Revista Capital

El juego de esperar una rana viajera que causa furor en Asia

Tabi Kaeru (旅かえる) es un juego que trata sobre una rana que a veces está en su casa y a veces viaja. Es muy simple, pero en Asia es grito y plata. Durante sus dos primeras semanas fue la aplicación más descargada en China, y lo mismo ocurrió en otros paises asiáticos como Taiwan, Malasia o su pais natal, Japón. De hecho, ya tiene más de 30 millones de descargas. Pero, ¿qué es lo tan maravilloso de este juego? Lo probé un tiempo para ver qué onda.

El juego es de la compañía Hit-Point, que si te suena conocida es porque es la misma que creó Neko Atsume, otro popular juego lanzado en 2014, donde tenías que comprar elementos para atraer a diferentes gatos. Y, de hecho, el juego de la rana viajera no es muy diferente en su mecánica.

Tabi Kaeru está solo en japonés, y eso podría ser un pequeño impedimento, pero en realidad no lo es tanto. Lo que tienes que saber es que Sí se escribe hai (はい) y No es iie (いいえ) y con eso aceptas las compras que haces dentro del juego. Cuando empiezas, te pide ponerle nombre a tu rana, que espera paciente en la puerta de su adorable hogar.

Mientras está en su casa, tenemos la misión de comprarle comida y elementos para que inicie su aventura, como una carpa, saco de dormir, linterna, etc. Mientras tanto, la rana (a la que yo nombré Froppy) se sienta a comer, duerme, lee o hace algunas figuras de madera, todo muy tranquilo.

El dinero que ocupamos son tréboles que convenientemente crecen en el patio de Froppy cada cierto tiempo. Son aproximadamente 30 tréboles que crecen por hora, aunque claro, si quieres comprarle más cosas o no esperar a que crezca el trébol, hay opciones de pago para tener más tréboles. Y sí, los chinos y japoneses gastan dinero real para sus ranitas virtuales. Yo no... por ahora...

En un momento random, y sin aviso, Froppy se fue de viaje. Así, sin más. Me metí al juego y apareció un cuadro de diálogo (en japonés así que entendí dos kanjis gracias a mi otakucidad oculta, pero nada más) que me decía que se fue de viaje. Supongo que decía eso, porque ya no estaba ni en el patio ni en su casa. Después el juego me preguntó si podía mandarme notificaciones, y le puse aceptar. A los pocos minutos, me llegó una notificación de que Froppy había regresado (en japonés) y efectivamente estaba en su casa comiendo como si nada. Tierna.

Después de un par de horas, le compré comida, un saco de dormir y un amuleto de trébol y se fue otra vez, pero ahora con todo eso en su mochila. Supongo que le está yendo mejor que antes, porque ya pasaron como tres horas y aún no vuelve. Esta Froppy hace lo que quiere, pero bien por ella, ojalá yo pudiera tomar un poco de comida, mi amuleto y saco e irme por ahí.

La gracia del juego es que tu ranita, cuando se va, te envía postales de los lugares donde ha estado y cuando regresa, te regala fotos y otros recuerditos.

Se supone que Tabi Kaeru, tal como Neko Atsume, es un juego de esperar pacientemente y comprar algunas cosas, nada más. De hecho, no es necesario estar más de un minuto en el juego para avanzar, tanto si está o no la rana en su casa.

El problema es que entre los jóvenes asiáticos el juego les causa ansiedad. A qué hora vuelve mi rana, por qué no ha traído muchas fotos, ¿y si no me trae ningún recuerdo? ¿por qué no se levanta de la cama? ¿A qué hora se va de viaje?... Los foros de este juego tienen más de 400 millones de visitas a los temas relacionados con Tabi Kaeru.

Derepente aparece un caracol, no sé por qué, pero trae unos regalos o tickets para la lotería que tiene el mismo juego, donde puedes ganar comida u otros tickets para algo que no estoy segura, creo que son como boletos para que viaje Froppy. El caracol se queda harto tiempo, pero no hace nada más y después se va.

Personalmente, me gustó bastante el juego, pero quizás porque estuve muchos meses pegada a Neko Atsume y me gusta esta modalidad. Puede ser muy adictivo a pesar de su simpleza, ya que es solo de esperar que la rana se vaya y regrese con algunas sorpresas.

Como extra, también puedes aprender algo de japonés. Yo imprimí los hiraganas para ver más o menos qué me dicen los cuadros de texto y así buscar la traducción literal en Google.

Por mi parte, seguiré esperando a que Froppy regrese a casa para ver qué me trae y qué aventuras me va a contar con sus fotos.

El juego está disponible en Android e iOS