Negocios

Alicia en el país del rating

Alicia Hidalgo llega a la dirección ejecutiva de TVN para hacer frente a la peor crisis financiera y de audiencias que haya atravesado en canal nacional en su historia. Con un estilo tildado como directo, a veces duro y a quien no le tiembla la mano a la hora de tomar decisiones difíciles, la profesional debe hacer frente a sus críticos que dicen que sabe de números y no de contenidos.

-

Por: Natalia Saavedra

Foto: Verónica Ortiz

Alicia

Sobre la mesa del directorio de TVN había dos nombres tras la salida de Carmen Gloria López de la dirección ejecutiva de TVN: Jaime de Aguirre y Alicia Hidalgo. No fue una decisión fácil. La primera opción era una fórmula probada en cuanto a contenidos. La segunda: una apuesta. Finalmente los diez miembros se inclinaron por Hidalgo, que hasta ese entonces ocupaba la gerencia general de la señal nacional. Fue la primera vez en la historia del canal que se nombraba a una persona de sus filas para ocupar el máximo cargo ejecutivo.

La movida es mirada con cautela, porque la gestión de Hidalgo podría definir el futuro de TVN. Un canal que enfrenta las pérdidas más grandes de su historia (al cierre de esta edición se calculaba que superarían los 25 mil millones de pesos), la desvinculación de más de 350 personas, programas que no tienen el éxito esperado, en definitiva, una tormenta perfecta  y un canal al borde de la crisis más profunda que jamás haya experimentado.

Ingeniera comercial y MBA de la Universidad Católica, Hidalgo lleva 15 años en TVN y ha pasado por distintos cargos. Por lo mismo, sus más cercanos destacan su alto nivel de compromiso con la señal nacional y su convencimiento de la viabilidad del proyecto. Apenas asumió, el mensaje que la ejecutiva transmitió al directorio y a su equipo es que más debajo de lo que están ahora no se puede caer y que el canal ya está en posición de despegue.

El estilo resuelto y directo de Hidalgo es también algo que destacan quienes la conocen. Dicen que no le tiembla la mano a la hora de tomar decisiones, que por haber trabajado antes en el área comercial conoce bien cómo opera la maquinaria interna de cada programa, pero también que su estilo categórico y a veces duro, puede jugarle en contra a la hora de mantener alineadas sus filas.

Para otros, su designación no es más que la continuidad de la administración de Carmen Gloria López, durante la cual el canal sólo profundizó sus pérdidas.

De la academia a la TV

Tras salir de la universidad, Hidalgo entró a trabajar en una empresa del rubro inmobiliario, pero encontró más desafiante el mercado de capitales y decidió cambiarse al área de estudio de CB Capital. Su paso ahí fue breve. En 1996, emigró a su alma mater a trabajar en el departamento de estudios del mercado de capitales de la UC. Tras cerrarse esa área, Hidalgo quedó como académica de la carrera de ingeniería comercial, donde tenía a su cargo el ramo de evaluación de proyectos. El mismo que también dictó en la carrera de Periodismo, que en esos años empezó a incorporar ramos más vinculados a la economía para lograr su acreditación.

Apenas asumió, el mensaje que la ejecutiva transmitió al directorio y a su equipo es que más debajo de lo que están ahora no se puede caer y que el canal ya está en posición de despegue.

Todo indicaba que la carrera de Hidalgo estaría vinculada a la academia. Tras cursar su MBA, estuvo tres años en el doctorado, pero cuando trabajaba en sus tesis doctoral, se dio cuenta de que la investigación la aburría enormemente. Quería volver al sector real.

Así, luego de casi seis años en la UC empezó a mandar su currículum a diferentes empresas. En 2002 arribó a la subgerencia de marketing de TVN, a cargo en ese entonces de Luis Hernán Browne (hoy gerente comercial de Chilevisión). Desde ahí en adelante su carrera sólo fue ascendente. “Alicia es una mujer ambiciosa e inteligente, se mueve como pez en el agua dentro de TVN y tuvo la suerte de estar justo en el momento indicado cuando se generaron movimientos en el canal”, dice una persona que ha seguido de cerca su carrera.

Tras pasar por marketing, Hidalgo asumió la subgerencia de Negocios. Luego, bajo el mando de Daniel Fernández, a la gerencia de Planificación. Después vendría la dirección comercial. Eso cuando Andrónico Luksic compró Canal 13 y muchos ejecutivos de TVN empezaron a migrar al canal católico, surgió la oportunidad e Hidalgo fue nombrada por el entonces director ejecutivo de TVN, Mauro Valdés, como gerente del área comercial.

Las reestructuraciones internas siguieron y a mediados de 2015 Hidalgo se movería nuevamente. Esta vez al recién creado puesto de gerente general. Era un cargo que le interesaba y lo asumió de la mano de López en la dirección ejecutiva. “Ése fue el punto de inflexión. En medio de la crisis más profunda de la historia, Alicia, una persona a la que le gusta tener el control, asumió muchas tareas relacionadas con poner orden”, dicen al interior de TVN.

Junto a López y con la ayuda de la consultora Falcon, TVN llevaría a cabo una reestructuración interna que implicó la salida de varios de sus ejecutivos. En pocos meses salió de su cargo el director de gestión, Enzo Yiacometti; el gerente de marketing, Pablo Aljaro; el de Estudios Internacionales, Matías Chaparro (actualmente director de Estudios de la Presidencia); Ernesto Lombardi, gerente de Negocios Internacionales, y Eduardo Cabezas, gerente de Producción, entre otros.

Hidalgo sobrevivió a todas esas salidas hasta que el directorio le preguntó en marzo pasado si estaba dispuesta a tomar la dirección ejecutiva de TVN. “Es algo que jamás se esperó, porque la industria televisiva siente que la Alicia no sabe de contenidos. Además, es un puesto donde hay que delegar responsabilidades y a ella le gusta estar en todo, manejar los detalles y eso puede pasarle la cuenta”, señala un cercano a la plana administrativa de TVN.

Navegando en la tormenta

“No me imponen los cargos sino que me los proponen”, ha dicho a sus cercanos tras asumir su reciente desafío. Madre de tres hijos, la ejecutiva ha demostrado ser resolutiva y no titubear a la hora de hacer cambios. Algo que en el canal se relaciona con la severa reducción del tamaño de TVN que tuvo que liderar en 2015, que implicó la salida de cerca de 350 personas. “La reestructuración está terminada” y “estamos en posición de repuntar”, fueron algunas de las frases que Hidalgo dijo a los trabajadores de la empresa, con quienes se presentó  en sociedad la penúltima semana de marzo. “Nos dijo que estaba convencida de que TVN era como una avión que ya no caía en picada, que había levantado la nariz y era el momento de comenzar a repuntar en rating e ingresos”, dice una persona que estuvo presente en la cita, quien agrega que “el mensaje de ella es que esto es una crisis de audiencia, que el resto viene por añadidura”.

La llegada de Hidalgo es interpretada por algunos como una manera de correr menos riesgos frente a la crisis. Fuentes cercanas al directorio de TVN señalan que sería mucho menos controversial mover a Alicia de la dirección ejecutiva si no da resultado, que a un director traído de afuera. A la par, argumentan que su falta de experiencia en contenidos televisivos no es un problema: sería suplida por Eugenio García, actual director de Programación del canal. Aun así, existen dudas de cómo ambos se entenderán y del resultado que la gestión de este último realizador está dando en la parrilla de TVN.

Alicia, según sus cercanos, tiene a dos personas de su confianza en cargos clave: Francisco Espinoza en la subdirección de Programación y Eduardo Alegría en Producción. “Con ellos se mueve bien, pero es clave que también se sintonice con el resto del equipo”, señala un conocedor.

Aunque no habla abiertamente de sus opciones políticas y no milita en ningún partido, a Hidalgo se le vincula más con la centroderecha que con el gobierno. Aun así, hoy cuenta con el respaldo  del directorio de TVN para entregar un mensaje alineado sobre los peores resultados financieros de la historia del canal: “Son parte del pasado”, es la consigna que circula hoy en los pasillos de Bellavista 0990.

Fuentes al interior del canal aseguran que pese a las pérdidas, la situación financiera hoy es estable. “Tenemos plata en la caja”, es también parte del mensaje, lo que se logró gracias a la operación de leasback sobre propiedades del canal en Punta Arenas, que ya inyectó ocho mil millones a la caja y de la cual quedan otros dos mil más.

