Cultura

Wonder, una película extraordinaria

No estoy llorando, tú estás llorando.

-

La semana pasada se estrenó Wonder, una película que estuve esperando por mucho tiempo, ya que había leído el libro en el que está basada ("La lección de August", que si no lo han leído, se los recomiendo muchísimo) y que me encantó. Para ser sincera, tenía un poco de miedo de hacerme muchas expectativas pero que al final la película no tuviera el espíritu de la obra en la que está basada. Debo decir con alegría, que mis miedos fueron infundados.

La película está dividida en capítulos ¡como en el libro! donde cada uno se centra en un personaje. Empezamos con Auggie, el protagonista, claro, seguimos con su hermana y otros personajes, y nos cuenta la historia de cada uno de ellos y es súper bonito, porque hace que todos nos importen, no son solo personajes secundarios que giran en torno al protagonista, sino que cada uno es protagonista de su propia historia y se van uniendo en August Pullman.

Auggie

El protagonista te roba el corazón desde la primera escena. Durante los primeros minutos vemos a August Pullman (Auggie, para los amigos) con el casco de astronauta en todas las escenas, pero luego se lo quita para mostrarnos por qué él no es como cualquier niño, y es que tiene el Síndrome de Treacher Collins, lo que hace que su cara se vea extraña, mucho más con las 27 cirugías que ha tenido que afrontar desde que era un bebé. La historia nos cuenta el primer año en que Auggie va a la escuela y el miedo que tiene de afrontar a los demás niños.

Y, como ya deberían intuir, hay niños que se burlan de él de una forma grotesca, que da tanta rabia y ganas de darle un charchazo, pero bueno, la película sigue y a pesar de todo eso, Auggie sigue siendo bondadoso, no se intenta vengar de nadie y es tan, tan bueno que dan ganas de llorar. Pero claro que le duele que lo molesten, y se enoja y llora en su pieza por ser tan "feo". De igual forma, cada vez que lo molestan o que algo malo pasa, el pequeño protagonista sale con alguna salida graciosa, que hace reír cuando estabas a punto de llorar.

Fanático de Star Wars y los videojuegos, además de ser sumamente inteligente August logra hacerse amigos, a pesar de que muchos ni siquiera lo toquen por miedo. Vemos que los niños no solo son malvados, sino que también tienen bondad, al igual que él. Pero por supuesto, alguien tan bueno no puede estar solo.

Nate e Isabel Pullman

Los padres de August. Su vida gira en torno a su hijo, intentando que se adapte al mundo y que anda lo afecte y estando junto a él en cada mal momento. Claramente, Isabel se desvive por Auggie y a veces pareciera que él fuera el único hijo. Por otro lado, Nate es el que da la salida cómica, y funciona, no es forzado. Ambos aman a su hijo y dejan claro que no les molesta nada su rostro, que lo quieren tal como es y lo encuentran hermoso.

Via

La hermana mayor de Auggie. Como ella misma dice, su hermano es el sol y los demás orbitan alrededor de él. Y si bien, la chica ha estado un poco dejada de lado desde que nació su hermano, y ahora se siente aún más sola, no guarda rencor y también ama a August. No le echa la culpa de nada, y eso sí que es emocionante.

Jack Will y Summer

A inicios de año, Auggie conoce a Jack Will y luego se hacen muy amigos. Luego, algo pasa, algo muy triste y que te rompe el corazón. No muere nadie, para que no se preocupen jaja. Sin embargo, igual da mucha pena. Pero permite que Summer, otra chica de su clase, se haga muy amiga de August.

Mr. Brown

No tiene el mismo protagonismo que en el libro, pero el profesor de August sigue siendo fenomenal. Desde el primer momento que toma a Auggie como un niño normal, lo hace participar en clase y lo defiende cuando algo malo pasa. Además, cada mes da una frase para inspirar a sus pequeños alumnos que son una guía para lo que viene.

Julian

Ufff, qué decir de este personaje. Es el que le hace más bullying a August y es el más hiriente, diciéndole cosas crueles y dejándole notas horribles. Pero, más adelante, uno entiende por qué el niño es así. De todas formas, cabro chico me caíste terrible mal.

En fin, esta película habla del amor, de la comprensión y de cómo la bondad mueve más corazones que la crueldad. Y que, finalmente, no importa cómo te veas por fuera, sino que es tu interior lo que importa. La película muestra muy bien esto, y uno como espectador se sumerge tanto en los personajes y lo que va pasando que al final, Auggie no te parece feo o raro o diferente. Lo aprecias por lo que es y te emocionas con las pequeñas cosas buenas y los pequeños triunfos del pequeño.

Como tip, les aconsejo que lo vean en inglés, porque la voz de Auugie es demasiado tierna y de verdad le da un toque especial a la película.

Y, por supuesto, lleven pañuelos.

Comparte este artículo:
  • Cargando