Revista Capital

Nueve razones para no perderte la segunda temporada de Stranger Things

Sí, Stranger Things 2 fue estrenada el 27 de octubre y estoy segura de que muchos hicieron maratón de la serie y, en menos de un día, terminaron los nueve episodios. O que a estas alturas los verdaderos fanáticos de corazón que se tatuaron un 011 en el brazo o un Demogorgon en el "otro lado" ya se lo terminaron dos veces, pero siempre están los que ven un capítulo a la semana o los que no están muy convencidos, porque pueden pensar que la segunda parte no es tan buena como la primera.

Pero, amigos míos, yo vi la segunda temporada y quiero compartirles mi humilde opinión sobre por qué deberían verla, donde el Demogorgon es el menor de los problemas y donde los hermanos Duffer demuestran nuevamente que esta historia la hacen con cariño y no solo por las ganancias. Y para que no se preocupen si no la han visto, está LIBRE DE SPOILERS, excepto un párrafo debidamente avisado. Así que, ¡disfruten sin miedo!

9. La historia

Como mencioné, se nota que esta segunda parte fue hecha con cariño, y no es solo un alargue sin sentido de la primera temporada. De hecho, podría atreverme a decir que la historia de ahora es mucho más completa, ya que no se centra tanto en los niños,  sino que ahora nos adentramos en  intentar dilucidar el misterioso Upside Down y por qué ahora está en este lado de la existencia. Y si bien Mike, Lucas, Dustin y Will tienen gran protagonismo, Joyce, Bob, Hopper, Nancy y Jonathan tienen sus propias líneas de acción que son mucho más importantes que en la priemra temporada.

8. Terror

No voy a decir que es una serie que de miedo, pero sí tiene su dosis de terror. El mounstruo gigante que vemos en los tráiler es más que unos delirios de Will y finalmente convierten al joven en un recipiente que se parece a ratos a la niña del exorcista. ¿Y los demogorgon? Ufff, hay un par de escenas que de verdad ponen los pelos de punta y aceleran el corazón, siempre en un estilo ochentero.

7. #JusticeForBarb

Barb está muerta. No hay nada que hacer al respecto, pero en esta temporada toma mucho más protagonismo que en la anterior, donde murió al segundo capítulo. De hecho, se vuelve tan importante que es la motivación de Nancy para avanzar en la historia y arriesgarse a diferentes cosas para alcanzar justicia para Barb (y porque siente que ella es la culpable de su muerte, que igual sí).

6. Dart

[Este párrafo es un poco spoiler, así que si aún no has visto la serie o la estás viendo y no sabes quién es D'artagnan, puedes saltarte a la quinta razón]. Dustin adopta un extraño ser al que llama D'artagnan, y que luego sabemos que fue el pequeño demogorgoncito que vomitó Will al final de la primera temporada. Asco. A pesar de que es una criatura que la conocimos porque era asesina y lo peor, Dustin igualmente se encariña con ella, y al final hay una escena que es como... que nos hace repensar qué es lo que motiva a los demogorgon y si son tan terribles como creemos.

5. Eleven

Porque todos amamos a Eleven, y queremos conocer más de ella. En esta temporada conocemos más de su pasado, de su madre y de otros experimentos parecidos a ella. Ahora nuestra heroína habla un poco más, pero sigue siendo igual de lacónica. Conocemos sus miedos y qué es lo que la enoja y cómo fue que sobrevivió todo este año.

4. Los Byers (y Bob)

La relación de esta familia poco común para la época es realmente enternecedora, y uno se preocupa mucho de Joyce, Jonathan y Will, sobre todo después de lo que pasaron ¡Y de lo que tienen que pasar nuevamente! El pobre Will, que ahora le hace bullying por ser "niño zombie" tiene que volver a enfrentarse al Upside Down de una forma más terrorífica que antes, y Joyce intenta con todas sus fuerzas despertar a su pequeño de esta pesadilla, mientras Jonathan tiene que volver de su otra aventura para apoyar a su familia. Y ahora se les une Bob, que al principio es medio soso y ñoño (y sospechoso), pero a medida que avanza la trama, aprendes a quererlo y a valorarlo, porque además es como una versión adulta de los niños, muy nerd y muy adorable. Bob, gracias por tanto, perdón por tan poco.

3. Adolescencia

No es una de nuestras mejores etapas, pero todos tenemos que pasar por la temida adolescencia, incluso nuestros jóvenes protagonistas. A primera vista no nos damos cuenta, pero cuando aparecen los flash back, vemos cómo han crecido los chicos y Eleven desde el año pasado y es como wow. Lucas y Dustin se medio enamoran de Max (la nueva), e intentan conquistarla de diferentes formas. Mike se luce como mejor amigo de Will y lo acompaña y es muy maduro frente a los problemas que esto le acarrea. Eleven tiene sus arranques de rabia -totalmente justificados- y conoce a una pandilla que le ayuda a dejar de verse tan niña. En fin, vemos los cambios de los chicos más allá de lo físico y de cómo ser más grandes les ayuda a enfrentar la vida y el Upside Down de una forma menos infantil.

2. Las actuaciones

Eleven fue la gran revelación del año pasado, pero esta vez es Will quien se lleva las palmas. Me lo creí todo, desde que es un niño dulce y callado hasta ese ser medio poseído y malvado. Todo lo que hacía en cada escena era impresionante. Pero los demás protagonistas también destacaron. Lucas, mostrando mucha más madurez y la misma valentía que antes, Mike, siendo el incondicional y Dustin, orgulloso de sus nuevas perlas (grrrr) y siendo uno de los personajes más graciosos, pero sin caer en el exceso. Quien también me impresionó fue Steve, con una simpatía interpretativa que no se reflejó del todo en la primera temporada. Punto aparte Joyce, Bob y Hooper, siempre excelentes.

1. El final

Aquí no voy a explayarme mucho porque obvio, spoilers, pero de verdad que el final merece mucho la pena. Es una historia autoconclusiva, como la primera temporada, pero también nos tira una papita en el último minuto que nos deja como "¿Broma? ¡esto no acaba aquí!" y te deja con todas las ganas para la tercera temporada.