La directiva del canal calcula que con la reducción de costos –que bajaron 20% desde 70 mil millones anuales–, más la reestructuración del año pasado, sumado a una parrilla de programación más barata y a los excedentes de caja del canal, TVN podrá respirar hasta fin de año, mientras intenta dar vuelta las cifras y retomar su viabilidad financiera.

El equipo de Hidalgo calculó que la parrilla 2016 les permitirá una mayor recaudación publicitaria y un aumento de 12% en los ingresos de TVN. Pero las estimaciones más pesimistas indican que de no resultar el repunte financiero del canal durante el primer semestre, sería “inevitable” que a mediados de año se tenga que pedir plata a Hacienda para paliar la crisis. “La evaluación que hay es que cómo en plena crisis, el gobierno le va a pasar plata a un canal que ha perdido más de 25 mil millones”, indica un cercano al gobierno.

Aun así, el mensaje del Ejecutivo ha sido, a través de su vocero Marcelo Díaz, que “el gobierno no va a dejar caer a TVN”, aunque aún no está claro qué gestiones ha realizado la administración pública para evitar una eventual debacle. Antecedentes de mano dura a TVN de parte del gobierno hay: en 2004, el entonces presidente de la República, Ricardo Lagos, en una decisión inédita pidió la renuncia de todo el directorio del canal.

“En un escenario de pérdidas de ese nivel le encuentro total sentido a una decisión de ese tipo. Es plata de todos los chilenos, por qué vamos a seguir financiando esa debacle”, indica una fuente del círculo político de La Moneda.

Cómo y cuándo

El lunes de esta semana se hizo el lanzamiento de la parrilla programática 2016. Fue un evento masivo al que asistieron cerca de 1.500 personas, muy al estilo de lo que hacía el canal nacional en sus años de mayor éxito. El lanzamiento fue trending topic en Twitter.

La semana anterior, el canal comenzó a grabar los primeros capítulos de su nueva teleserie, El camionero. Una apuesta con la que apuntan a terminar con la mala racha que arrastran desde que María Eugenia Rencoret dejara la señal para montar la nueva área dramática de Mega. Pese a las fiestas y los anuncios, en la industria todavía miran con escepticismo los planes del canal nacional para apuntalar el rating.

“Tiene en la tarde casi cuatro horas al aire la serie española Puente Viejo, Moisés con 12 puntos de rating y la esperanza de que Kramer empuje al canal, pero con eso no lo financias”, manifiesta un ejecutivo del medio.

La directiva del canal calcula que con la reducción de costos, más la reestructuración del año pasado, una parrilla de programación más barata y los excedentes de caja, TVN podrá respirar hasta fin de año.

Los Juegos Olímpicos, la reformulación del Buenos Días a Todos y la teleserie griega Brusko son parte de la apuesta para reconquistar las audiencias, aunque en el medio están expectantes respecto a la dirección que tomará la señal estatal, sobre todo por las cambiantes señales que se han ido dando. “Por ejemplo, el Buenos Días a Todos primero era un programa de mujeres, ahora quieren meter hombres. Está la idea de que Cristián Sánchez con María Luisa Godoy hagan un programa juvenil y uno ahí se pregunta dónde estamos parados”, indican al interior de TVN.

En el canal quieren tomarse con calma los pasos a seguir. Ya decidieron que El camionero no se pondrá al aire hasta tener mayor garantía de sus niveles de audiencia, para así evitar que suceda lo mismo que ocurrió con otras realizaciones, como Caleta del sol.

A la par, la señal del directorio ha sido sacar de TVN a aquellos rostros que no se justifican y que mantienen altos sueldos. Aunque también apuestan a rostros que sí puedan capitalizar puntos de rating. A eso responde el reciente contrato con Benjamín Vicuña (para la realización de la serie Casi ángeles).

Pese a los recortes, los altos sueldos siguen haciendo ruido al interior del canal, cuestionamientos que se han exacerbado tras conocerse el contrato de Eugenio García por 18 millones de pesos brutos al mes. “A la par, se compraron cinco autos en prensa marca Jimmy para que sean manejados por los  periodistas en el reporteo. Entonces, uno se pregunta para dónde vamos”, dice un integrante de la señal.

Pese a las críticas, todos esperan que el canal repunte y que las decisiones programáticas de 2015 y las pérdidas acumuladas, pasen a la historia como una mala teleserie.  •••

Comparte este artículo:
  • Cargando

Síguenos en Facebook

x