Uno de los grandes conflictos está en que el vínculo entre capacitación y aumento de productividad es muy difuso de comprobar para las empresas.

  • mayo 16, 2018
Foto: Toa Heftiba/ Unsplash

Foto: Toa Heftiba/ Unsplash

La investigadora de Espacio Público, Eleonora Nun junto al docente de la Escuela de Negocios de la Universidad Adolfo Ibáñez y miembro de nuestra Red de expertos, Juan Pedro Eberhad, entregaron los resultados de su investigación “¿Cuánto, cómo y en qué capacitan las empresas a sus trabajadores?: dinámicas de la inversión privada en capacitación”, que contó con el apoyo del Banco Interamericano de Desarrollo (BID).

El estudio recoge los datos de la Encuesta Longitudinal de Empresas en Chile, la cual recogió las consultas de 7267 empresas chilenas de más de 10 rubros, considerando agricultura, minería, pesca, manufactura, construcción, hotelería, transporte, finanzas, inmobiliarias, electricidad y retail.

Entre los principales resultados de este se encuentra que solo el 4,6% de los trabajadores de empresas privadas en Chile recibe capacitación, donde el sector de retail es el que se concentra la mayor cantidad de firmas que sí las realiza (10,4%).

Respecto a esta situación, la obtención de certificaciones y las exigencias de los clientes son las mayores motivaciones de por qué las empresas realizan capacitaciones en el país; mientras que la interrupción del trabajo productivo es el mayor obstáculo para que en Chile suban estos índices (sobre todo en las pymes).

Esto, porque las capacitaciones se realizan generalmente fuera del horario laboral, donde existen pocos incentivos para los trabajadores; o bien, son dentro de la jornada de trabajo, lo que obstaculiza las labores cotidianas de la empresa.

Tal como explica Nun existen distintos factores que intervienen en este panorama: los problemas de confianza intersectorial, la rotación de personal y los pocos incentivos de los trabajadores para capacitarse. Sin embargo, para la investigadora, uno de los grandes conflictos está en que “el vínculo entre capacitación y aumento de productividad es muy difuso de comprobar para las empresas. Por tanto, las capacitaciones no se traducen en aumento de salario para los trabajadores ni que estos suban en la línea de jerarquía interna”.