Negocios

De golondrinas y veranos

-

Hay buenas razones para proyectar que en el mes de febrero volverá a haber un repunte en el optimismo de los sectores empresariales. Por esto, una golondrina… sí nos anuncia verano.

Enero 2007 partió con una buena noticia. El Indice de Confianza Empresarial del primer mes del año, que calcula mensualmente el Centro de Investigaciones de Empresas y Negocios, CIEN, de la Universidad del Desarrollo, mostró un aumento importante al pasar de 0,8 puntos en diciembre 2006 a 4,8 en el inicio del presente año.

Esto nos permite establecer dos explicaciones y hacer una proyección. La primera razón del aumento está dada porque la encuesta fue tomada los primeros días de enero, por lo que la medición internalizó el efecto de menores tasas de interés que se venían observando desde fines de diciembre 2006, en particular las tasas largas, y que se vio materializado con la rebaja que aplicó el Banco Central los primeros días del presente año.

Ello significó que sectores sensibles a los cambios en la tasa de interés, como el comercio, la construcción y el sector financiero, vieran mejorado en forma importante su nivel de confianza empresarial, pasando de -2,3 a 7,5 puntos, el primero; 12,8 a 21,7, el segundo; y 18,2 a 22,7 el tercero, entre el último mes de 2006 y el primero de 2007.

La segunda razón tiene que ver con el aumento en el valor del tipo de cambio que se observó durante la segunda quincena de diciembre 2006 y que impulsó la confianza del sector agrícola y de la industria. El primero pasó de -27,5 en diciembre a -15,2 en enero 2007 y el segundo lo hizo de -7,1 a -3,6 en el mismo período.

Resulta interesante indicar que el menor nivel de tasas largas, influyó significativamente en las mejores condiciones de créditos hipotecarios que impulsó el mercado inmobiliario y adicionalmente, también son un buen incentivo para la inversión de las empresas. Resulta casi obvio que los refinanciamientos hipotecarios, liberan de recursos que se destinan a consumo impactando positivamente el comercio.

Finalmente, la proyección. Si a estos datos, menores tasas de interés y aumento en el valor del tipo de cambio, se le suma la baja significativa que ha venido mostrando el valor del petróleo en los mercados internacionales, tenemos un escenario que facilita un aumento en el nivel de Confianza Empresarial a medir en febrero 2007. Probablemente, los sectores que vieron mejorado su nivel de confianza empresarial debido a la baja de tasas de interés que aplicó el instituto emisor, seguirán teniendo la misma percepción positiva del desarrollo de la economía, reforzando el hecho que hay buenas razones para proyectar que el mes de febrero volverá a haber un repunte en el optimismo de los sectores empresariales. Por esto, una golondrina… sí nos anuncia verano.

Comparte este artículo: