Negocios

Valhalla, la nueva energía

valhalla

Dos mentes soñadoras que se cruzaron en 2011 en Stanford con la idea de emprender, hoy piensan en grande: quieren convertir a Chile en un exportador de electricidad para el mundo. Eso sí, no cualquiera. Lo que Juan Andrés Camus (32) y Francisco Torrealba (33) pretenden es transformar el desierto de Atacama en la fuente energética de Chile y de paso, abastecer al planeta.

Camus y Torrealba notaron que tenían una piedra de tope: la energía solar es diurna y deja de estar disponible en la hora punta de consumo, a las 10 de la noche. Después de mucho estudio, se dieron cuenta de que la solución era combinar energía solar con centrales hidráulicas de bombeo, que permiten almacenar electricidad y así eliminar la intermitencia de fuentes renovables no convencionales.

Para ello necesitaban un gran embalse en altura para almacenar el agua. Al poco tiempo, vieron que aquello estaba al alcance de la mano. Torrealba viajó a dedo a recorrer el norte de Chile y notó que 100 km al sur de Iquique, en caleta San Marcos, el borde costero estaba formado por gigantescas paredes de roca que nacen del mar, en cuya parte superior existen concavidades naturales, o grandes piscinas. “Esto minimiza el impacto medioambiental y el costo de la central, lo cual combinado con la energía solar resultante de las mejores condiciones de radiación del mundo, harán de esta iniciativa una opción de generación de energía limpia y abundante, a precios competitivos con termoeléctricas”, explica Camus.

Así nació Espejo de Tarapacá, el primer proyecto de esta empresa que bautizaron como Valhalla y que aportará 300 MW al sistema. Entre sus inversionistas están Wenceslao Casares, Andrés Vicuña, Arturo Claro y Juan Andrés Camus. El costo de la energía será inferior a 100 dólares por MWh, más caro que centrales a carbón, pero más barato que la generación con gas natural.

A pesar de que aún no se inicia la construcción –las obras comienzan a fines del 2016 para empezar a operar el 2020–, los socios ya están pensando en futuras iniciativas. El proyecto Cielos de Tarapacá es uno de ellos y consiste en una planta solar fotovoltaica de 600 MW-AC con tecnología de tracking en un eje, que sigue al sol durante el día desde oriente a poniente. “Su tamaño es tal, que si estuviese operativa durante el 2015 sería la planta solar más grande del mundo”, dice Camus. El proyecto es de 1.650 hectáreas y se ubica en la localidad de Pintados, 60 kilómetros al sur de Iquique, también en la Región de Tarapacá.

En conjunto con Espejo de Tarapacá, darán origen en 2020 al primer sistema a gran escala en el mundo capaz de producir energía solar 24 horas al día los 7 días de la semana. “Chile debiera convertirse en la fábrica de energía para el mundo. Brasil, con 90% de generación hidráulica y en medio de las peores sequías en 100 años, es un primer candidato natural”, concluye Camus. •••

Comparte este artículo:
  • Cargando
  • juan sagredo

    Proyecto Valhalla o Espejo de Chile

    He leído con mucho interés vuestra presentación del proyecto expuesto en Internet.

    Espero estar equivocado en mis apreciaciones pues mi sentido común se rebela contra una parte del proyecto, que me parece una complicación innecesaria, la acumulación de energía en un embalse de agua de mar ubicado a unos cientos de metros tras un acantilado cerca de la costa de la Caleta de San ¨Marcos.

    Creo que la obra hidráulica adicional es una locura de un costo excesivo, es poco elegante y anti natura. En países europeos se usa como ustedes sabrán el sistema de entrega reversible de energía
    eólica o solar al Sistema Eléctrico Interconectado, durante las horas en que no hay viento o cuando la central fotovoltaica no produzca energía eléctrica por falta de sol. Durante estos períodos se puede extraer la energía desde la red. Esta solución permitiría economizar todo el engendro hidráulico, pudiéndose invertir los recursos destinados a la obra hidráulica y de generación hidroeléctrica a mayores áreas de paneles o granjas fotovoltaicas.

    De construir las represas hidráulicas se encontrarán con problemas de corrosión de estructuras de generadores y de ductos metálicos lo que exigirá paralización del sistema de generación nocturna y reemplazo de partes costosas y complicadas por estar parcialmente enterradas o completamente enterradas.

    Todo el proceso de transformación de energía fotovoltaica en energía eléctrica producida por los generadores hidráulicos debe tener una inmensa pérdida por los costos de conversión de una forma de energía en otra. Una parte no despreciable del agua acumulada en los embalses se evaporará por la radiación solar otra parte se puede infiltrar al suelo por fallas de los sistemas impermeabilizantes hasta arriesgar socavación y avalanchas catastróficas muy difíciles o casi imposibles de reparar.

    No encontré entre los antecedentes ningún estudio de factibilidad técnico-económica que demuestre que la energía producida por el sistema completo que ustedes proponen es competitiva con el costo de la energía termoeléctrica. Este estudio es fundamental antes de efectuar una inversión tan significativa y tanto o más que el estudio de impacto ambiental, pues de resultar negativa la evaluación técnico-económica el negocio no existe pues dejara pérdidas y no ganancias. De ser cierto la afirmación de que el negocio es bueno sería maravillpso y diríamos adiós al petróleo.

    Agradecería que mis dudas las respondieran a mi correo o dentro de algún espacio del que ustedes dispongan en su página Web.

    Podrían mostrar el equipo profesional del proyecto, con sus profesiones y no con sus caras solamente.

    Los saluda atentamente y los felicita por su osadía, deseándoles éxitos:

    Juan Sagredo San Martín

    Email: teresavial0051@gmail.com

Síguenos en Facebook

x