de la empresa, la que hoy está valorizada en unos 70 millones de dólares. “No podíamos seguir solos en Komax, porque no teníamos recursos, entonces incorporamos al fondo de inversiones y me fui”, asegura. Asumió la presidencia de la empresa, arrendó una oficina en Vitacura y comenzó a cranear dos emprendimientos: Toteat –una plataforma virtual que administra 270 restaurantes en línea y que este año se lanza en España– y Fundación Patagonia de Aysén.

“Trabajé 25 años en el negocio de la ropa, me dediqué a hacer de Komax una compañía que generara mucho valor para todos. Tengo mi plata y quiero dar oportunidades, las misma que me dieron a mí otras personas”, señala.

-¿Por qué eligió la Patagonia para hacerlo?

-Tenía la obligación de crear un proyecto propio, creo que todos debemos hacerlo, y el lugar que más me gusta en el mundo es la Patagonia, de hecho tengo un campo en Río Leones. Tenía que ser ahí.

Eligió Cerro Castillo para partir porque es lo más visible cuando se viaja al extremo sur. Lo primero que hizo Arístides Benavente fue comprar la que, a su juicio, era “la casa más fea del pueblo”. La construcción, en la calle Freire, estaba vieja y media caída. Él la pintó, arregló su reja, su fachada y la convirtió en la sede de su fundación. El pueblo empezó a murmurar. ¿Quién es él? ¿A qué viene? No hubo respuestas.

Luego eligió otras tres casas ubicadas en puntos estratégicos del pueblo. Les ofreció a sus dueñas repararlas. Sólo una de ellas aceptó. Benavente contrató a Pablo Barrientos, un “famoso” en la villa, como jefe de obras y a tres de sus maestros. Tras ver los resultados, las dos casas reticentes se sumaron. Entonces, el murmullo subió de volumen y algunos vecinos fueron a tocar la puerta de la fundación para decir que también querían el trabajo para sus casas.

Otros, sin embargo, empezaron a desconfiar del nuevo vecino. Benavente se dio cuenta de esa inquietud, así que le pidió a Barrientos que reuniera al pueblo en la sede comunitaria, al lado de la iglesia. Llegaron 130 personas de las 450 que viven ahí. Un hito en las asambleas que hasta entonces se habían organizado. “No vengo a arreglar sus casas”, aclaró ante los ojos expectantes de los vecinos. “Vengo a trabajar aquí para que ustedes puedan transformar esta villa en una que sea reconocida mundialmente, que sea un lugar donde los turistas puedan alojar con ustedes para que mejore su calidad de vida”.

“Usted es el palo blanco de Tompkins”, acusaron algunos, y él tuvo que salir a tranquilizar al tumulto: “No voy a comprar ninguna propiedad más, y espero que ni uno de ustedes venda, porque si salimos adelante, sus terrenos van a valer oro. Ustedes pongan los materiales, yo los ayudo con la capacitación de administración y mano de obra. Yo apoyo, pero no regalo”, les aclaró...

Si eres suscriptor, continúa leyendo esta nota en el papel digital.
Si aún no lo eres, suscríbete AQUÍ.

Comparte este artículo:
  • Cargando
  • Hector Espinoza

    Bien por el esfuerzo y por liderar.

  • Fernanda urrejola

    Excelente , necesitamos a personas así , con capacidad de dar a otro sin esperar nada a cambio .
    Ojalá pueda aportar también en temas educativos , es el foco para poder cambiar la vida de muchos .

Síguenos en Facebook

x