Cultura

El insoportable peso de la comparación

El debate está abierto. ¿Es Blade Runner 2049 una obra maestra, tal como la original? La pregunta tal vez sea injusta, pero no baladí, ante la ola de fans empeñados en que alcance de inmediato el estatus de clásico.

-

Por: Christian Ramírez

"La idea en la que insistí desde el día uno, porque yo dirigí la puta película, es que Harrison Ford –Deckard– era un replicante. Tenía que serlo. Así que para que la continuación funcione, él debe ser uno de ellos, de lo contrario no tienes una historia”.

Así de enfático es Ridley Scott cuando le mencionan a Blade Runner. Cero duda. Total convencimiento. Y, sin embargo, después de haber visto –por fin– la flamante secuela, uno de los filmes más esperados, ansiados y tuiteados del año, las dudas del espectador solo se prolongan. Porque una cosa es el realizador hablándoles a calzón quitado a los fans boys del sitio DenOfGeek.com (que, felices, le sacaron esa declaración) y otra muy distinta son las conjeturas del que fascinado vuelve a perderse otra vez al interior de esas interminables vistas urbanas, neones, lluvia cerrada y civilización en caída libre.

Para alguien que anda en busca de esas sensaciones, ese nivel de claridad e idea fija profesado por el cineasta solo viene a aguarle una fiesta que estuvo esperando por varias décadas, mientras consumía la media docena de versiones y director’s cuts. Para todos los efectos, le dará lo mismo si Ford es o no un replicante, y si algo parecido ocurre con su reemplazo, el oficial de policía “K” (Ryan Gosling), quien a treinta años de ese ya mítico Los Angeles 2019, sigue desempeñando las mismas funciones que el hoy desaparecido Rick Deckard tuvo alguna vez: rastrear y “retirar” antiguos modelos de replicantes confundidos y escondidos entre la multitud, en un mundo donde la Tyrell Corporation –la compañía que los creó para desempeñar trabajos pesados– se ha vuelto un recuerdo de los días previos al “blackout”, un apagón digital que borró buena parte de los archivos de la humanidad...

Si eres suscriptor, continúa leyendo esta nota en el papel digital.

Si aún no lo eres, suscríbete AQUÍ.

Comparte este artículo:
  • Cargando

Síguenos en Facebook

x