Negocios

Negocios B: Tocando madera

Cada vez que un mueble, lámpara o reloj de madera nativa es vendido, un árbol es plantado en su reemplazo en la Patagonia. Es lo que Nicole Stefanic y Alejandro Fernández hacen desde el 2013 a través de su tienda Kruz.

Stefanic es diseñadora de la UC y comenzó este proyecto con otras dos compañeras de la universidad. Partieron haciendo muebles de diseño y decoración de lenga, raulí, mañío y aromo. “Cada madera tiene sus propias características que la hacen única y cada veta es irrepetible, lo que hace que cada mueble sea exclusivo”, dice Stefanic.

Sin embargo, al poco andar se dieron cuenta de que se perdían muchos retazos. “Nos parecía un crimen botarlos. Así que decidimos darles una segunda vida útil”, señala. Así nació la línea Toca Madera, que aprovecha esos “desechos” para convertirlos en lámparas, percheros o relojes.

Para hacer el ciclo completamente sustentable, Stefanic y su marido –Fernández compró el porcentaje a las otras dos socias– plantan un árbol en Reforestemos Patagonia por cada uno que usan para “devolverle la mano a la tierra”. Y a su vez, los clientes que compran los productos reciben un código para que ellos mismos planten uno.
A la fecha han sido plantados casi 50 árboles nativos.

Kruz ha ganado dos fondos: Capital Abeja 2014 y Link de Mujeres Empresarias 2015. “Hemos tenido altos y bajos, pero el año pasado nos afirmamos con varios proyectos de regalos corporativos sustentables que nos salieron, por eso queremos seguir con fuertes campañas corporativas este año y esperamos llegar al retail con la línea de productos Toca Madera”, asegura Stefanic.

Comparte este artículo:
  • Cargando

Síguenos en Facebook

x