Negocios

La locomotora se desacelera

Todos los países de la UE tienen las esperanzas puestas en Alemania, quien ha actuado como el principal motor en medio de la crisis del euro. sin embargo, esta vez, los grandes también están cayendo.

-

 

En medio de la crisis económica que afecta a la Unión Europea, Alemania siempre había actuado como el fuerte, como el motor que sacaría adelante la economía europea, a pesar de que varios de los miembros de la UE estuviesen al borde de la recesión.

Durante mayo y junio -meses de plena crisis- el país dirigido por Ángela Merkel cumplió con las expectativas de crecimiento y se consolidó como el motor que empujaría al resto de Europa. Sin embargo, el eufórico optimismo sólo duró hasta agosto, mes en que si bien la economía alemana creció, sólo lo hizo en un 0,3%, dando paso a la desaceleración.

Con esto The Economist asegura que no sólo se acaba el optimismo por la llamada "locomotora europea" sino que además, vuelve a aparecer el temido fantasma de la crisis.

Si bien el crecimiento alemán no daba pie para pensar en una desaceleración, ciertos indicadores como el índice de clima de negocios ya anunciaban ciertas advertencias sobre un estancamiento. Desde agosto del 2011 este índice se había mantenido a la baja, hasta que en julio de este año llegó a su punto más bajo desde mayo del 2009, lo que se reflejó directamente en la caída de un 1,7% de nuevos contratos adjudicados por compañías alemanas.

Sin embargo, The Economist hace un llamado a mantener la calma, pues las exportaciones alemanas se han mantenido gracias a la apertura a nuevos mercados asiáticos y americanos, mientras que el consumo se ha mostrado estable. Dos factores fundamentales para evitar la recesión alemana.

Revise más datos sobre la desaceleración alemana en The Economist

Comparte este artículo: